miércoles, 26 de octubre de 2016

Muerte dulce. Félix G. Modroño.

 "El cortejo fúnebre ascendía con aire cansino hacia la cima del Colisa. Unas pocas plañideras lloraban sin excesiva convicción. Los demás rostros del escaso grupo denotaban más cansancio que tristeza. Solo una joven mujer parecía sentir la pérdida del difunto, misteriosamente asesinado. El sol de julio se mostró galante, atenuando la fuerza de sus rayos para incidir con suavidad en la muchacha. La rubia cabellera de Gorane Otamendi brillaba altiva sobre su ropaje enlutado. Era la única persona empeñada en acatar la última voluntad de su primo de ser sepultado en la ermita de San Sebastián y San Roque, en lo más alto de su querido monte."

Sí el lunes os contaba sobre "La sangre de los crucificados" que me había encantado, hoy vengo con "Muerte dulce", que me ha gustado más si cabe. En esta ocasión nos situamos en Balmaseda, 1683. Comenzamos conociendo a la joven Gorane Otamendi, cumpliendo la última voluntad de su primo, Pedro Urtiaga, que ha sido envenenado con una copa de vino. Sabiéndose en sus últimas horas de vida, Urtiaga escribe al doctor Zúniga poniéndolo en conocimiento de todo y pidiéndole un último favor: que investigue quién se encuentra tras su envenenamiento. Fernando de Zúñiga viajará a Balmaseda para esclarecer los hechos, esta vez en compañía de Pelayo, Leonor (que abandona el convento temporalmente con el pretexto de cuidar a su padre), Isabel (la ama de llaves) y su padre. Nuestro protagonista descubrirá pronto que la muerte de su amigo está relacionada con un juego recién nacido: el mus, y que no será la única que tenga lugar.

Nuevamente he disfrutado de la forma de contar de Félix. Ya desde el principio, con el funeral me he metido de lleno en la historia. El comienzo, así como lo que sigue al fragmento que comparto al principio, es detallado (que no lento), visual. Sientes la difícil subida al Kolitza, la combinación de verdes del lugar. No sé dónde he leído, pero juraría que lo he leído, que el autor hizo la subida para describirla posteriormente en la novela, y es que se nota el rigor que persigue en sus historias, algo que transmite no solo en el primer capítulo, sino también, por ejemplo,  cuando rinde homenaje al mus o cuando habla de la muerte por envenenamiento. Ese rigor se encuentra a lo largo de toda la novela, combinando ficción e historia a la perfección. 

No obstante, en esta ocasión, he disfrutado más de los personajes que de la ambientación y el contexto histórico-cultural, y es que se profundiza más en ellos. Me ha gustado ser testigo de la evolución de Zúñiga y de Pelayo, de conocer  más  sobre Leonor e Isabel, así como a secundarios como Gorane, un personaje que llega a confundir, y que es considerada de distinta forma según los ojos que la miran (desde los míos, del siglo XXI, una pelagarta).

Sorprendida gratamente con la primera entrega, con esta segunda he disfrutado muchísimo también. Mañana sale a la venta la tercera, una nueva aventura de este personaje que ya nos ha cautivado a tantos. Habrá que hacer una visita a la librería. Lo veo.
 
"Nuestro mundo íntimo se encuentra en guardia permanente. Las luchas interiores forman parte de nuestro ser. Y, aunque aparentemos coherencia y actuemos con ella, algo intrínseco de nuestra alma nos hará dudar cada vez que tengamos que elegir entre dos caminos."

16 comentarios:

  1. Os habéis puesto las pilas con esta saga para leer la última entrega. Yo no he leído ninguno y tengo que ponerme con él porque el autor me gusta, pero tengo tanto pendiente...
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Me resisto a empezar series pero esta va a caer. Me gusta más lo que cuentas de este segundo libro que del primero en cuanto a forma, porque el caso me llama más el primero.
    Lo de que los escritores hagan las cosae para ponerse en la piel de sus personajes siempre me causa inquietud. ¿Y si les da por querer saber qué siente un asesino?
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Pues encantada de leer que esta serie va a más porque como te decía el otro día yo empezaré por el tercero.
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Este mes ha sido catastrófico en cuanto a fallecimientos de conocidos o familiares se refiere. Me animaré con el libro, pero más adelante. Un beso.

    ResponderEliminar
  5. A mí también me ha gustado mucho esta segunda entrega, deseando comenzar la siguiente
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Pues apetecer me apetece... pero por el poco tiempo y todo lo acumulado de momento he conseguido resistirme para empezar esta serie...
    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Hola!!
    No pinta nada mal esta saga, quizás la lea más adelante
    Un saludo :)

    ResponderEliminar
  8. También he disfrutado mucho reencontrándome con Zúñiga, su familia y sus amigos. Ahora a por el tercer libro!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  9. No voy a leer toda la reseña que no me quiero enterar de cosas del primer libro. Estoy viendo muchas reseñas de los libros de Félix estos días. Está gustando mucho a todo el mundo.

    Besos!

    ResponderEliminar
  10. Ya solo queda ver qué nos depara en la tercera entrega!! Besos

    ResponderEliminar
  11. ¿y porqué tienes el blog infantil en wordpress?

    ResponderEliminar
  12. Disfruté mucho con las dos novelas protagonizadas por Zúñiga. Como bien dices en tu reseña, en la primera de ellas domina quizás más la ambientación sobre los personajes, pero en esta segunda los personajes son magníficos. Estoy deseando disfrutar ya de la tercera entrega de lo que ya parece una saga. Besos.

    ResponderEliminar
  13. Pues como te dije en la otra reseña... a ver si me pongo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  14. No te leído ninguno, pero tengo ganas de descubrir al autor
    Besos

    ResponderEliminar
  15. Los personajes como bien dices te van atrapando y les vas cogiendo más cariño cada vez.

    ResponderEliminar
  16. Me llama más l atención su otro registro.

    ResponderEliminar

¡ Gracias por comentar !