Las gratitudes. Delphine de Vigan.

"Envejecer es aprender a perder. Asumir, todas o casi todas las semanas, un nuevo déficit, una nueva degradación, un nuevo deterioro. Así es como lo veo yo".


Conocemos a Michka Seld, una anciana sin familia que vive sola y que solo cuenta con la compañía y cuidados de Marie, su joven vecina. Los problemas de salud de Michka van en aumento, impidiendo que pueda seguir viviendo sola. Ingresará en un geriátrico, donde contará con la ayuda de Jerôme, el logopeda del centro, y es que  nuestra protagonista tiene afasia, va perdiendo poco a poco su capacidad para leer, para escribir y, lo que es peor,  el poder expresar lo que quiere decir. Un trastorno especialmente demoledor en su caso, pues está directamente ligado a lo que se ha dedicado profesionalmente toda su vida. 

¿Hay algo más devastador que perder paulatinamente la capacidad de expresarte y ser consciente de que la estás perdiendo? Las voces de Marie y Jerôme van alternando en los capítulos y a través de ellos conoceremos sus propias vidas, además del pasado de nuestra entrañable anciana protagonista.

Reflexionar sobre el pasado cuando vas madurando, hacer balance de la vida cuando esta va llegando a su ocaso, no dar por hecho que se sabe lo no expresado con palabras, ser agradecidos, decir lo que sentimos, la soledad, el ser consciente de cuándo te vas apagando y cuándo dejas de valerte por ti mismo… Sobre todo esto nos habla y nos invita a reflexionar  Delphine de Vigan en su última novela, “Las gratitudes”. Es una historia algo predecible, en el sentido de que es fácil intuir (antes de llegar a la mitad) lo que va a pasar con cada uno de los personajes. Pese a ello, la he devorado en un día y me ha emocionado mucho tanto la historia como la forma de contarla de la escritora. Es una novela breve, intensa, dura y necesaria. 


Comentarios

  1. Y sigo sin leer nada de la autora. A ver cuándo le pongo remedio!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  2. Una autora que conocí no hace mucho. Una autora muy interesante que tengo que frecuentar más. Besos.

    ResponderEliminar
  3. Empecé una novela de la autora, pero la abandoné. Voy a echarle un ojo a esta, que me ha interesado mucho.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Nos has enamorado a todos con la cita de este libro que has compartido en redes. Es como una colleja a nuestra rutinas: di te quiero siempre que sea cierto, no esperes a mañana porque quizás mañana no puedas decirlo. No he leído Delphine De Vigan, pero ahora ya sé por qué título empezar. Besos.

    ResponderEliminar
  5. Qué entrañable la historia y qué dura. Tanto ayer cuando vi la entrada en Instagram, como hoy al leer la reseña, me he acordado de mi abuela, que falleció hace unos años y que, lamentablemente, sufrió una parálisis durante unas semanas antes de morir. Verla así me partió el corazón y cada vez que me acuerdo de ella en el hospital se me vuelve a romper, así que no creo que ahora mismo pueda enfrentarme a este libro. Tal vez más adelante.

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  6. Voy a esperar a tener ánimo para que me estrujen el corazón, que es lo que hacen estas historias. Besotes

    ResponderEliminar
  7. Buenos días, Rocio:
    La enfermedad que padece la protagonista la conozco de cerca. Es tan terrible para el que la padece como para las personas con las que se relaciona, especialmente la familia. Tomo buena nota de esta novela, sin duda puede ser muy interesante.
    Un abrazo y gracias por tu propuesta!!

    ResponderEliminar
  8. Parece interesante. La apunto para un futuro. Besos.

    ResponderEliminar
  9. Ahora mismo no tengo el cuerpo para este tipo de historias, pero la autora es una de mis grandes pendientes y sí que quiero acercarme a su obra en algún momento aunque no sea con esta novela.

    ¡Besote!

    ResponderEliminar
  10. No me ha hecho falta leer tu fantástica opinión para tener esta novela entre mis prioridades. Ya son unas cuantas novelas de Delphine de Vigan, a quien descubrí con Nada se opone a la noche, las que tengo en mi haber y esta desde luego caerá.
    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Bueno, me gusta la autora. No la he leído pero sí vi aquella peli, y la historia me gustó. Tengo ganas de leer algo suyo pero, vengo de dos lecturas complicaditas, así que lo anoto para más adelante. Besos

    ResponderEliminar
  12. Uff, qué deprimente, más que el envejecer en sí, el perder la facultad de leer y escribir, algo que a algunos nos parece tan valioso y nos llena la vida. Leí un libro parecido (en lo que a enfermedad degenerativa se refiere) llamado "Martes con mi viejo profesor", que a pesar de su dureza, me dejó buen sabor de boca, sobre todo por las reflexiones y lecciones de vida que deja en el lector.

    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  13. Hum, por una parte me interesa, creo que tiene que haber más libros enfocados en la gente mayor, pero por otra la veo demasiado de personajes, y yo soy más de tramas. Miraré más reseñas y ya veremos, gracias por compartir tu opinión.

    Un saludo,
    Laura.

    ResponderEliminar
  14. Tengo muchas ganas de leer algo suyo, este lo tenía en el punto de mira ya =)

    Besotes

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡ Gracias por comentar !