Días sin final. Sebastian Barry.

 "Me llenó el corazón de alegría. Son tan escasas las cosas que te llenan el corazón de alegría que conviene tomar nota mental cuando las encuentras para no olvidarlas".


Leí la sinopsis (todavía lo hago algunas veces) de esta novela y me la compré. Y ahí estaba algo olvidada cuando, comentando con un amigo las novedades editoriales, me dijo que en breve se edita un nuevo título del autor (la continuación de este que os traigo, aunque este tiene un final cerrado). Me habló de lo mucho que le había gustado Días sin final y me recomendó que no lo dejara por más tiempo, y eso hice. Poco o nada sabía yo de Sebastian Barry, un escritor irlandés con numerosos galardones en su haber. Desde ya os digo que no le perderé la pista.

Nos situamos en la década de 1850. Conocemos a Thomas McNulty, que es quien nos cuenta la historia, un joven de diecisiete años que, ante la escasez y dificultades para salir adelante, toma la decisión que toman otros muchos jóvenes: se alista en el ejército de los Estados Unidos.

Acompañaremos al protagonista en su trayectoria vital: su participación en las guerras indias y en la guerra de Secesión, su lucha por sobrevivir y sobreponerse a las terribles penurias por las que pasará. 

Con estas breves pinceladas que os doy puede parecer una historia muy dura, y lo es, pero es mucho más. McNulty se rodea de personajes entrañables: se enamorará, vivirá momentos inolvidables y sus esfuerzos por salir adelante darán paso a una vida llena de esperanza, porque eso es Días sin final, una novela de contrastes: nos muestra la peor cara de la guerra, pero también la belleza de la amistad, del amor y las oportunidades que presenta la vida, y lo hace con tal belleza narrativa que no he podido evitar caer rendida ante este autor. Un western que me ha calado y que prácticamente he subrayado de principio a fin. No lo dejéis pasar.



Comentarios

  1. Una cita para enmarcar y una portada para perderse en ella. McNulty era mi profe de inglés, estupendo.
    Ya sabes que yo a la guerra voy de mala gana. Que tengo lo de los árboles pendiente para este año así que a pesar de los buenos momentos, la esperanza y lo que importa en la vida, el amor y la amistad. Yo de momento lo dejo ir.
    Besitos

    ResponderEliminar
  2. Coincido con Norah, la portada es preciosa. No conocía al autor, pero me ha gustado lo que nos has contado (o a lo mejor es cómo lo cuentas, no sé) En cualquier caso, tomo nota para un futuro, que ahora no puedo gastar más en libros... :(

    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  3. Con la cita que has puesto no puedo no anotar este libro. Me has ganado. Un beso

    ResponderEliminar
  4. Si me lo cuentas así, no me resisto y tendré que leerla. Lo que no sé es cuándo, que los pendientes se me acumulan.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  5. La verdad es que no me llama nada ¿para qué te voy a decir lo contrario? A pesar de que nos recomiendes no dejarlo pasar no me siento atraída por este título.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Oh, qué maravilla, ¿no? Tu reseña me convence y, pese a las guerras, parece un libro lleno de luz, quizás por culpa de esa cubierta o de la cita contagiosa con la que abres tu entrada. Me había pasado del todo desapercibido y lo único que me da pena es que el autor no sea contemporáneo a la historia que relata (sería entonces perfecto), pero me la llevo. Besos.

    ResponderEliminar
  7. Qué interesante todo lo que nos cuentas. A mí la guerra a nivel histórico me interesa muchísimo, venga de donde venga. Creo que eso escenarios son estupendos para desarrollar temas muy importantes para el ser humano.
    Un abrazo, Rocío y muchas gracias por tu estupenda reseña!!

    ResponderEliminar
  8. Somos una frívolas, pero yo también me enamoré de esa portada cuando la pusiste en instagram. Desde luego me la llevo bien apuntada.
    un beso

    ResponderEliminar
  9. Ummm, Ro. No sé. La trama y el contexto no me llama mucho, la verdad. Me alegro que tú la hayas disfrutado, así te sentirás más animada para la siguiente. Pero yo, pues creo que no. Besos

    ResponderEliminar
  10. Que linda portada tan melancolica! Nada que no te hayan dicho ya, muchas gracias por tu descubrimiento al menos para mi y ese autor tambien lo es.
    Abrazosbuhos!!

    ResponderEliminar
  11. Pues no sé... En principio no me animaría, pero es que con tu reseña no me atrevo a descartarla. Le echaré un ojo ;-)
    Un beso.

    ResponderEliminar
  12. La portada es una absoluta maravilla, de las más bonitas que he visto nunca. Y aunque la trama a priori no me termina de volver loco, me despertaste curiosidad. Creo que correré el riesgo y me dejaré sorprender a ver qué tal. Me lo llevo.

    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  13. Tomo nota. Estoy necesitada de escritura bonita, de esa "belleza narrativa" que mencionas. Abrazos.

    ResponderEliminar
  14. Pues no me importaría nada leerlo, me gusta la ambientación, me gusta lo que cuentas de la historia por muy dura que sea y me gusta esa belleza narrativa que resaltas. No va a ser a corto plazo, no tengo ahora el cuerpo para esto, pero tomo nota para más adelante.

    ¡Besote!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡ Gracias por comentar !