Querida señora Bird. A.J. Pearce.



Querida señora Bird es la primera novela de la británica A.J. Pearce. Cuenta la autora que lo que la llevó a escribir esta historia fue el descubrimiento de un ejemplar de una revista femenina de 1939. Allí encontró una sección llamada "Página de problemas", un lugar donde las mujeres pedían consejos y alternaban entre auténticos dramas y trivialidades, como lo molesta que es la gente que empuja en las colas. Así nace el libro del que os hablo hoy.

Nos situamos en Londres, 1940. Nuestra protagonista, Emmeline, es una joven secretaria en un despacho de abogados que compatibiliza su trabajo con el de teleoperadora voluntaria en el Servicio de Bomberos Auxliares. Sin embargo, quiere implicarse y ayudar más en tiempos de guerra, así que no duda en presentarse a una entrevista de trabajo que se oferta en el periódico para prestar sus servicios en el London Evening Chronicle. Emmeline es la candidata elegida; el problema es que el trabajo a desempeñar no es el que pensaba (corresponsal de guerra), sino mecanógrafa para la famosa columnista de consejos Henrietta Bird. Emmeline va asimilando poco a poco el error y se va adaptando al trabajo, pero la señora Bird es muy estricta y le deja claro que no debe contestarse ninguna carta que esté fuera de lugar, siendo el concepto fuera de lugar demasiado amplio, y dejando sin contestar cartas realmente dramáticas. Nuestra protagonista, conmovida por las historias que llegan a sus manos de mujeres con hijos y maridos en el frente, decidirá actuar por cuenta propia y contestar a las cartas, poniendo en riesgo su trabajo.

Esta novela, pese a que se desarrolla en un entorno dramático, tiene componentes propios del feelgood que tenemos en auge. Recuerda a "La sociedad literaria y el pastel de piel de patata de Guernsey", al enfocar con humor situaciones en tiempos duros y al reflejar cómo la gente acababa integrando la guerra en su día a día, poniéndose la máscara antigás con naturalidad o escuchando los bombardeos cercanos sin abandonar su puesto de trabajo; tiempos de escasez en general, donde acaba asomando la ilusión por algo, por ir a ver una película, salir a merendar o enamorarse, por ejemplo.

Aquí también conoceremos a personajes secundarios muy logrados, como el señor Collins o Bunty, la compañera de piso y la mejor amiga de la protagonista. Querida señora Bird es algo predecible, no es una novela perfecta, no, pero no está nada mal para ser la primera de la autora. Es una lectura entretenida, esperanzadora y divertida sobre la amistad, el optimismo y el amor en tiempos de guerra. Eso sí, también os digo que nosotros tenemos nuestra propia A.J. Pearce: se llama Mónica Gutiérrez (de quien me he acordado en numerosas ocasiones a lo largo de la lectura), cuyos libros también recomiendo sin dudar si os gustan este tipo de historias.


Comentarios

  1. Pues tenía ganas de ver alguna opinión de esta novela. Ahora estoy algo atascada de kecturas pero ne la llevo, la veo fresca y divertida, como una lectura para el verano en mi caso.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. No lo conocía... pero pinta muy muy bien, creo que me gustaría. Además me llama la atención la época en que está ambientado.
    Lo apunto.

    Besotes

    ResponderEliminar
  3. ¡Me la apunto! También me estaba acordando de Mónica según leía la reseña, así que... me la llevo sin dudar :)

    Besos!

    ResponderEliminar
  4. El que apetece leer es el de la sociedad de patata XD De Mónica solo he leído "La librería sel señor Livingstone" y me gustó muchísimo, leeré más de ella seguro.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Pues me la llevo, este tipo de lecturas de vez en cuando me gustan mucho.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Me lo apunto, no lo conocía pero tiene una pinta maravillosa!

    ResponderEliminar
  7. ¡Exacto! Esa es la clave del feelgood y así nació, en época de la Segunda Guerra Mundial, para ofrecer un paréntesis de paz en medio de la crisis. Esa es la peculiariedad del feelgood, que narra con simpatía y optimismo incluso el hecho de ponerse una máscar antigas, es esperanzador, recordaba a los británicos que no debían abandonar sus pequeños placeres cotidianos (como tomar el té o pasear por la campiña) y que esa esencia tan inglesa perduraría, Gran Bretaña resistiría... y sin perder el sentido del humor.
    No he leído esta novela pero me gusta mucho lo que nos cuentas de ella, y ya ves que es decir "feelgood" y allá que me lanzo a meterte un rollo, jajajaja. Mil gracias por mencionarme, esa es la intención de mis novelas, justo esa, un poquito de humor y optimismo incluso en tiempos de crisis ;-)

    ResponderEliminar
  8. Ains... A mí es que me nombran a mis queridos amigos de Guernsey y ya me tienen ganada. Me gusta la literatura que llaman 'feelgood' y que una amiga y yo definimos como 'libros felices' porque así es como nos sentimos al llegar a la última página. Me lo apunto. Además, esa portada y esa referencia a las revistas...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Antes de que lo dijeras ya estaba pensando en la piel de patata. En fin, que esto del feelgood es un poco raro para mí porque de mano no me suele gustar pero algunos tienen un algo especial que me gustan mucho, como el que hablábamos y los de Mónica. Me parece que éste lo dejo pasar.
    Besote!!

    ResponderEliminar
  10. Pues gracias a Mónica le estoy cogiendo mucho gustito a estas historias, así que me la apunto, que estoy segura que también la voy a disfrutar.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  11. Suena muy apetecible. A Moniki, mi compi de blog, creo que podría gustarle. Estupenda recomendación.

    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  12. Lo tengo pendiente y le tengo ganas, me apetece algo así, tierno
    Besos

    ResponderEliminar
  13. DE Mónica sí he leído un par de títulos, pero "La sociedad literaria..." lo tengo esperando turno en la estantería, así que aunque este me pica por el argumento (aunque no soy de feelgood), me gustaría antes leer este y decidir si me animo o no. Mientras tanto, anoteision.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  14. Esta me la llevo anotada. Es una mezcla muy atractiva el ambientar en los comienzos de la Segunda Guerra Mundial una novela feelgood. Por lo que nos cuentas en tu reseña, veo que merece la pena leerla. Besos.

    ResponderEliminar
  15. Pintaca!! Este me lo llevo con los ojos cerrados. Gracias. Besos.

    ResponderEliminar
  16. A pesar de esa previsibilidad y de que tiene que tener sus cosillas, esta es de esas lecturas que te relajan y te entretienen cuando la vida y la cabeza solo te piden paz en una lectura. Me lo llevo por si me lo cruzo.

    ¡Besote!

    ResponderEliminar
  17. Desde que Mónica me "enganchó" a sus novelas feelgood, me gusta colar alguna de vez en cuando, para curar el espíritu. Si además del buen rollo tiene buenos personajes, estaré encantada de hacerle un hueco en mis estanterías. Abrazos.

    ResponderEliminar
  18. Lo ví en las estanterías de una tienda en Madrid. Eché un ojo al libro y creo que le espero para cuando esté en bolsillo. De momento, me quedo con los "feelgood" de casa...como D.E.Stevenson, quien pasó por los momentos de las dos guerras mundiales del siglo pasado , y supo sacar la parte más interesante y jugosa de la vida, con mucho sentido del humor...y además, están muy bien escritos. Un abrazo y feliz Año!!

    ResponderEliminar
  19. No me había parado mucho en esta historia pero la verdad es que la portada es una maravilla y me gusta lo que cuentas. Así que la anoto a ver si puedo leerla. Jajajaja, muy bueno lo de Mónica Serendipia.
    Besos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡ Gracias por comentar !