Un secreto. Alejandro Palomas.


«Papá dice que cuando menos lo esperas pasan cosas, unas buenas y otras así así, y que lo mejor es tomarlas como vienen. Y también dice "Al mal tiempo buena cara", que es como decir "llueve, pero qué se le va a hacer" aunque en persona mayor».


Vuelve Alejandro Palomas, y con él retomo yo también mi actividad en el blog. El pasado día 19 de marzo tenía una cita ineludible en la librería. Ganas, lo que se dice ganas, tenía pocas, pero debía parte de un regalo de cumpleaños (a Marina, de Cargada con libros, hay que regalarle libros que todavía no están a la venta, de lo contrario el regalar se puede convertir en un deporte de riesgo), y una promesa es una promesa. Por fin  se publicaba "Un secreto", continuación de "Un hijo" y, ya que estaba, aproveché también para hacerme con mi ejemplar. Hoy os cuento mis impresiones.

Nos reencontramos con Guille, ese niño tan especial, tierno y frágil que, pese a seguir acusando la ausencia de su madre,  parece haber logrado la estabilidad familiar junto a su padre, algo en lo que siguen trabajando con la ayuda y supervisión de María, aquella orientadora "mágica" e imprescindible en la vida de ambos. Pero ya no son dos, y es que desde Navidad Nazia, aquella compañera de clase de Guille, ahora es su hermana de acogida y cobra especial protagonismo en esta nueva entrega. 

Nazia está "demasiado bien" dada la situación familiar y la experiencia por la que está pasando (la familia es detenida por la policía cuando pretendían viajar a Pakistán para casarla con un primo, por lo que pasa de vivir con ellos en el supermercado a estar en acogida temporal),  pero a María nada se le escapa; tampoco a Sonia, una de las maestras  del cole,  y es que Nazia, como Guille,  también es un "niño iceberg": niños cuyos comportamientos son solo la punta de un iceberg, y con los que hay que trabajar mucho para lograr ver el fondo. Un trabajo que no solo requiere esfuerzo con los niños, sino con los profesionales que trabajan con ellos porque a veces, por el paso los años, el desánimo o la falta de vocación, estas personas no ven más allá de sus narices, algo que queda muy bien reflejado en este libro.

En esta ocasión, la pequeña Nazia está obsesionada con la Cenicienta. Además, atesora una misteriosa foto y guarda un secreto que poco a poco saldrá a la luz gracias a Guille, a Ángela (una compañera nueva en clase muy, muy especial también) y a la ayuda de los adultos. Poco a poco iremos tirando del hilo y resolviendo el rompecabezas de una historia dura, pero llena de esperanza. 

Ya sabéis que soy una lectora palomizada, por lo que es inevitable que Un secreto me haya cautivado de principio a fin con sus colibríes, su música, su sencillez y sus pinceladas de magia. Qué bien  reencontrarme con esa inocencia infantil que desarma y emociona (este año los niños que me rodean son muy "diferentes" a Guille, vamos a dejarlo ahí). Necesitaba leer a Alejandro Palomas, buscar el bálsamo de sus reflexiones en las redes o su literatura, y el destino ha querido que justo ahora se publicara este libro cuya lectura ha sido un pequeño lenitivo. Y ya está.


Comentarios

  1. Tengo muchísimas ganas de ponerme con esta novela, Alejandro Palomas me encanta y no me pierdo una publicación suya.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. La inocencia infantil da para mucho, es un tema que siempre emociona.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Hola guapa,

    yo de Palomas he leído una madre y corrí a comprar Un perro y Un amor pero aún no los he leído, la falta de tiempo es lo que tiene. Con estos no sé si me animaré porque la literatura protagonizada por niños no me acaba de llamar del todo.

    Un besote muy fuerte y mucho ánimo

    ResponderEliminar
  4. Lo siento pero me he tenido que reír con lo de Marina y regalarle libros que no están a la venta.
    Lo de lectora palomizada está bien, es como algo con lo que contar y encima esta vez con nueva historia.
    A mí Un hijo me gustó pero en plan normal, alguna cosa me resultó rara y no me acabó de convencer.
    Esta historia pinta muy bien, la verdad, aunque triste también es. Y es cierto que por la razón que sea hay educadores con una desgana increíble, que van a cumplir y pasar de todo y no complicarse la vida, solo pensando en la nómina y los días de vacaciones. Una pena, y me parece muy bien que Palomas lo exponga.
    Seguro que lo acabaré leyendo.
    Qué bien tenerte de nuevo por aquí.
    Besotes

    ResponderEliminar
  5. Mi preferido de este autor es Una madre pero con Un hijo lloré a moco tendido con el final y tengo un gran recuerdo. Con esta me animaré tarde o temprano pero ahora no es el momento.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Tengo que leer aún Un hijo. Tengo que ponerme las pilas con este autor!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  7. Amiga jajaj Hay que ver lo que dices de mi, verdades como puños. No sabes lo que te agradezco el regalo, ya sabes que no había que cumpliar la promesa justo ese día pero me alegro de tener ya este libro en casa. Lo voy a empezar ya mismo. Me alegro de que te haya gustado, no lo dudaba, y de que vuelvas por aquí. Ya sabes :)

    ResponderEliminar
  8. Tiene muy buena pinta y el autor me gusta, habrá que sacarle hueco en algún momento
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Me encantó "Un hijo", y es que Guille es un personaje tan entrañable, que tengo muchas ganas de leer esta continuación.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. También tengo ganas de leer este libro. Me gustó mucho Un hijo así que seguro que este me emociona igual.

    Espero que estés más animada y que hayas vuelto para quedarte :)

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  11. Sigo conociendo a Palomas solo como traductor, no como escritor (de hecho estoy leyendo ahora mismo un libro traducido por él). Y cuantos más libros publica, más pereza me da porque son muchos y están todos relacionados y al final me tocaría leerlos todos... es que no sé qué me pasa con este hombre (bueno, sí lo sé, que cuando se hablan tantas maravillas de un autor yo tomo distancia...).

    Qué alegría tenerte de nuevo por aquí :)

    ¡Besote!

    ResponderEliminar
  12. Paso muy de puntillas, que tengo Un hijo pendiente =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  13. Utilizo a Palomas como descongestionante, entre dos ladrillos por lo general.

    ResponderEliminar
  14. Me uno a pseudo. Utilicé "un amor" como intermedio de 2666 de bolaño.
    Me pareció sencillo y tierno. A la nuera de la Consuelo y a la propia Consuelo les encantó.
    Bss

    ResponderEliminar
  15. Ya sabes que me encanta Alejandro Palomas y que también soy una lectora palomizada, pero... Es que la única novela que no me gustó de este autor fue, precisamente, "Un hijo", así que no queda esperanza para mí :-((( Besotes.

    ResponderEliminar
  16. hola! debo conocerla, debo conocerla!!excelente reseña, saludosbuhos.

    ResponderEliminar
  17. No tengo perdón, dije que del año pasado no pasaba leer a este autor, y aquí sigo... en fin, a ver si este es el definitivo porque con lo bien que habláis ganas tengo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  18. Ay Ro, qué desastre. Con Palomas me porto fatal. Tengo en casa casi la totalidad de sus libros pero solo he leído un par de ellos. Me encantaría retomarlo. Leí uno de sus primeros libros, cuando nadie lo conocía todavía y me encantó y sin embargo, lo tengo abandonado. A ver si un día ajusto cuentas. Besos

    ResponderEliminar
  19. Me temo que Moniki, mi compi de blog, también se ha vuelto una "lectora palomizada". De hecho para su cumple (hace pocas semanas), uno de los libros que le regalé fue "Un amor". El de "Un hijo" le encantó, así que supongo que más adelante este también caerá.

    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  20. ¡Hola! ^^
    Tengo ganas de leer a este autor de una vez, porque todo el mundo coincide en lo bueno que es. Tengo pendiente todos sus libros, "Un perro", "Un hijo", "Una madre", este... todos me atraen muchísimo. No sé cuando los leeré, pero no me cabe duda de que me van a gustar.
    Besos!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡ Gracias por comentar !