martes, 19 de mayo de 2015

Los lazos, de Florence Noiville.

"¿Qué ocurre en nuestro interior cuando creamos lazos con un ser al que nunca hubiéramos debido acercarnos?"



Marie es una escritora de éxito que, al cumplir los 49 años, decide escribir a H., su primer gran amor, su profesor de literatura, que contaba con esa misma edad cuando ella lo conoció a los diecisiete. Anna, su hija, descubrirá casualmente esa carta y accederá, a la vez que lo hace el lector,  a la vida pasada de su madre, así como esa relación tan peculiar y profunda que la unió a un hombre casado, de aspecto desaliñado, con hijos y bastante mayor que ella, el hombre al que admiraba por haberle abierto los ojos al arte y a la literatura.

Mediante "Los lazos", la escritora y periodista francesa Florence Noiville, rinde un pequeño y humilde guiño/homenaje a la "Lolita" de Nabokov.  Con un estilo sencillo, profundo y en ocasiones poético, se van alternando las voces de madre e hija, en distintos tiempos...y así asistimos a una historia de amor desprovista de toda lógica y razón, y a la historia de una hija con necesidad de conocerse a sí misma y a su madre a través de su pasado. Para ello no dudará en recurrir a familiares y amigos de esos años remotos que tan enigmáticos e importantes le parecen para acercarse más a sus orígenes.

Una novela diferente, con pinceladas autobiográficas, breve e intimista que conjuga muy bien ambas historias, y en la que encontraremos numerosas referencias literarias y filosóficas que invitan a la reflexión.


jueves, 14 de mayo de 2015

El cartero siempre llama dos veces, de James M. Cain.


Durante meses, mientras la compatibilidad de mi horario laboral me lo ha permitido, he sido voluntaria de la librería "Más Libros Libres", una iniciativa que apuesta por la cultura al alcance de todos a través, entre otras acciones, de su funcionamiento como librería gratuita. Allí, colocando y ordenando las estanterías, me topé con este antiguo ejemplar lleno de encanto. Pensé en cómo era posible que todavía no lo hubiera leído, y me lo traje a casa.

"El cartero siempre llama dos veces" es un clásico de novela negra escrito por el periodista, novelista y guionista norteamericano James Mallahan Cain (1892-1977). 

En ella conoceremos a Frank Chambers, un buscavidas que hace un alto en su viaje a ninguna parte para conseguir un plato de comida en la fonda de Papadakis, un emigrante griego. Allí conocerá a su exuberante y joven esposa, Cora, por la que decidirá quedarse a trabajar allí. Pronto nacerá entre ellos una atracción imparable y peligrosa...

Publicada en 1934, y sin llegar a las 140 páginas, llegó a ser censurada en algunos lugares por su mezcla de sexualidad y violencia. El autor retrata a la perfección la tormentosa pasión que nace entre los dos protagonistas, una pasión que se refleja mediante descripciones muy visuales y las sensaciones de Chambers (narrador y protagonista) cuando tiene cerca a Cora. La tensión sexual entre ambos traspasa las páginas, sin necesidad de recurrir en ningún momento a escenas o contenidos explícitos (al contrario de lo que sucede en la adaptación cinematográfica de los 80, protagonizada por Jack Nicholson). De igual modo sucede con las escenas violentas, que tampoco son explícitas.

Nada tienen en común a priori Frank, un trotamundos vividor, y Cora, una mujer trabajadora con ganas de ser algo más en la vida, pero llegado el momento, la falta de escrúpulos de ambos constituirá un fuerte punto de encuentro, cuando llegan a la conclusión de que el marido es Cora es un estorbo en su obsesiva relación.

 Considerada una de las novelas criminales más importantes del S.XX, estamos ante una historia descarnada, con giros inesperados, llena de suspense e impregnada de cinismo. De obligada lectura para los amantes del género, y muy recomendable para todo lector en general.


martes, 12 de mayo de 2015

Elisabeth ha desaparecido, de Emma Healey.


Había leído varias reseñas de este libro y decidí leerlo, intuía que me iba a gustar, y lo cierto es que me ha encantado. 

"Elisabeth ha desaparecido" cuenta la historia de Maud,  una octogenaria enferma de Alzheimer convencida de que a su mejor amiga, Elisabeth, le ha ocurrido algo, pues lleva días sin verla y no la localiza. Su frágil memoria la lleva a anotar los datos más importantes en pequeños papeles, pero luego no recuerda el porqué de haberlos escrito. Encontrar a su amiga se convierte en una obsesión que lleva a Maud a recordar otra desaparición ocurrida en el pasado: la de su hermana mayor en Londres durante la Segunda Guerra Mundial.

Maud vive sola, aunque con la asistencia de una cuidadora y bajo la supervisión de su hija. A lo largo de la novela iremos viendo el desarrollo de sus indagaciones para encontrar a su amiga, así como la aventura que supone vivir el día a día con su enfermedad, que irá evolucionando hasta confundir presente y pasado, hasta cambiar sus actuales circunstancias.

Este libro, editado en nuestro país por Duodomo Ediciones, ha resultado premiado con el prestigioso premio Costa Award 2014 como primera novela. La autora, Emma Healey era encuadernadora de libros hasta que en 2011 se inscribió en un Máster de Escritura Creativa. Con esta novela se ha convertido en la autora revelación del Reino Unido, y no me extraña: es admirable como una primera novela puede gozar de tanta calidad. Calidad en cuanto  historia, que nos lleva a conocer en profundidad a la protagonista desde su juventud hasta la actualidad, cuando trata de encontrar a su amiga, manteniendo al lector en continuo suspense, pues no sabemos si sus teorías son fiables o fruto de la confusión y la enfermedad de Maud.

Si ya en este aspecto me ha parecido una historia muy bien elaborada, os diré que lo mejor no eso, sino la construcción del personaje protagonista. Tras terminar la lectura no ha dejado de crecer mi admiración por la autora; me parece fascinante la forma en que Healeyse introduce en el alma de una anciana con Alzheimer (no se llega a decir de qué enfermedad se trata, pero se intuye claramente), una anciana que nos gana desde el principio, desde que la acompañamos en sus tribulaciones sobre su estado, pues es consciente de que la memoria le falla; la acompañamos en su ansiedad ante la desaparición de su amiga o cuando se descubre de pronto en un lugar desconocido que no recuerda ni sabe el porqué ha ido hasta allí. 

Maud es un personaje lleno de matices,  ternura,  inquietudes, con pensamientos en apariencia disparatados, pero que tienen su razón de ser en el pasado o en la anécdota más insospechada. Es increíble cómo Emma Healey nos acerca a la enfermedad, tanto desde el punto de vista del que la sufre, como desde el punto de vista de los familiares. En este sentido, los hijos y la nieta de la protagonista también son destacables, especialmente la hija, por lo creíble que resulta, por su humanidad, por su paciencia y su falta de la misma en algunos momentos.

En definitiva, estamos ante una novela emocionante, misteriosa y conmovedora, protagonizada por una anciana encantadora e inolvidable.


jueves, 7 de mayo de 2015

El juez (2014).


"A veces hay que perdonar para que te perdonen"



Acostumbro a ver toda aquella película en la que Robert Downey Jr tiene algún papel, y esta no podía ser menos. Dirigida por David Dobkin, "El juez" cuenta la historia de Hank Palmer (Robert Downey Jr),  un rico abogado de dudosa ética profesional que regresa a su pueblo natal para acudir al entierro de su madre. Allí se reencontrará con sus hermanos y con su padre (Robert Duvall), un prestigioso juez de la zona.

El regreso a casa llevará consigo una vuelta al pasado familiar que destapará muchas sombras en la relación paternofilial entre ambos protagonistas, una relación que se verá sometida a la más dura de las pruebas cuando el juez resulte ser sospechoso de haber cometido un crimen en el pueblo en que reside.

Nos encontramos ante un drama-thriller judicial muy bien ejecutado, con buen guión y con un argumento que mantiene despierto el interés del espectador. Aquí no hay buenos o malos, solo personas cuyo pasado conduce a las circunstancias del presente. 




Sin duda, lo mejor de la película, lo que hace que, desde mi punto de vista sea de obligado visionado, es el duelo interpretativo entre Robert Downey Jr (¿he dicho ya que me encanta?) y Robert Duvall, que dejan al descubierto lo mejor de cada uno en una actuación impecable. Este último resultó nominado en diversos premios cinematográficos, aunque finalmente no resultó ganador. Ambos imprimen credibilidad y profundidad psicológica a sus personajes, logrando despertar durante todo el metraje la empatía del espectador. Buen cine asegurado.

"Esta familia es un puto cuadro de Picasso".

jueves, 30 de abril de 2015

El perro que me cambió la vida, de John Dolan.

Los que tenemos perros sabemos el poder que tienen para transformar nuestras vidas. A veces conservamos el ego que nos hace pensar que somos nosotros los que los que cambiamos sus vidas, les damos un hogar y les cuidamos. Pero no; sus lecciones de generosidad, su altruismo y su cariño siempre serán superiores al del ser humano. 

Todos conocemos algún caso, cercano o no, de personas que se encuentran o se sienten solas, que han abandonado toda esperanza o se sienten en un estado de desmotivación del que es muy difícil sacarlas. Cuando tienen un perro se ven obligadas a pasearlo, a cuidarlo, a ser responsable de un ser vivo; pronto caen rendidas al cariño incondicional de estos animales y van viendo luz donde antes había apatía y tiniebla.

"El perro que me cambió la vida" cuenta una de esas vidas, la de John Dolan, un hombre que tras una infancia complicada cae en manos de la soledad, las drogas y la delincuencia, hasta que acaba viviendo en la calle. Pero John es generoso, y en 2009, pese a vivir en la pequeña habitación de una pensión, acoge a una pareja joven que no tienen donde dormir. A esta pareja le conceden una vivienda donde no pueden llevar al perro George, recién adoptado,  puesto que ya tenían otro y no pueden llevar a los dos. Es entonces cuando le piden a John que se lo quede y cuide de él. Nuevamente, en un acto de generosidad, pues no tiene medios ni para mantenerse él, John aceptará.


"Sin George yo no habría vuelto a coger el lápiz tras haber descuidado mi talento durante varias décadas (...) Sin duda, habría acabado tirado en cualquiero parte, en la cárcel o a dos metros bajo tierra."

Esta es la historia de cómo un perro cambia la vida de un hombre que ha tirado la toalla. Un hombre que hasta entonces estaba atrapado en una espiral de indigencia, delito, depresión y drogas. Una novela que nos habla de superación, esperanza y amistad. Un ejemplo inspirador, pues John retomó su actividad de dibujar, volvió a cultivar su afición en la calle...empezó a ser visible para los transeúntes... incluso para algunos críticos de arte.

El libro se acompaña de los dibujos del propio autor, dibujos con los que se ha ido ganando la vida y con los que ha salido del pozo en que se encontraba.  Una vida que merece la pena ser conocida.

"Cuando se puso el sol y el día llegó a su fin, el artista John Dolan y su perro George vivieron felices por nunca jamás."





martes, 28 de abril de 2015

Música para feos, de Lorenzo Silva.

“La felicidad, ahora puedo recordarlo y contarlo, incluso debo, existe y es pasear de la mano bajo el sol de Madrid, camino del metro, después de haber desayunado tranquilamente, y que al llegar al metro cada uno vaya a tomar una dirección distinta y eso no importe.”



Melodía, ritmo y armonía, eso es la música, combinados los elementos de tal forma que a través de ella sentimos, nos dejamos llevar por otros historias o las hacemos nuestras. ¿Quién no se ha sentido identificado con una canción? ¿Quién no ha sentido que hablaban de él/ella? ¿Quién no la ha dedicado porque no había mejor forma de expresar un sentimiento?

¿Alguien no sabe todavía quién es Lorenzo Silva? Nos encontramos ante una novela al margen de la serie policíaca de Bevilacqua y Chamorro. Música para feos es una historia de amor, pero que no se asusten los reticentes. Aquí no hay sentimentalismo fácil, azúcar en demasía, que nadie tema un posible coma diabético literario. 

Esto es una historia de amor a contracorriente, una historia creíble, no todo en ella es idílico, aquí descubriremos una relación entre dos personas normales y corrientes que podemos encontrarnos por la calle. 

¿Quién es ella? Mónica, periodista desencantada, una chica que no ha cumplido todavía los treinta y que no se encuentra en un buen momento, ni personal ni laboral. Ella nos cuenta la historia, una historia que parte de una noche en la que se deja llevar por la descerebrada de su amiga Alba y va a parar a una discoteca donde decide beber y dejarse llevar por el destino.

"Porque esa noche, en vez de estrellarme, encontré lo único hermoso y limpio que de veras he tenido"

¿Quién es él? Ramón, cuarenta y cinco años, con un pasado a sus espaldas, algo introvertido, hermético, misterioso. El azar hace que se encuentren una noche y ya nada vuelva a ser lo mismo. Dos personas a priori diferentes, con vidas que apuntarían hacía la incompatibilidad de ambos, pero nada puede hacerse contra el destino, un destino lleno de música, de la banda sonora maravillosa que va de la mano de esta historia, canciones que todos hemos escuchado en alguna ocasión y que los protagonistas emplean para desnudar sus corazones. 

Una novela sencilla, pero intensa y profunda, narrada de forma muy elegante. Una historia que llega más allá de sus últimas páginas, acompañada por canciones inmortales. De necesaria lectura.

  "Lo que esperamos no siempre resulta estar a la altura, pero los instantes de espera, cuando la ilusión se mantiene intacta, y cuando se tiene la intuición de que se espera algo que vale la pena y que podría llegar, son de los pocos espacios de placidez y plenitud que conoce el alma humana. Me gusta tanto caminar, y esperar, como esperar mientras camino."




jueves, 23 de abril de 2015

Libros, libros, libros...


Decía Santa Teresa de Jesús: "Lee y conducirás, no leas y serás conducido"... Imaginad un mundo sin libros...Un mundo no donde el placer y las emociones son ficticios, donde no está permitido que la literatura te enseñe universos nuevos, historias que te remuevan, que lleguen a tu alma, que te hagan madurar y pensar por ti mismo, que te hagan preguntarte no el cómo, sino el porqué...

Imaginad un mundo sin esas maravillosas y preciadas estanterías que tenéis en casa. Un mundo sin librerías, un mundo donde para obtener un bien tan preciado debes enfrentarte a los demás, incluso arriesgar tu vida, porque en ese mundo los libros se queman y la libertad de pensamiento no existe... Afortunadamente, hoy hay que imaginarlo. Otros lo vivieron como realidad en tiempos del nazismo, y tuvieron una gran generosidad al inspirarse y dejarnos  obras maestras e imprescindibles como esta...

"Tiene que haber algo en los libros, cosas que no podemos imaginar, para hacer que una mujer permanezca en una casa que arde. Ahí tiene que haber algo. Uno no se sacrifica por nada (...) Anoche estuve meditando. Y, por primera vez, me di cuenta de que había un hombre detrás de cada uno de ellos. Un hombre tuvo que haberlo ideado. Un hombre tuvo que emplear mucho tiempo en trasladarlo al papel. Y ni siquiera se me había ocurrido hasta ahora".

 23 de abril de 2015

FELIZ DÍA DEL LIBRO