martes, 2 de agosto de 2016

Mi recuerdo es más fuerte que tu olvido. Paloma Sánchez-Garnica.



Hace poco más de una semana tuve la oportunidad de ir a la presentación del título que os traigo hoy. Contaba Paloma Sánchez-Garnica que "Mi recuerdo es más fuerte que tu olvido" es un verso perteneciente a un poema ("Acuérdate de mí") de Carlos Augusto Salaverry. No era el título previsto inicialmente para el libro, pero cuando lo leyó tuvo claro que se ajustaba a la novela como anillo al dedo.

Nos encontramos en el año 2014. Carlota Molina, una mujer vulnerable, madura e independiente, recibe de madrugada una llamada de su hermana, Julia Balmaseda. Es la primera vez que las dos hablan. El padre de ambas, Clemente, se está muriendo y quiere ver a Carlota. 

A raíz de esa llamada iremos conociendo el pasado de Carlota. Tras creer durante de infancia que su padre estaba casi siempre ausente por motivos de trabajo, descubre a los 12 años que el motivo es bien distinto. Carlota comprende que está creciendo rodeada de engaños como consecuencia de una madre tan enamorada y conformista que nunca ha visto más allá de sus narices ni ha pensado en los daños colaterales de sus actos. Solo le queda el consuelo de saberse comprendida por su abuela Zenobia, una mujer dulce y fuerte que también tiene mucho que contar.

Estamos ante una novela que arranca despacio, pero que en pocos capítulos te atrapa irremediablemente. Si bien Carlota es la protagonista, hay un elenco de tramas y personajes magistralmente elaborados que prácticamente crean una historia coral. A través de su hermana Julia conocemos a los Balmaseda, a los distintos momentos en los que sus vidas se han cruzado, y es que ambas familias tienen todo un pasado lleno de traiciones, engaños y secretos y,  fruto de ello, un presente lleno de frustraciones, fracasos y cosas por decir. Pero no quiero entrar en muchos detalles, es mejor descubrirlos a través de su lectura.

Aunque la historia se desarrolla en la actualidad, tiene su base en hechos acaecidos en los años 50. Eran otros tiempos, tiempos en los que el maltrato psicológico era considerado como normal, especialmente en las familias de clase alta. Tiempos en los que casi todas las mujeres se conformaban y aceptaban sus circunstancias, por muy pésimas que fueran, pues el sometimiento económico, físico y social a su marido era total. La autora refleja perfectamente esa sociedad de antaño mediante los contrastes y la incomprensión de las mujeres pertenecientes a distintas generaciones que aparecen en la novela (la madre de Carlota, la propia Carlota, Julia o la joven hija de Julia, por poner solo algunos ejemplos). Es muy fácil emitir juicios cuando no se ha vivido en unas condiciones que hoy día escapan a nuestro entendimiento.

Estamos, en definitiva ante un libro que nos habla de las emociones más primarias, de la infelicidad, el desamor, las relaciones de pareja, las relaciones tóxicas que se establecen a veces entre los hijos y sus progenitores, las segundas oportunidades...Una gran madeja que vamos deshilachando poco a poco y casi sin darnos cuenta. Muy recomendable ( y eso que yo no soy muy de novelas premiadas).


Nota: Cazando Estrellas se toma un descanso en agosto para volver con las pilas cargadas en septiembre. Gracias por estar.  ¡Nos leemos!


martes, 26 de julio de 2016

La decisión de Sophie. William Styron.


 Pues volvemos a la literatura de calidad, a esa que es ineludible y que ineludiblemente tenemos que leer (y en este caso, ver también su adaptación cinematográfica de 1982, que le valió el Oscar a Meryl Streep).

Stingo, como muchos conocían a William Styron, escribe la novela a partir de un sueño donde recuerda a una mujer a la que conoció hace años, por lo que, al menos en sus primeras páginas, el libro tiene muchos componentes autobiográficos.

Despedido de una editorial, nuestro narrador se muda a una casa de huéspedes en Brooklyn, donde conocerá a Sophie, una católica polaca superviviente del Holocausto. Sophie mantiene una relación tormentosa, tóxica y destructiva con Nathan, un judío de gran temperamento. Stingo se verá irremediablemente atraído por Sophie y pasará a formar parte de su vida.

Nos encontramos ante una novela coral de ritmo pausado, donde este peculiar triángulo formado por Stingo (el narrador), Sophie y Nathan, se nos presentan como unos personajes llenos de matices, realismo, cargados de profundidad,  y con toda una historia que contar, destacando Sophie. Escrita en primera persona, Stingo comparte con el lector la vida de esta mujer con deseos de ser oída, amada, perdonada...Una mujer  llena de confesiones, mentiras y alguna traición; poco a poco vamos conociendo el terrible pasado que la atormenta, un pasado donde la tragedia está presente tanto en ella como en su familia, llegando a tomar decisiones (especialmente esa "decisión" que da título a la novela) cuyas consecuencias la persiguen a lo largo de su vida. 

Antes comentaba que el ritmo de la historia es pausado, pero no es una lectura que resulte pesada o lenta, y creo que ello se debe a la maestría del autor para mezclar géneros, pues aquí encontramos género epistolar, dosis de humor y disquisiciones sobre las cosas más diversas y antagónicas. En tan solo unas páginas el lector pasa del drama a la risa, sin que en ningún momento resulte chocante. 

De obligada lectura, al igual que el completísimo y minucioso epílogo de Javier García Sánchez que acompaña la presente edición. El libro se acaba. Sophie permanece. Un clásico ineludible.

martes, 19 de julio de 2016

Quince perros. André Alexis.

"Un entendimiento perfecto entre dos seres
 no es garantía de felicidad."




Lo eterno a veces aburre, claro que sí. Los dioses lo saben, y... ¿qué mejor que distraerse con los humanos y habitantes de la Tierra en general? Apolo y Hermes se encuentran de visita en nuestro planeta. Se encuentran en un bar departiendo sobre lo humano y lo divino. Apolo cree que los hombres están condenados a no entenderse, que son completos ignorantes con respecto a lo que significan sus palabras para los demás. Hermes, en cambio, cree que la conciencia y el lenguaje dan la felicidad. Ambos deciden hacer un experiento y una apuesta que no gustará nada a Zeus: acuerdan conceder palabra y pensamiento a quince perros que están pasando la noche en una clínica veterinaria cercana...

"Esos pobres perros  no tienen las mismas capacidades que los humanos. No están hechos para soportar la duda ni para saber que algún día morirán. Con sus sentidos e instintos, sufrirán el doble que los humanos."

 Estamos ante una de las propuestas más originales que he visto en literatura en los últimos tiempos. Con un estilo narrativo sencillo, nos vamos adentrando en una historia muy reflexiva, con toques filosóficos, donde el humor, la emoción y la crueldad también tienen cabida.

"Cada uno reaccionó de manera diferente a su nueva condición. A Atticus la situación le parecía intolerable. Bastante traumático resultaba ya saber que uno era un simple perro, como para vivir en un mundo en el que los otros perros te trataban como si no fueses de los suyos (...) Prince era el único que aceptaba totalmente aquel cambio en su conciencia. Era como si hubiese descubierto un nuevo modo de ver, una perspectiva que volvía extraño y maravilloso todo lo que había conocido hasta entonces (...) Benjy era el que mejor se había acomodado a la nueva manera de pensar. De naturaleza egoísta, ponía su inteligencia casi exclusivamente al servicio de sus caprichos, necesidades y deseos."

Instinto vs razón. Vamos conociendo la evolución de cada uno de los perros. En algunos prevalece el instinto y la mentalidad de manada y jerarquía. Otros sufren un auténtico conflicto de identidad, y hay quien desarrolla las características humanas más oscuras: egoísmo, doblez, ansia de poder, hasta el punto de que varios perros llegan a adquirir un carácter extremadamente violento. La conciencia se presenta como una bendición o una maldición, según los casos, y el autor logra que tomemos la hipótesis como cierta, que nos parezca creíble que algo así pueda suceder, de tal modo que, como dice Eduardo Mendoza "uno acaba con la certeza de que los perros del mundo le ocultan algo".

"Majnoun nunca hubiese pensado que la inteligencia pudiera tener nada que ver con el estatus. Le pareció que aquello que los humanos denominaban inteligencia era, en todos los sentidos, inferior al conocimiento que él recordaba haber tenido en su antigua vida de perro, la vida que había llevado antes de que el pensamiento lo tocase de refilón. Cuando llegó a la conclusión de que Miguel le concedía a Benjy un estatus superior porque el beagle rodaba por el suelo y se hacía el muerto, Majnoun se quedó pasmado."

 Esta novela de tan solo 186 páginas es de los que no se van de tu cabeza fácilmente. No he dejado de darle vueltas a cómo enfocar la reseña, pues tenía la sensación de no transmitir lo conveniente y necesaria que considero esta lectura, lo que me ha gustado y cómo me ha dejado huella con las reflexiones que me ha llevado a hacer. Os aseguro que estos quince perros no os dejarán indiferentes. Por favor, leedlo.

"Por gris que fuese el mundo, seguía plagado de olores. Algunos humanos resultaban indescifrables o inestables. Podían cambiar de humor en un segundo y pasar de la bondad al instinto asesino sin previo aviso."


martes, 12 de julio de 2016

El silencio de las tierras altas. Steinar Bragi.




Literatura escandinava ideal para el periodo estival, así definiría "El silencio de las tierras altas", un thriller psicológico de tintes paranormales que no deja indiferente. Dos jóvenes parejas de clase acomodada deciden pasar un fin de semana fuera, alejados de la rutina de sus estresantes vidas, alejados del mundanal ruido. El destino elegido son las tierras altas de Islandia, un desierto volcánico donde no hay cobertura de móvil y donde apenas hay habitantes.

Una espesa niebla propicia un accidente que los dejará sin coche; el vehículo queda empotrado en el muro de una casa propiedad de unos ancianos que les ofrecen hospedaje. Pronto se darán cuenta de que deben salir de allí, pero no será nada fácil conseguirlo.

Estamos ante una novela tremendamente ágil y adictiva, que nos adentra rápidamente en un clima oscuro, inquietante y hostil. Con tan solo unas pinceladas, sin saber realmente qué está ocurriendo, el lector siente la angustia de los personajes en cada intento de volver a casa, y en cada fracaso que los obliga inexorablemente a volver a la misteriosa propiedad en medio de la nada, con sus espeluznantes dueños.

Este clima opresivo y aterrador, acrecenta las tensiones emergentes entre los miembros del grupo, lo que sacará lo peor de cada uno de ellos, dejando al descubierto las adicciones, tormentos y frustraciones subyacentes en su interior, así como la interrogante: ¿son realmente amigos? Mediante capítulos intercalados con la trama principal, vamos conociendo a cada uno de los protagonistas, lo que los ha llevado a ser cómo son, acentuándose así el componente de  crítica social que también encierra esta historia.

La diferencias culturales no han impedido que disfrute de la lectura (el hecho de que ante las circunstancias en las que se encuentran se pongan a beber y fumar como si no hubiera un mañana, es algo que a casi ninguno de nosotros nos cuadraría, lo que atribuyo a un factor cultural). Lo que sí me ha impedido el pleno disfrute de la lectura es el final, por ser injustamente abierto. Siempre digo que esto es cuestión de gustos, pero creo debo avisar que este es uno de esos libros en los que se disfruta del viaje, no del destino.


martes, 5 de julio de 2016

El beso del canguro. Eugenia Rico.

"Nadie va al funeral de los que mueren por dentro.
 Ni siquiera ellos mismos..."




Eugenia Rico (Oviedo, 1972) es Licenciada en Derecho y Relaciones Internacionales. También estudió Arte Dramático, aunque lo dejó todo por la literatura, donde cuenta ya con varios títulos en su haber.

En estos tiempos en los que están tan de moda esos memes cargados de frases motivadoras, esas citas ilustres que nos dicen que todo es posible, donde la psicología doméstica está llena de energía positiva, llega a mis manos este libro, donde todos esos mensajes carecen de sentido, porque hay quien nace con estrella y quien nace estrellado, y Lázaro, nuestro protagonista, pertenece a este último grupo.

Hijo de un maltratador, ya desde su infancia sus dramáticas circunstancias familiares y personales van determinando su destino, un destino en el que conocerá el desengaño amoroso, la decepción de la amistad, el engaño de aquellos en los que confiaba. Pero Lázaro es un superviviente, es un luchador nato, y esta es su historia, contada en primera persona.

Acompañaremos a Lázaro hasta su madurez, en un recorrido de lo más variopinto, porque el infierno es un círculo y el cielo una línea recta, y entre tanta oscuridad, a veces se filtran rayos de luz, y hay quien, pese a todo, siempre está ahí presente, de una forma u otra, para ayudar. "El beso del canguro" es una especie de Lazarillo de Tormes del S. XXI (salvando las distancias). Una novela con pinceladas dramáticas, filosóficas, y donde el humor tambien tiene cabida. Narrada con un estilo impecable, la autora rinde todo un homenaje al género picaresco, adaptándolo a los tiempos que corren.

martes, 28 de junio de 2016

La última salida. Federico Axat.



Federico Axat (Buenos Aires, 1975) es ingeniero de profesión , pero su vocación lo ha llevado a dedicarse también a la escritura. Tiene varios libros publicados, pero el que os traigo hoy es el único que he leído. Sin duda, os adelanto que no será el último.

"La última salida" cuenta la historia de Ted, un hombre rico, con una mujer y dos hijas adorables. Parace que lo tiene todo en la vida. Sin embargo, cuando lo conocemos está a punto de quitarse la vida en su casa. Justo cuando va a apretar el gatillo, alguien llama al timbre. Duda si ignorarlo y seguir adelante con su plan, pero entonces descubre una nota entre sus cosas, una nota que no recuerda haber escrito, y que dice "Abre la puerta. Es tu última salida". A partir de ese momento, la historia no da respiro, y sus 542 páginas transcurren casi sin que te des cuenta.

Federico Axat juega con el lector a su antojo, lo confunde a través de giros inesperados y altas dosis de suspense. En esta historia la realidad nunca es lo que parece. Los personajes me han encantado. Están muy bien definidos. He sentido la angustia de Ted, el protagonista, he dudado de él, al igual que de la psicóloga a través de la cual conocemos su pasado. También merece destacar a Lynch, pero prefiero no dar detalles, porque creo que da mucho juego y que es fundamental que lo descubra el lector.

En definitiva, estamos ante un thriller de esos a los que te acercas con ciertas dudas, por la publicidad y la etiqueta que se le coloca "lo mejor que vas a leer este año", pero debo decir que no es una exageración. Efectivamente, va a ser de lo mejor que haya leído en este año. Una novela ágil, trepidante, perturbadora y muy bien construída. Algo que valoro mucho. No me gustan las trampas que a veces se hacen en el género para dar salida a las tramas enrevesadas y complejas. Pues bien, este no es el caso. El autor llega un desenlace impactante en el que da margen a la interpretación del lector, pero donde casi todo queda bien claro.


martes, 21 de junio de 2016

Reencuentro. Margaret Deland.

"Según los habitantes de Old Chester, ser romántico es tan solo un poco menos reprobable que darse aires de grandeza. En sus setenta años de vida, el capitán Alfred Price no podía ser tachado de vanidoso, aunque,  ciertamente, tenía algo de responsabilidad en lo que se refiere al romance".
 

Por fin me estreno con un título de la editorial dÉpoca. Sin duda no será el último. Se trata de su colección "Nouvelles de Época", un género donde se incluyen joyas cuya autoría no siempre corresponde a escritores de renombre. A Margaret Deland, autora del libro que os traigo hoy, se la ha definido como la Elisabeth Gaskell norteamericana. Así nos lo explica clara y detalladamente Laura López en el prólogo de esta maravillosa y cuidada edición.

¿Sabéis? No he podido evitar que esta historia me recuerde en cierto modo a una película clásica que siempre he disfrutado mucho: "Solo el cielo lo sabe", con Rock Hudson  y Jane Wyman. En aquella ocasión, una solitaria viuda entregada a sus hijos (ya mayorcitos) cuando van a visitarla,  se enamora de un jardinero mucho más joven que ella. Ese romance no es aceptado en su entorno familiar ni social, lo cual resulta muy doloroso para los protagonistas.

Pero vayamos con la historia que nos ocupa. Nos situamos en Old Chester, un pequeño pueblo de Pensilvania, la aldea en la que pasó su infancia y adolescencia la señora North, que ahora regresa en el ocaso de su vida. Allí conoció al amor de su vida, al capitán Alfred Price, con quien no pudo llevar la relación a buen termino. Ahora se reencuentra con él, resulta ser su vecino,  pero en esta ocasión tampoco lo tendrán fácil. 

Nos encontramos ante una corta novela cargada de ironía, situaciones pintorescas, chismes y murmuraciones típicas, y es que los protagonistas lo tendrán todo en contra en esta segunda oportunidad que les ofrece el destino. ¿Conseguirán salvar los obstáculos? Para ello tenéis que leerla, os aseguro que una vez comenzada, no podréis parar. Una novela elegante en todos los sentidos. Literatura de calidad. De obligada lectura.