miércoles, 9 de agosto de 2017

Vacaciones de verano.




Pues eso, que por aquí también me tomo un respiro y echo el cierre temporal hasta septiembre. Hasta entonces, disfrutad del verano. Nos leemos a la vuelta. ¡Gracias por estar!

lunes, 7 de agosto de 2017

Más allá del invierno. Isabel Allende.

"En medio del invierno aprendí por fin que había en mí un verano invencible". Albert Camus.


He leído varios libros de Isabel Allende. Si la memoria no me falla, este es el sexto. No son pocos, aunque si los comparo con todos los que tiene, sí que puede resultar insuficiente. "Más allá del invierno" ha supuesto mi reencuentro de ella tras unos años sin leer sus novelas.

En esta ocasión, nos situamos en Nueva York, azotada por una brutal tormenta de nieve que paraliza prácticamente la vida de sus habitantes. En estas circunstancias conoceremos a los tres personajes que protagonizan la historia: Lucía, una profesora universitaria de origen chileno. A Richard, americano, también profesor universitario, jefe, vecino y casero de Lucía, ya que ella se aloja en un pequeño apartamento-sótano de su propiedad, y Evelyn, una joven guatemalteca sin papeles.

Lucía es una mujer mayor alegre y optimista que se siente atraída por Richard, que parece no corresponderle. Al contrario que ella, él es arisco, huraño, inseguro, solitario y algo hipocondríaco. En medio del temporal de nieve, Richard se ve obligado a llevar al veterinario a uno de sus gatos. A la vuelta, su coche chocará con el de Evelyn, una chica que casi no le habla y no reacciona ante el incidente. Richard le da una tarjeta de visita. Ese choque cambiará la vida de los tres protagonistas...

Estamos ante una novela de personajes. En los capítulos se van intercalando el presente, el cómo se cruzan estos tres destinos, con el pasado de cada uno. Así, conoceremos los entresijos del golpe de estado en Chile, la emigración en América y el negocio que se esconde tras ella, los narcos y pandilleros de Guatemala, etc.

Reconozco que al principio me costó entrar en la historia. No terminaba de conectar con los personajes, y el ritmo me parecía lento, seguramente debido a que la trama del presente se veía constantemente interrumpida con la alternancia del pasado de los personajes, un pasado muy extenso y minucioso, algo que a su vez (y aquí está lo bueno) me ha ayudado finalmente a entender a los protagonistas y conectar con ellos.

Sin ser la novela de Allende que más me ha gustado, he disfrutado mucho más de lo esperado, he reído y he llorado con su lectura. Su mensaje,  tan acertado y con origen en la frase de Camus arriba citada, coincide con el invierno particular en que se encontraba la autora al enfrentarse a esta novela.

Me he encontrado con un invierno meteorológico, pero símbolo y metáfora también del invierno vital por el que han pasado los protagonistas, que, cuando parace todo perdido, no se dan por vencidos y finalmente optan por buscar la calidez y la luz del destino, porque, aunque no se puedan cambiar las cosas, aunque no se pueda cambiar el duro pasado, sí se puede cambiar la perspectiva con la que lo vemos, o la forma en la que gestionamos las huellas que nos ha dejado. Y es que, en nuestro invierno personal y en las imperfecciones de la  vida, podemos encontrar la calidez y la luz de un verano emergente que espera en nuestro interior. Y esa es una lección vital que repasaremos y afianzaremos con este libro

martes, 1 de agosto de 2017

Manual de remedios. Ella Berthoud y Susan Elderkin.



Biblioterapia (del gr. biblíon, libro, y therapeía, asistencia), f. prescripción de novelas para las dolencias de la vida (Berthoud y Elderkin, 2014).

Hace un par de semanas hablaba de la atracción hacia esos títulos que hacen alusión a bibliotecas, librerías y literatura en general. Son libros que hacen saltar nuestra alarma lectora y que acabamos haciendo nuestros, porque constituyen una debilidad a la que nos encanta sucumbir.

Este libro es un manual de medicina, solo que algo diferente a los demás. Así nos lo advierten las autoras a en su comienzo. Aquí no hay distinción entre el dolor físico y el emocional. Aquí encontraremos situaciones de todo tipo: habituales, difíciles,  extraordinarias... y para cada una de ellas se nos ofrecerá un medicamento que no es el que venden en las farmacias, sino en las librerías, bibliotecas y similares.

Ella Berthoud y Susan Elderkin estudiaron Literatura en la Universidad de Cambridge. En 2008 establecieron un servicio de recetas literarias en la londinense The School of Life, y desde entonces prescriben libros a pacientes de todo el mundo. Son biblioterapeutas ¿Puede haber una profesión más bonita y más curiosa? Berthoud y Elderkin creen que las obras de ficción son la mejor cura. A veces, solo supondrán un consuelo, pero en cualquier caso, hallaremos el poder de la literatura, el poder de viajar estando sentado en el sofá y regresar de ese viaje siendo una persona distinta, descubriendo cosas nuevas o planteándote otras perspectivas.

Y así encontraremos remedios literarios para la jaqueca, para el corazón roto y para una serie de dolencias que se recogen de la A hasta la Z. Además, el lector dispone también de una serie de consejos y sugerencias intercaladas a lo largo de las páginas para, por ejemplo, descubrir qué tipo de humor es el que te gusta en las novelas.

Se trata de un volumen completísimo y lleno de curiosidades,  que anima a retomar ejemplares ya leídos, hacer crecer nuestra lista de títulos por leer, así como descubrir otros hasta entonces desconocidos. Si a ello sumamos la preciosa edición en la que se ha publicado el manual (el interior es justo lo que promete el exterior), no queda otra que afirmar que estamos ante un libro imprescindible.