Decíamos ayer...Frankenstein. Mary Shelley.

"Aprenda de mí, si no por mis consejos, al menos por mi ejemplo, y vea cuán peligrosa es la adquisición de conocimientos y cuánto más feliz es el hombre que acepta su lugar en el mundo en vez de aspirar a ser más de lo que la naturaleza le permitirá jamás".
 


Traer Frankenstein al blog era una asignatura pendiente que, con ocasión del bicentenario de su primera edición, no he querido retrasar más. Lo cierto es que he estado dándole vueltas a cómo enfocar esta entrada, porque poco puede añadirse que no se haya dicho ya sobre esta maravilla de la literatura universal, y sí que hay mucho que decir sobre algunas ediciones muy elaboradas que tenemos a nuestro alcance.

Cuando pienso en este libro automáticamente se me viene a la cabeza su origen, ese origen que casi todos conocemos: aquel atípico verano de 1816 (el 'año sin verano') en la propiedad de lord Byron,  Villa Diodati (cerca de Ginebra) donde aquel grupo de amigos, entre los que se encontraban Mary Wollstonecraft y Percy B. Shelley, acordó un juego literario consistente en escribir cada uno de ellos una historia de terror para combatir así el aburrimiento consecuencia de las inclemencias del tiempo.

Así surgió la historia (publicada año y medio después, teniendo la autora apenas dieciocho años),  donde conocemos a Robert Walton, un viajero aventurero que ha organizado una expedición al Polo Norte, y en cuyo camino se cruzará con un Victor Frankenstein, un hombre enfermo, perdido y desesperado que le contará su historia. Victor es un joven perteneciente a una familia acomodada suiza. Estudioso y ávido de conocimiento, se traslada a Inglaterra para estudiar filosofía natural, fisiología y otras ciencias. Pero Victor quiere más, y se propone infundir vida en matera muerta. Sus titánicos esfuerzos darán resultado, naciendo un monstruo aterrador de grandes dimensiones, pero nada es como había imaginado; su fervoroso deseo, que llega más allá de lo razonable, se convierte en asco y arrepentimiento, llegando el horror a su vida.

Son varios los aspectos que me fascinan de Frankenstein: la edad de la autora al escribirlo, la inmensidad del resultado de aquel relato fruto de un juego literario y una pesadilla nocturna, o su capacidad de hacer que la compasión del lector oscile entre Victor y el monstruo

Dándole voz a ambos, Mary Shelley nos muestra,  por un lado, a un noble científico que se ve sobrepasado por su ambición al querer jugar a ser Dios pero que, al contrario que este (es un matiz importante) se arrepiente de su creación. Por otro, a un engendro que ni siquiera tiene nombre, pero que tiene conciencia de sí mismo, que siente y padece, que se muestra impresionado por la belleza del mundo pero desconcertado por la crueldad de los hombres,  que se cuestiona el porqué de su existencia, y que a priori se muestra bondadoso. Un ser, en definitiva, que busca su lugar en el mundo y que al ser rechazado cambia de actitud y decide causar terror. En definitiva, una obra maestra donde ciencia ficción, terror, filosofía y romanticismo van de la mano



En cuanto a las ediciones, las hay para todos los gustos. Mis favoritas son las de Austral, Espasa Clásicos (el manuscrito original descubierto en la biblioteca Bodleiana) y Ariel (Edición anotada para científicos, creadores y curiosos en general). Todas de la Editorial Planeta, todo queda en casa, en casa de José C. Vales, para ser exactos, que se encarga de la traducción de los textos literarios que van acompañados por anotaciones y ensayos sin desperdicio. En mi cuenta de Instagram  más detalles sobre las ediciones en una foto que publiqué hace unos días.

Y como celebramos el bicentenario de la obra y yo andaba dándole vueltas a cómo celebrar los ocho años del blog, os adelanto que habrá sorteo...


Comentarios

  1. Yo estoy loca por hacerme con esta edición de Espasa me enamoré en cuanto la vi por primera vez.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Y yo sin leer este clasicazo, no tengo perdón. Creo que por casa hay el libro, eso sí no es una edición tan bonita como las que enseñas. Palabrita isleña que leeré al monstruo ;)
    Besotes

    ResponderEliminar
  3. Si te digo la verdad, yo solo he visto la peli pero me encantaría leer el texto... Lo mismo hay suerte con ese sorteo jejeje... Has traído una gran historia y todo un clásico. Besos

    ResponderEliminar
  4. Ahora tengo ganas de leer Frankenstein por primera vez y el de Ospina otra vez. Por gustar me mola el de Arial claro. Yo tengo una edición de dos euros de Plutón así que imagino que no será muy allá.
    Cuánta razón lleva la cita de inicio.
    Besotes

    ResponderEliminar
  5. ¿Bicentenario? Lo desconocía. Y ¡¡¡¡8 años!!! de blog, muchísimas felicidades por adelantado. Me parece una gran celebración con esa criatura tan desubicada, que produce sentimientos ambivalentes de ternura y tristeza.
    Un beso

    ResponderEliminar
  6. La edición es una moooooonada =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  7. Sí, la edición es muy bonita. A mí me gustó mucho es libro y clarísimamente me pongo de parte del "monstruo"

    Besos!

    ResponderEliminar
  8. Me encanta este libro! Pero no lo tengo, que las dos veces que lo he leído han sido ejemplares de la biblio. Así que estaré muy atenta a tu sorteo.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  9. Esta novela es maravillosa, casi tanto como su creación y origen. La releeré este año, que es lo que toca por el bicentenario, y leeré por primera vez "El año del verano que nunca llegó", de Ospina, que también va tocando. Mi edición es la de Nórdica ilustrada de hace unos años, con traducción de Francisco Torres, pero quiero hacerme con una de estas ediciones que enseñas, ya veremos cuál.

    ¡Besote!

    ResponderEliminar
  10. Yo creo que has superado el reto de hacer una estupenda reseña sobre una novela de la Qué, como comentas, poco se puede añadir. Y han sido esos detalles sobre el origen de la misma, que desconocía, los que me han encantado.
    Las ediciones son preciosas. Feliz cumpleblog.
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Me encanta la entrada que le dedicas a este clásico de la literatura, "la historia más terrorífica jamás contada". Por cierto, ¿te he recomendado alguna vez "El año del verano que nunca llegó", de William Ospina? Te encantará, no te cuento más ;-) Es un ensayo genial y romanticista sobre la pandilla de villa Diodati y lo que escribieron durante aquel extrañísimo verano. No me enrollo: que me encanta la entrada conmemorativa, que soy muy fan de Shelley y si criatura y que me encanta tu iniciativa. Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Soy tremendamente fan de este libro. Lo leí de adolescente, en un par de noches de verano de esas en las que el calor hace que se te peguen las sábanas y apenas puedes respirar. Es la imagen que me viene a la cabeza cuando pienso en 'Frankenstein'. Lo he releído un par de veces después. Y siempre la impresión ha sido la misma. ¡Cuánto hay detrás de esos personajes!. Y sí, me parece increíble que sólo tuviera 18 años cuando la ideó.

    Besines.

    ResponderEliminar
  13. Estoy deseando hincarle el diente...Llevo muchos años detrás de leerlo. Soy una profunda admiradora de Mary Woolstonecraft a quien he leído y leo de cuando en cuando. Su hija, Mary, tuvo algunas de las libertades y derechos por lo que ella luchó. Me ha encantado la entrada y que rememores el encuentro de escritores, donde una mujer, también decide crear una historia de terror. No sabía que este año era el bicentenario. Por cierto, creo que ha sido una errata, pero ponía Mary Woolstonecraf en vez de Mary Shelley en aquella Villa italiana...pero Mary murió al mes de nacer Shelley.
    Un abrazo muy grande.

    ResponderEliminar
  14. Tengo pendiente este libro, y desde que leí El verano que nunca llegó lo tengo muy en mente, creo que me fascinará, porque además no me siento muy contaminada, he tratado de mantenerme lejos de posibles spoliers y lo he conseguido, pero ya va siendo su hora, ¿verdad? Me pasaré a ese sorteo :)
    Besos

    ResponderEliminar
  15. Un poco dura la cita del principio. No le quito su parte de verdad, pero si no buscásemos más conocimientos, ¿dónde estaríamos aún? En fin, en cualquier caso, no estaría de más que me decidiera con el libro, después de haber visto tantas versiones cinematográficas. Abrazos.

    ResponderEliminar
  16. Las circunstancias de creación de esta obra siempre me han impresionado, es increíble que de algo así, tan improvisada, saliera una obra de este calibre. Una novela que sin duda, esconde mucho en su interior, fantástica reseña ;)

    ResponderEliminar
  17. Mi reseña está pendiente, a ver si la saco pronto. Pero tenemos impresiones parecidas.
    La preciosísima edición que tú tienes de Espasa, yo la tengo en digital, y la de Austral, como bien sabes, en papel, que es la que he leído hace tan solo unos días.
    A mí también me sorprende un montón la forma en la que salió escrita esta novela, que en mi reseña, te contaré cómo yo llegué hasta Frankenstein.
    Besitos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡ Gracias por comentar !