martes, 9 de diciembre de 2014

English is not easy, de Luci Gutiérrez.


Luci Gutiérrez (Barcelona, 1977) es ilustradora. Sus trabajos han logrado hacerse hueco entre publicaciones tan importantes como el New York Times, el Washington Post o el Wall Street Journal . Luci afirma que hay dos tipos de personas: las que aprenden idiomas con facilidad y los que andan pelándose siempre con cualquier lengua que no sea la suya. A este segundo grupo pertenece ella, que confiesa las muchas horas, el tiempo y el dinero que ha dedicado al aprendizaje del inglés.


Fruto de ese esfuerzo titánico es esta divertida guía de Blackie Books que ya va por su sexta edición. "English is not easy" es una especie de manual para fijar los conocimientos básicos del idioma. Una guía repleta de humor, ironía y diversión gracias a las ilustraciones de la autora que acompañan a cada una de las lecciones. Viendo solo la portada ya es difícil resistirse, y yo, que me siento muy identificada con la ilustradora, he pasado muy buenos ratos con este libro entre mis manos. 

 

Una propuesta muy original y simpática para regalar estas fechas. Sin duda.

jueves, 27 de noviembre de 2014

Escritoras únicas: Mary Shelley


Nació el 30 de agosto de 1797 en Londres. Hija del filósofo William Godwin y de la escritora y feminista Mary Wollstonecraft. A los pocos días de su nacimiento su madre  murió de unas fiebres dejando a su marido al cuidado de Mary y de su hermana de tres años y medio.

En 1814, a los dieciséis años de edad, Mary abandonó su hogar y su país con el poeta Percy
Shelley, con el que había iniciado una relación a pesar de estar casado. La pareja viajó a Francia y a Suiza. La esposa del poeta, humillada, ofendida y embaraza siguió a la feliz pareja hasta La Spezia, localidad de la costa italiana en que se establecieron.

Contrajeron matrimonio en 1816, después de que la primera esposa de Shelley se quitara la vida ahogándose. Fruto de esta convivencia fueron varios embarazos y un único hijo, un varón, sólo el pequeño Percy Florence sobrevivió a la infancia.
 
En 1818 publicó  la novela Frankenstein o el moderno Prometeo. Según parece, escribió la historia de Victor Frankenstein por una apuesta. La noche del 16 de junio de 1816, se reunió con Lord Byron y otros en una villa en los alrededores de Ginebra. Encerrados en la casa por una tormenta, se leyeron cuentos de terror para entretenerse. Mary imaginó entonces a Frankestein inspirada en una pesadilla que tuvo a los dieciocho años de edad. Escribió la novela tras una apuesta con Byron, tal y como narra ella misma en el prólogo de la edición de "Frankenstein" de 1831. Esta obra, un logro más que notable para una autora de sólo 20 años, se convirtió de inmediato en un éxito de crítica y público. La historia de Frankenstein, estudiante de lo oculto y de su criatura subhumana creada a partir de cadáveres humanos, se ha llevado al teatro y al cine en varias ocasiones. 


No logró tal popularidad con ninguna de sus obras posteriores o la excelencia de esta primera, pese a que escribió otras cuatro novelas, varios libros de viajes, relatos y poemas. Su novela "El último hombre" (1826), considerada lo mejor de su producción, narra la futura destrucción de la raza humana por una terrible plaga. "Lodore" (1835) es una autobiografía novelada. Tras la muerte de su esposo, en 1822, Mary se dedicó a difundir la obra del poeta. Publicó así sus Poemas póstumos (1824) y editó sus Obras poéticas (1839) con valiosas y detalladas notas.

Mary Shelley falleció en Londres, mientras dormía, el 1 de febrero de 1851. Su última voluntad fue ser enterrada junto a sus padres. Descansan en el cementerio de St Peter, Bournemouth.




lunes, 24 de noviembre de 2014

El libro de las camas, de Sylvia Plath.




Sylvia Plath es una de las escritoras seleccionadas para el reto de "Escritoras únicas" que estamos llevando a cabo este año Marilú, Ana y yo. Concretamente, se encuentra en la lista de Ana Blasfuemia

Estamos ante una de las grandes poetas norteamericanas del S.XX. Publicó su primer poema con tan solo ocho años. Y es que, además de sus obras para adultos, creó divertidos relatos y poemas para chicos, destacando este que os traigo hoy. Por desgracia, ningún editor entendió en su momento esta pequeña obra, permaneciendo inédita más de una década. 

Libros del zorro rojo edita este año en nuestro país "El libro de las camas", en una preciosa edición ilustrada ni más ni menos que por Quentin Blake. En ella se invita a los más pequeños a soñar y hacer uso de su imaginación, porque una cama no es solo para dormir y descansar, sino que las hay para gatos, para trapecistas, camas "manchables", camas "tanque" con palancas y manivelas, camas-hamaca, camas rebotables y un largo etcétera de camas divertidas y originales que hará las delicias de los más pequeños.



"La mayoría son Camas
para dormir o descansar,
pero las mejores Camas
sirven también para disfrutar.

¿Para qué solo una Camita
acogedora y abrigada
donde pasar la noche
con la luz apagada?"

martes, 18 de noviembre de 2014

Los pasos que nos separan, de Marian Izaguirre.


Tenía muchas ganas de leer algo de Marian Izaguirre y por fin lo he hecho."Los pasos que nos separan" es el primer libro que leo de la autora y, desde luego, no será el último. Lástima que cuando estuvo en mi ciudad la semana pasada no me diera tiempo a ir a verla.

Nos encontramos a finales de los setenta. Por un lado, conocemos a Salvador, un escultor octogenario y viudo que en el ocaso de su vida quiere emprender un último viaje para arreglar cuentas pendientes. Por otro, Marina, una joven universitaria que tras pasar un verano de excesos se queda embarazada sin estar muy segura de quién es el padre. Ante la falta de medios económicos para un posible aborto, decide buscar trabajo para poder llevarlo a cabo. Las vidas de Salvador y Marina se encuentran, naciendo entre ellos de forma inesperada cierta complicidad y empatía.

Estamos ante una historia transgeneracional cuyos detalles conoceremos poco a poco. Viajaremos a Trieste (Italia)  a los años 20 y conoceremos la vida de Salvador cuando era joven. Un día conoce por casualidad a Edita, una mujer eslovena  casada de la que no puede evitar enamorarse. Un amor cargado de obstáculos políticos, sociales y personales, detalles que la joven  Marina irá sabiendo poco a poco.

Me ha  encantado el estilo de Marian Izaguirre, maneja los dos hilos temporales de la novela en perfecto equilibrio, es un estilo elegante a la vez que sencillo y evocador, pero lo que más destaca en mi humilde opinión es su capacidad de inyectar humanidad a sus personajes, haciéndolos reales, creíbles. Aquí no hay ni buenos ni malos, no hay reglas sobre el bien y el mal ("He visto a hombres malos hacer cosas buenas y a hombres buenos hacer cosas malas"). Aquí encontraremos personas normales y corrientes que, en el intento de ser coherentes consigo mismas, con lo que sienten,  sufren y hacen sufrir a quienes le rodean. La autora  trata temas como el amor y la maternidad sin adornarlos ni endulzarlos.

Equivocarse y rectificar es un derecho que todos deberíamos tener, y de eso habla esta novela, de asumir las consecuencias de nuestros actos y vivir de forma cordial con ellas. Porque la felicidad a menudo no es plena, sino relativa. Porque hay heridas que marcan para siempre. Porque la vida es imperfecta, como el ser humano, y porque entre el blanco y el negro de los pasos que nos separan siempre hay una escala de grises donde situarnos, y eso es lo que hacen Salvador, Edita y Marina.

domingo, 16 de noviembre de 2014

Ganador sorteo "El jardín de la memoria"



Lo prometido es deuda. Aquí os dejo al ganador del sorteo de un ejemplar de "El jardín de la memoria":

TERESA

Por favor, escríbeme a cazandoestrellas@yahoo.es. A los demás, gracias y hasta la próxima (espero no tardar mucho en organizar otra cosa).

miércoles, 12 de noviembre de 2014

Arte-terapia (Ediciones B).




Pues como ya sabéis algunos, no he podido resistirme a estos libros tan bonitos. Hay varios modelos, el mío es el de la foto. Siempre me ha gustado colorear con cualquier peque que se cruzase en mi camino, así que cuando supe de la existencia de esta colección de "Arte-terapia" no dudé en probar.


Se trata de libros llenos de ilustraciones para colorear, aunque al final también incluye bocetos para dejarte llevar por la imaginación y dar rienda suelta a tu creatividad. No es necesario emplear técnica alguna, ni tener una  habilidad especial. Se trata, simple y llanamente, de relajarse y dejar el estrés a un lado mientras coloreas.

Mandalas, animales, diseños geométricos y libres son, entre otros, los motivos que puedes encontrar entre las ilustraciones. Me he encantado la experiencia. Me cuesta mucho dejar la mente en blanco y debo decir que con este libro lo he conseguido, se me ha pasado el tiempo volando y me he entretenido mucho. ¿Lo habéis probado?


lunes, 10 de noviembre de 2014

Participantes Sorteo "El jardín de la memoria".



Os dejo la lista de participantes para el ejemplar de "El jardín de la memoria". Gracias a todos por la difusión y por participar. Os recuerdo que era necesario dejar los enlaces para puntuar. Sabremos el resultado el próximo fin de semana. ¡Suerte!


Chema Fernández 1
Abril Alanda 2
Agnieszka 3-4
Hache C. 5-6
Lady Aliena 7-8
Marina Ortega 9
Marta 10-13
Teresa 14-17
Kelika 18-19
Ángela León 20-23
Enzo 24-26
Princesa 27-30
Francisco 31-32
Elenusqui 33-34
Marilú Cuentalibros 35-38
Margari 39-40
Fesaro 41-43
Tamara López 44
Mara JSS 45-47
Marisa 48-50
Nerea González 51-52
María López Iglesias: 53-54
Tatty: 55
Tizire: 56-58
Margaramon 59-61
Narayani 62-64
Mientras Leo: 65-66
Albanta 67-69
Libros Eris 70-72
Cristina Roes 73-75
Luisa 9804 76-79
Rmaría Camacho 80-81
Jose García: 82


lunes, 3 de noviembre de 2014

Sorteo "El jardín de la memoria".




Pues sí, habemus sorteo. Hace siglos que no hago uno, pero el crecimiento del blog en muchos sentidos ha hecho que me decida. ¿Qué se sortea? Un libro, claro. ¿Cuál? "El jardín de la memoria", de Lea Vélez. Os hablé de él aquí. Me parece una preciosa historia, real, valiente y sincera, por la que muchos habéis mostrado interés. Sin duda merece la pena su lectura.

Plazo: hasta el sábado 8 de noviembre.

Requisitos: únicamente ser seguidor del blog (imprescindible poner el enlace). Se agradece difusión (si se acredita con los enlaces daré puntos extras).

Más fácil imposible. Os espero. Que tengáis buena semana.

viernes, 31 de octubre de 2014

miércoles, 29 de octubre de 2014

Escritoras únicas: Gertrude Stein.




 Gertrude Stein, la más pequeña de cinco hermanos, nació el 3 de febrero de 1874 en  Pensilvania, en una familia muy "respetable y burguesa", como ella misma escribe. La familia Stein era de ascendencia judía. Gertrude Stein creció en California, protegida y mimada por sus padres y hermanos. Se mudó junto con su hermano Leo en 1893 a Cambridge, de Massachussets. Allí estudió biología y filosofía en el Radcliffe Institute for Women de la universidad de Harvard. En Baltimore realizó estudios de psicología y medicina en la escuela de medicina Johns Hopkins.

La medicina la aburría. No soportaba "lo anormal" y no aprobó los exámenes. Trabajó en el centro de maternidad. Posteriormente, transformó estas experiencias en su narración "Melanctha". En 1903 se instaló en París y convirtió su residencia en punto de encuentro de escritores (Apollinaire, Cocteau...) y pintores de vanguardia (Matisse, Picasso). Reunió una importante colección de arte moderno y, en los años veinte, ejerció gran influencia sobre los escritores estadounidenses de paso por Europa (Scott Fitzgerald, Hemingway). 

Se hizo famosa por sus experimentos lingüísticos, calificados por unos críticos de profundos, considerados por otros ejemplos del «culto a lo ininteligible». Dislocando las palabras de sus asociaciones comunes, buscaba restablecer su fuerza y sus significados originales; usaba la puntuación que convenía al ritmo de la oración. Sus obras más notables son: "Tres vidas" (1909), "La hechura de los americanos" (1925), "Autobiografía de Alice B. Toklas" (1933), "París, Francia" (1940), "Las guerras que he visto" (1945) y "Las cosas como son" (1950).

Fue una mujer de fuerte personalidad, feminista . Convivió más de 25 años junto a su pareja Alice B. Toklas. Murió en París, el 27 de julio de 1946. Sus archivos y documentos fueron legados a la Universidad de Yale, mientras que su colección de arte fue objeto de litigio familiar durante años y finalmente se dispersó entre diversas colecciones estadounidenses.

Fuentes:



lunes, 27 de octubre de 2014

El niño que sabía hablar el idioma de los perros, de Joanna Gruda.



La maravillosa edición de este libro y el saber que Julek es un personaje real, fueron factores decisivos para que quisiera conocer esta historia. Joanna Gruda, hija Julek (el protagonista), convenció a su padre para que compartiera con ella sus memorias con el sencillo propósito de transmitir sus experiencias a la familia. Transcurrido un tiempo, el resultado de esas largas conversaciones dio lugar a esta novela, la primera de esta traductora y actriz polaca.

Julek Gruda  es un chico polaco nacido en el Moscú soviético pocos días después del crac del 29. Pronto se verá obligado a adoptar múltiples identidades para sobrevivir  a las purgas stanilistas y a la persecución de los judíos y comunistas durante la Segunda Guerra Mundial.

Una de las cosas a las que más temo cuando el protagonista de un libro es un niño es que me parezca real y creíble. En esta ocasión mis temores han sido infundados, pues se trata de alguien que realmente existe y que ha dejado testimonio de su infancia y parte de su adolescencia. Me ha encantado conocer a Julek, un niño muy especial que sabe en todo momento adaptarse a las circunstancias que le tocan vivir y que muy pocas veces se muestra pesimista. 

Podría dar la impresión de que, debido al periodo histórico que le tocó vivir al pequeño, estamos ante un drama, pero no. Si bien es cierto que en algunos momentos la novela se ve impregnada por un pequeño toque tristeza, predomina la lección de optimismo que nos da Julek, un niño cuyo desarraigo familiar, consecuencia de ser hijo de comunistas activos, le obligará a madurar antes de tiempo, haciéndole consciente y perfecto conocedor de la realidad política y social en la que se encuentra, pero Julek es, como he dicho ya, un niño, no pierde esa chispa de la infancia, las ganas de divertirse, de enamorarse, de disfrutar con cada aventura a la que se enfrenta, con cada oportunidad que se le presenta. Esa actitud, esa inocencia e ingenuidad propia de la edad, es lo que predomina en la novela, una perspectiva que se aleja de las tragedias y que hace que Julek sea un personaje difícil de olvidar.

"Tengo casi nueve años, como las guerras mundiales suelen durar cuatro años, tendré aproximadamente trece años cuando la próxima termine. Así que tengo que sobrevivir hasta la edad de trece años y después, la cosa debería ir a mejor."



miércoles, 22 de octubre de 2014

El jardín de la memoria, de Lea Vélez.

 "Fue un otoño extraordinario. El otoño en el que tú me enseñaste a vivir y yo te enseñé a morir."

Conocí a la periodista y guionista de ficción, Lea Vélez (1.970), a raíz de la publicación de  "La cirujana de Palma", su primera obra (en solitario, pues tiene otros títulos anteriores escritos a cuatro manos). Empecé a seguirle la pista y tuve conocimiento de una nueva novela, "El jardín de la memoria", a través del vídeo promocional de la editorial (Galaxia Gutenberg). Un vídeo que me impactó y con el que decidí que tenía que leer este libro inmediatamente.

Estamos ante una novela muy personal en la que encontramos tres pilares que, en principio, parecen no tener nada que ver entre sí, pero que poco a poco van entrelazándose, cobrando toda la narración  sentido. El primero de ellos, que constituye el origen de los demás, lo tenemos en George Collinson, marido de Lea, a quien le diagnosticaron un cáncer. Mientras lo cuidaba en sus últimos meses de vida, decidió que tenía que escribir sobre lo que estaba sucediendo, principalmente para dejar testimonio a sus hijos (todavía pequeños)  sobre quién era su padre y para tener algo a lo que aferrarse cuando todo hubiera acabado. 

 Lea escribe mientras lo acompaña. Charlan, reflexionan y viajan al pasado familiar de George a través de unas cartas que conservan y que ella transcribe en la novela. Nos encontramos pues, ante otro de los pilares de la novela: la historia de los Collinson.

A George le fascina la vida de Francesc Boix, un fotógrafo de guerra, republicano español superviviente en el campo de concentración de Mauthausen, sobre el que Lea investiga y escribe su historia. He aquí el tercer pilar. ¿Qué tiene que ver Boix  con todo esto? Pues que ella se siente identificada en cierto modo con él;  quiere dejar testimonio de la última etapa de la vida de su marido, porque, aunque a veces cree que ha convertido al hombre de su vida en un proyecto literario,  siente que debe contarlo ( "registrar lo vivido para contarlo"), tal y como le sucedió a Boix, que para salvar su vida y su conciencia, decidió asegurarse de que el mundo conociera las atrocidades que se estaban cometiendo en Mauthausen, arriesgándolo todo para que las fotografías del horror vieran la luz alguna vez.

F. Boix

  Lea Vélez nos hace partícipes de la relación tan auténtica y especial que tuvo con su marido, un hombre de lo más interesante.

Como si pensara en voz alta, reflexiona, medita y lo plasma sin florituras en el papel. Aunque a veces resulte un tanto particular o no parezca políticamente correcto, la autora nos permite la entrada a su interior sin censuras, de un modo real, sencillo, sincero. Se plantea cuestiones que cualquiera se plantearía en sus circunstancias, pero que quizá no expresaríamos verbalmente.

Los tres hilos conductores, equilibrados entre sí, nos llevan a un final que constituye un canto a la vida, porque nadie debe equivocarse: en estas páginas tan íntimas y veraces hay unos sentimientos, una relación, una familia y un precioso mensaje con vocación de permanencia. Una lección de vida,  sobre cómo hay que exprimirla. Una novela  humana y exhaustiva. Muy recomendable. Si queréis saber un poco más sobre Lea Vélez, pinchad aquí para ver su blog.




lunes, 20 de octubre de 2014

Tardes con Margueritte, de Maríe-Sabine Roger.

"Solo se conoce la manera de actuar de alguien cuando se conoce a la persona. La primera vez uno no puede prever lo que vendrá a continuación. No sabe si os querréis, si, más tarde, recordaréis el primer día, si llegaréis a insultaros o a partiros la cara, si os haréis colegas."

No es un secreto que la amistad aparece en el lugar y en el momento más inesperado, de tal forma que en nuestra vida puede cruzarse alguien que, a priori, poco tiene que ver con nosotros, pero por las circunstancias, por el momento concreto o por cualquier otro motivo, en esa persona encontramos algo que nos faltaba.  El protagonista de esta novela, Germain, encuentra el verdadero sentido de la amistad en la madurez. Analfabeto, con cuarenta y cinco años, hijo poco querido y humillado en diversos momentos de su vida, pasa el tiempo haciendo chapuzas, cultivando su huerto o contando palomas en el parque. Allí se encuentra un día con una vieja dama sentada en su banco favorito. Se trata de Margueritte. Entre ellos nacerá una improbable amistad.

Esta es una historia alegre y profunda sobre el poder de la amistad y el amor por la lectura. Germain es un hombre algo tosco, sin estudios, sencillo, acostumbrado a prescindir de los afectos. Ha terminado asumiendo como propio el concepto que su madre y los demás tienen de él:

"Menudo regalo un tipo como yo, que ni siquiera tiene el graduado escolar. Un tío que, antes de los cuarenta y cinco tacos nunca había leído un libro. Un pobre hombre incapaz de juntar tres palabras correctas sin decir un montón de tacos."

Todo cambia cuando conoce a Margueritte, una anciana culta, inteligente, sensible y poseedora de una gran pasión por los libros y por la lectura, una pasión que poco a poco transmitirá a Germain; y es que Margueritte trata a Germain con respeto, con cariño, haciéndole ver, poco a poco, que es un hombre capaz de hacer mucho más de lo que cree posible:

"Cuando estoy con ella nunca pienso en el vacío que falta por llenar en mi cabeza, sino únicamente en que me ha llenado el depósito. El mundo entero podría reírse de mí hasta el final de la eternidad y pensar que soy imbécil, me importaría un carajo: Margueritte era mi hada."

Un libro narrado en primera persona, amable y sencillo con dos protagonistas bien perfilados que cautivan, cada uno en su estilo, al lector. Porque la verdadera amistad no entiende de barreras de ningún tipo. Porque la felicidad está en las pequeñas cosas, como sentarse en el banco de un parque a charlar, hablar de libros u observar a las  palomas. 

Lo primero, y no será lo último, que leo de esta escritora francesa. Una historia cuya adaptación cinemátográfica todavía tengo pendiente ver, y espero no tardar mucho en hacerlo.

"Desde que me encontré con Margueritte, cultivo mi inteligencia. Me planteo preguntas sobre la vida e intento responderlas, reflexionando sin trampas. Pienso en la existencia. En lo que me fue dado en el punto de partida y en todo lo que después he tenido que descubrir por mí mismo."




miércoles, 8 de octubre de 2014

Un millón de gotas, de Víctor del Árbol.

"...Todo se pone en marcha con un simple gesto. La primera gota que cae es la que empieza a quebrar la piedra, ¿no es cierto? (...) Todo empieza en alguna parte, en un momento ínfimo."



La primera vez que supe de la existencia de Víctor del Árbol fue en una reseña de Mientras Leo. Hablaba de "Respirar por la herida", una historia dura cuya portada me espantó e hizo que descartara la lectura. Con el tiempo fui siguiéndole la pista, y me di cuenta del error que estaba cometiendo. Me gustaba cómo se expresaba, me gustaba escuchar y leer sus entrevistas. LLegó "Un millón de gotas", y supe que tenía que leerlo.

Gonzalo es un abogado desprovisto de ambición alguna, conformista, que ejerce su profesión bajo la alargada sombra del prestigio de su suegro. Su vida cambiará drásticamente al tener conocimiento de la muerte de su hermana Laura, sospechosa de haber torturado y asesinado al mafioso ruso que tiempo atrás secuestró y mató a su hijo pequeño. 

Por otro lado, retrocedemos a los años 30 y conocemos a Elías Gil, un joven asturiano que viaja a la URSS comprometido con los ideales de la revolución, dispuesto no solo a construir puentes y canales, sino a aprender y ser testigo del momento histórico ante el que se encuentra. Inesperadamente, será detenido y confinado en la isla de Názino (la famosa y espeluznante tragedia sobre la que desconocía muchos detalles). Su vida también cambiará drásticamente.

Partimos de dos historias, dos hilos temporales distintos plasmados de forma paralela, mostrando al lector poco a poco la relación entre uno y otro. Normalmente, en este tipo de historias, siempre hay una con más peso, más elaborada, en detrimento de la otra que acaba resintiéndose. Aquí no sucede: Víctor del Árbol logra un equilibrio perfecto en esta estructura narrativa, no hay ni una sola fisura, ni un solo cabo suelto, ni un solo personaje plano, y ya que estamos, qué personajes... qué forma de desnudarlos ante el lector, de mostrarnos el alma de cada uno de ellos. Personas con ideales, creíbles, con las que fácilmente te puedes identificar, personas a las que vivir una experiencia concreta les marca de por vida.

Estar en un determinado momento histórico, en un determinado lugar, un desgraciado desencuentro en tren y un abrigo que simboliza mucho más de lo que aparenta, son elementos que  determinan la vida de varias personas, y no solo de ellas, sino de sus familias generación tras generación. Estamos ante una historia dura, muy dura, y no solo por el contexto histórico real en la que se desarrolla, sino porque,  página a página, gota a gota, el autor quiebra el corazón lector. Te golpea, te obliga a parar, tomar aire, reflexionar ante las miserias de la naturaleza humana, ante esa oscuridad que seguramente todos tenemos y que,  en algunos casos, acaba saliendo a flote.

Seguramente no sea justo destacar a un personaje sobre el resto, dada la maestría con la que están perfilados en general, pero creo necesario destacar al que más me ha impactado: Elías Gil. Su evolución a lo largo de la novela me ha fascinado. Un joven con aspiraciones, ideas y metas en la vida, capaz de tener esperanza en los momentos más crudos ("Incluso en los peores lugares puede encontrarse el alivio de las cosas hermosas.") y que cae en su propio infierno: 

"Comprendía que la inmensidad de lo que le había ocurrido a él le había sucedido antes a otros miles, no aquí, en la Unión Soviética, sino en cualquier rincón del mundo donde hubiese seres humanos. Y después les pasaría a otros miles, a millones quizá. Morirían sin razón , o por razones absurdas, la gente se aferraría a las banderas, a los himnos, a las trincheras. Matarían , morderían, destrozarían cuanto se interpusiera  entre ellos y la vida, y eso no era bueno ni malo."

De lo mejor que he leído en este año. A este señor hay que leerlo. Yo seguiré en ello.




lunes, 6 de octubre de 2014

Lost in Translation, de Sofia Coppola.

"Mientras más sabes quién eres y lo que quieres
 menos permites que las cosas te alteren."

 


 A veces nos cruzamos de forma inesperada con personas que nos hacen replantearnos  muchas cosas, personas con las que no esperas tener demasiado en común, y cuando te quieres dar cuenta son imprescindibles en tu vida.

"Lost in Translation" (2.003) es una de mis películas favoritas en la historia del cine. Es una película de culto, nada comercial, motivo por el cual, pese a los reconocimientos en forma de premios y buenas críticas, tiene muchos detractores.

Bob Harris (Bill Murray) es un actor norteamericano venido a menos que viaja a Tokio para hacer un anuncio de Whisky japonés. Por su parte, Charlotte (Scarlett Johansson) es una joven casada con un fotógrafo al que acompaña a Tokio a hacer un reportaje. Bob y Charlotte se conocen casualmente en el bar del hotel donde se alojan y entre ellos surge una amistad profunda e inesperada.


 Bob y Charlotte a priori no tienen nada que ver el uno con el otro: pertenecen a diferentes generaciones, llevan vidas distintas, proceden de mundos desiguales, pero cuando se conocen surge la química entre ellos sin casi darse cuenta, y es que ambos se encuentran perdidos, no por hallarse a miles de kilómetros de casa, ni por estar en un país y cultura tan diferente a la propia, sino porque se dan cuenta del vacío que reina en sus vidas. Sus respectivos matrimonios no han resultado ser lo que esperaban, y hace ya tiempo que los dos se dejan llevar por la rutina en la sucesión de los días.

No acontece nada extraordinario aquí, estamos ante una comedia dramática en la que espectador encontrará secuencias protagonizadas por el silencio,  diálogos pausados, creíbles, sencillos, pero no hay que dejarse llevar por las apariencias, hay mucho más plasmado de forma intangible, expresado en forma de miradas, complicidad, una canción de karaoke intencionada, pequeños gestos prácticamente imperceptibles que hacen que que el espectador sea testigo de cómo dos personas perdidas se encuentran.

Un arrollador, divertido e irónico Bill Murray que me cautivó desde el primer minuto. Una Scarlett Johansson a la altura. Maravillosa fotografía, planos, banda sonora. Un final inolvidable. Nada de azúcar, nada de buscar la lágrima fácil. Por más palabras que escriba, tengo la sensación de que soy incapaz de transmitir lo que esta película significa para mí. Ineludible. Profunda. Divertida. Emocionante. Imprescindible.


"Estoy perdida. ¿Eso tiene arreglo?"



miércoles, 1 de octubre de 2014

El gran hotel Budapest, de Wes Anderson (2014).



Hay directores cuyo sello es inconfundible. Basta con ver un tráiler, unas imágenes para reconocerlo en ellas. Wes Anderson es uno de ellos. Su peculiaridad no deja indiferente a nadie: gusta o repele al público. Confieso pertenecer  al primer grupo, adoro su particular forma de hacer cine.

"El gran hotel Budapest" es una historia dentro de una historia. Gustave H (Ralph Fiennes), es un legendario conserje de un famoso hotel europeo de entreguerras. En él entabla amistad con Zero Moustafa (Tony Revolori), un joven empleado al que convierte en su protegido. El le ayudará en sus peripecias  sobre el robo  recuperación de una pintura renacentista de valor incalculable y sobre la batalla que enfrenta a los miembros de una familia por una inmensa fortuna. Como telón de fondo, los levantamientos que transformaron Europa durante la primera mitad del siglo XX.

 

Varios son los aspectos que me han cautivado en esta divertida comedia. El reparto es de lujo, con ese amplio elenco de reconocidísimos actores que aparecen incluso para hacer un simple cameo (Jude Law, Harvey Keitel, Bill Murray, Willen Dafoe, Edward Norton, Owen Wilson, Adrien Brody, etcétera). Por otro lado,  la fotografía y el colorido típico de Anderson tampoco dejan indiferente, es una película visualmente muy atrayente.

 No obstante, lo más destacable en esta ocasión es el original homenaje y guiño constante que se rinde al gran Stefan Zweig. Varias de sus obras inspiran la película. Antes comentaba que estamos ante una historia dentro de una historia, y es que el narrador es una especie de sosias del autor, de forma que nos cuenta una historia ambientada en el interbellum europeo que invita a la reflexión, tal y como ocurre en parte de la obra de Zweig. Por todo ello, la considero una película deslumbrante, muy recomendable.


lunes, 29 de septiembre de 2014

Mugs and Books (II) Segunda edición.


Pues eso, que Mónica Serendipia vuelve a la carga con la segunda edición de Mugs and Books, y aunque tengo poco que aportar esta vez, me lo paso pipa, así que allá vamos. Las bases son las mismas: foto de libro y taza, sin filtro (con filtro vale, pero como simple aporte). Jugamos con el hashtag #MugsAndBooks. Para conocer las bases con detalle, pinchad aquí.

En esta entrada dejaré mis fotos. Espero que os gusten.

 Por ser un canto a la amistad y a la vida, por el color, por ser el mejor


Elegancia...


 Lo que apetece en los días grises...


viernes, 26 de septiembre de 2014

Epístola del viernes (7): De secretos y arenales.



Querida Mientras Leo:


La carta de hoy iba dirigida a George Clooney, tenía tantas cosas que decirle en la víspera de su boda...pero has llegado tú, pertubando mi paz, la mía y la de media blogosfera. "¿Yo? ¿Cómo?", dirás tú. Pues sometiéndonos a todos al resultado de un proceso fortuito que has puesto en marcha, porque tú no te conformas con tentarnos a diario; tú no sorteas el libro de turno, o los separadores chachi pirulis, no, tú sorteas una galerada de un autor, sin correción y con firma. 

Se preguntarán algunos sobre la identidad del sujeto. Pues yo os lo cuento: Triana Rioja (seudónimo que invita a pensar que es de origen y/o residencia en Sevilla y al parecer  con buen gusto para el vino), esto es: Félix G. Modroño, recientemente premiado con el Ateneo de Sevilla por su novela "Secretos del arenal", cuya galerada es objeto del meritado sorteo. 

Por si alguien no lo conoce, es un escritor al que la literatura no se le ha subido a la cabeza (de momento). Nos cautivó con su ciudad de ojos grises, y se ha ganado a muchos dando vida a don Fernando de Zúñiga. Es un  encantador de lectores que nos da su mano para que soñemos a través de sus historias. Ya lo decía Pessoa: "leer es soñar de la mano de otro".  Félix lo ha conseguido, y con vocación de permanencia. 

Por si fuera poco, resulta que tras el escritor hay una persona cercana, afable, cordial, amable, que disfruta y comparte con sus contactos otras nobles aficiones como la fotografía, de forma que también nos hace viajar por Bilbao,  Sevilla, Villalpando, Venecia, Coimbra (se le da tan bien como escribir), la buena música (aunque abusar de Los Secretos puede disminuir drásticamente los niveles serotonina) o el fútbol (vale, esto último muy noble no es).

Ay, Silvia, este no es el canoso del que quería hablar hoy, pero tú me has obligado. Me he imaginado esa galerada en mi vitrina, junto a la foto firmada de Tippi Hedren y mi película Celda 211 firmada por Luis Tosar. Se me ha pasado por la cabeza hacer todo tipo de conjuros, chantajearte con tacones imposibles, chantajearlo él,  pero eso sería recurrir a malas prácticas, necesito tener  limpia mi conciencia friki.


¿Sabes? Llevo días viendo el título "Secretos del arenal" por todas partes, la masa blogosférica se lo ha tomado en serio, y como a mi esto ya me genera ansiedad y conforme cumplo años creo menos en los milagros, he decidido que no participaré formalmente, pero te dedico esta misiva para poner mi grano de arena en la inicitiva, y para darte las gracias por tu buen hacer. Y si alguien sigue teniendo dudas sobre el sorteo, que pase por aquí.

Que no cunda el pánico, me haré con el libro. El 30 de noviembre es el día de las librerías y todos los años selecciono algún título para comprar ese día. Este año ya está decidido, salvo que el Sr. Auster publique un nuevo título (es bromaaaaaa).

Sin otro particular, recibe (tú y quienes me lean) una enorme sonrisa de viernes.

 


miércoles, 24 de septiembre de 2014

Escritoras únicas: Patricia Highsmith.

"Es realmente imposible quedarse sin ideas, ya que éstas se encuentran en todas partes. El mundo está lleno de ideas germinales."


Nació el 19 de enero de 1921 en Forth Worth, Texas. Sus padres se separaron antes de que naciese. Pasó los primeros años de su vida con su abuela y su juventud en el Greenwich Village de Nueva York. En 1924 su madre se casó con Stanley Highsmith, del que Patricia tomaría el apellido. La joven Highsmith mantuvo una relación intensa y complicada con su madre y con su padrastro. Según contó la propia Patricia Highsmith, su madre le confesó que durante su embarazo había tratado de abortar bebiendo aguarrás. Highsmith nunca superó esta relación de amor y odio, que la acompañó durante el resto de su vida y que llegó a convertir en ficción en el cuento "The Terrapin" en el cual un joven apuñala a su madre.

Cursó estudios de Periodismo en la Universidad de Columbia y publicó su primer cuento a los 24 años en la revista Harper´s Bazaar y cinco años más tarde saltó a la fama de la mano de Alfred Hitchcock, quien adaptó su primera novela, "Extraños en un tren" (1951). Graham Greene la apodó "la poetisa del miedo".

Descubrió muy pronto en su vida literaria que los asuntos que más le interesaban eran la culpa, la mentira y el crimen. Sus libros tienen como protagonistas a hombres y mujeres que atraviesan por situaciones comunes que se tornan peligrosas y los obligan a defenderse con una moral egoísta y tramposa. Sintió el rechazo por sus historias pesimistas y despiadadas, su conducta personal y por sus ideas políticas contrarias al ideal del "sueño americano". Debido a una prohibición de su editora, lanzó el libro "The price of salt" bajo el seudónimo Claire Morgan. La novela, que trataba de un amor homosexual, llegó al millón de copias y fue reeditada en 1991 bajo el título de "Carol".


Fue la creadora del personaje de Tom Ripley, un ex convicto y asesino bisexual, al que lanzó a la fama en 1955 en el libro "El talento de Mr. Ripley", que luego fue llevado al cine en varias ocasiones. Dejó Estados Unidos en 1963 y se radicó en una pequeña casa en las montañas suizas. Tenía un semblante agrio, lo que no le impedía expresarse en público con singular cortesía. Se dedicó íntegramente a la literatura los 74 años que le tocó vivir. Su extensa obra así lo atestigua: más de 30 libros entre novelas, colecciones de cuentos, ensayos y otros textos.

A causa en gran parte a su alcoholismo, nunca tuvo una relación sentimental de larga duración. Se relacionó con la también novelista Marijane Meaker. Conservó su vida privada en estricta reserva y rehuyó la compañía de la gente; de hecho, Patricia Highsmith falleció sola en Locarno, Suiza, el 4 de febrero de 1995. Los únicos seres queridos que dejó en este mundo fue su gata Charlotte y un criadero de caracoles.

 Fuentes:
Buscabiografías.

lunes, 22 de septiembre de 2014

Bajo la misma estrella, de John Green.

"Creo que mis compañeros querían ayudarme  a sobrellevar el cáncer, pero al final se dieron cuenta de que no podían, y por una razón: el cáncer no se sobrelleva."

En ningún momento contemplé la posibilidad de leer este libro, no solo por su clara orientación juvenil y por desconfianza hacia el autor, sino porque trata sobre una enfermedad que me ha tocado muy de cerca. De hecho, cuando "Nube de tinta" lanzó este título, no había pasado ni un año desde que en mi grupo de amigos perdimos a uno de los nuestros a causa del cáncer. No me apetecía leer sobre el tema, la verdad.

El tiempo fue pasando, leí numerosas opiniones positivas y supe que John Green (1.977) es Licenciado en Lengua y Literatura inglesa, además de ser crítico y editor, por lo que contemplé la posibilidad de haberlo prejuzgado. Finalmente,  piqué el anzuelo y lo leí.

De corte juvenil, "Bajo la misma estrella" cuenta la historia, Hazel, una joven estudiante enferma de cáncer que acude en contra de su voluntad a terapia de grupo para afrontar la enfermedad. Allí conocerá a Gus, un chico ya curado. La química entre ambos surge ipso facto. Ambos son conscientes de lo importante que es el vivir día a día, por lo que, llegado el momento,  no dudan en hacer lo que sea necesario para cumplir la mayor ilusión  de Hazel: conocer a su escritor favorito.

Supongo que estamos ante una nueva ocasión en que las expectativas me han jugado una mala pasada pues, si bien en general me ha gustado, esperaba más, mucho más. Al principio me costó meterme en la historia, entre otras cosas porque no logré conectar con Hazel, no me pareció creíble su perfil, la madurez, entereza y humor negro con el que hace frente a la enfermedad y, siendo ella la que narra en primera persona, me costó. No obstante, conforme avancé en la lectura sí que vi pinceladas de realidad, reacciones más propias de una chica tan joven ante una situación de tal entidad, con lo que acabé disfrutando algo más de la lectura.

Al final ha resultado ser una novela entretenida, sin más. Se lee en muy poco tiempo debido a los numerosos diálogos que contiene. La historia entre los protagonistas es bonita, sin sobredosis de azúcar. Eso sí, las lágrimas están aseguradas. En algunos momentos es muy dura y se detallan aspectos muy concretos de la enfermedad. Esas partes me incomodaron un poco, pero son justificadas. Una historia sobre pérdidas, esperanza, sobre vivir intensamente lo cotidiano. Apta para todos los públicos.

"Creo que en este mundo tienes que elegir cómo cuentas las historias tristes, y nosotros elegimos la versión divertida"




viernes, 19 de septiembre de 2014

# 25. Pasen, lean, sientan y vean: Otoño.


 Otoño es...


El cambio de color en el paisaje,
la humedad en el campo, 
senderismo.

El puesto de castañas de la esquina,
el chubasquero de Enzo,
el regreso de la lluvia y su musicalidad.

Largas veladas en buena compañía,
juegos de mesa, té
sofá, manta, película, libro.

Paseos por la ciudad bajo cielo gris,
agua templada en la ducha,
nubes jugando a ser.

Copa de vino, jazz, risas,
lluvia improvisada,
empaparse un poco, 
aunque sea solo un poco.

Otoño es...dejarse llevar por los días grises.


miércoles, 17 de septiembre de 2014

La pesca del salmón en Yemen (2011) .

 "Tener fe y esperanza en la idea más extravagante es algo precioso."



Alfred Jones (Ewan McGregor) es miembro del Centro Nacional para el fomento de la Piscicultura. Un día recibe un correo electrónico en el que una mujer, Harriet (Emily Blunt), le pide, en representación de un acaudalado jeque árabe, que lleve a cabo un proyecto consistente en la introducción de la pesca del salmón en Yemen. Una propuesta a priori absurda y disparatada, que rechaza de plano Alfred al ser imposible que el salmón sobreviva en ese hábitat.

Hay películas que en un principio te gustan sin más, pero conforme pasa el tiempo y tienes la oportunidad de revisionarlas, se acaban haciendo un hueco entre tus favoritas. "La pesca del salmón en Yemen", de Lasse Halström es una de ellas. Esta historia, basada en el libro homónimo, se presentó como la comedia británica del año, algo que no entendí, pues si bien es cierto que contiene notas de humor, bajo mi punto de vista no tienen la suficiente entidad como para etiquetarla en el género.

La primera vez que la vi no me quitó el sueño (literal, me quedé dormida), pero fue suficiente una nueva oportunidad (en horario más apropiado, todo hay que decirlo) para saborear la atmósfera que crean los protagonistas, el encanto que se respira en la historia; una historia sobre segundas oportunidades, sobre la posibilidad de lo imposible, donde los principios básicos de la pesca se extrapolan metafóricamente a la vida misma: flexibilidad, paciencia, humildad y tolerancia.

Un canto a la esperanza, una película optimista, un poco utópica,  aliñada con una divertida y acertada crítica a la clase política en general. Necesaria.


lunes, 15 de septiembre de 2014

Los tres violines de Ruven Preuk, de Svenja Leiber.

"Todo tiene su lugar, pero hay que saber dónde está"



Nos presenta la sinopsis de esta novela a Ruven Preuk como un joven alemán taciturno y soñador; procede de familia humilde, es hijo de un carretero. Un día, la casualidad pone en su camino, violín en mano, a un músico errante. Ese encuentro marcará la vida de nuestro protagonista.

Esta es la historia de una vida, de una vocación, de un sueño. Acompañaremos a Ruven a lo largo de 64 años, desde 1.911 hasta 1.975. Veremos a sus padres, conscientes del don de su hijo, apoyarlo en la medida de lo posible, procurándole la formación adecuada con el violín. La relación del joven con el meritado instrumento será de amor-odio a lo largo de los años, pues despertará recelo y suspicacia en sus amigos de siempre, y se convertirá en un inadaptado de origen rural incapaz de integrarse como músico en el mundo de la burguesía. Pero también conocerá a personas que le dejarán huella, como sus maestros o Emma, secundarios con gran peso en estas páginas.

La historia de Ruven transcurre en paralelo a las circunstancias sociales, políticas e históricas de la Alemania de esos años, plasmadas con acierto por la autora, conformando el telón de fondo sobre el que se desarrolla la novela. Nuestro protagonista crece, madura, tiene una hija (que cobrará protagonismo en la historia). Es un hombre apocado, tímido, con un gran don que no contribuye en nada al desarrollo de la seguridad en sí mismo, y tanto es así que a veces cuesta mucho empatizar con él.

"Los tres violines de Ruven Preuk" es, en definitiva, un recorrido cuidado e intenso por el S. XX alemán de la mano de un músico, desde sus comienzos hasta el ocaso de su vida. Un hombre que hace del violín y la música un refugio donde aislarse de los elementos políticos, e incluso personales, por los que atraviesa. Una historia agridulce y pausada que deja un regusto algo amargo.

La joven autora, Svenja Leiber (1.975) cuenta en su haber con un volumen de relatos y con otra novela publicada en 2010 ("Schipino"). Habrá que seguirle la pista. La semana próxima estará en Madrid, Barcelona y Zaragoza presentando el libro, por si os interesa, os dejo las fechas:

Martes 23 de septiembre. 19.00 h en Fnac (Paseo de la Castellana 79, Madrid).
Miércoles 24 de septiembre. 20.00 h Librería "Portadores de sueños" (Zaragoza)
Jueves 25 de septiembre. 19.00 h en La Central del Raval (Barcelona).



viernes, 12 de septiembre de 2014

SMILE (XXV)

#VIERNES #SMILE
#InsanamenteCuerdos


“Creo que todos tenemos un poco de esa bella locura que nos mantiene andando cuando todo alrededor es tan insanamente cuerdo”

                                                                                                           J. Cortázar. 



¡FELIZ VIERNES!
¡BUEN FIN DE SEMANA!