martes, 10 de octubre de 2017

Decíamos ayer... De Profundis. Oscar Wilde.

"También tengo que aprender a ser feliz. Antes sabía serlo o creía saberlo por instinto. En mi corazón reinaba siempre la primavera, la alegría de vivir era pareja de mi temperamento. Como se llena una copa de vino hasta los bordes, colmé yo  mi vida de placeres. Ahora me acerco a la vida con una visión completamente nueva, y a menudo me será muy difícil concebir tan solo la felicidad."




Oscar Wilde (1854-1900) se encontraba en los más alto allá por 1895. Casado con Constance Lloyd, con dos hijos, social y literariamente muy bien posicionado, parecía que había alcanzado el techo de la felicidad, pero no fue así. En 1891 conoció al hijo del Marqués de Queensberry, con quien trabó una amistad demasiado íntima. Posteriormente, el Marqués le tachó de sodomita, y abrió un proceso contra Wilde, lo que llevaría a este a ingresar en la prisión de Reading durante dos largos años.

Es allí donde el autor  escribe a Bosie (Lord Alfred Douglas),  haciendo balance de su vida y de lo sucedido, y es en ese momento cuando el lector se convierte en testigo de su personal y dantesco descenso a los infiernos. Nace así "De Profundis", obra póstuma denominada inicialmente "Epistola in Carcere et Vinculis".

Despojado de su familia, de su nombre, de su posición y de su éxito, el escritor reflexiona sobre su obsesión por Bosie, una obsesión que le llevó a olvidarse de su incondicional mujer e hijos. Wilde se muestra vulnerable y sensible ante el conquistador, caprichoso y embaucador lord. El lector se siente impotente presenciando cómo tropieza con la misma piedra una y otra vez, cómo perdona todo oprobio, engaño y abuso en tan lamentable relación. Wilde es ninguneado, abandonado ante la enfermedad, es víctima del brutal maltrato psicológico al que es sometido; fue víctima permanente de la ambición y del egoísmo del deletéreo amante Bosie, un joven inmaduro cegado por el odio que no solo abandonó a Wilde en los malos momentos, sino que siguió aprovechándose de él al hacer públicas las cartas que aquel le escribía. Pese a ello, el autor tan solo invita a la reflexión, sin odio alguno entre sus letras.

De profundis es el balance de una vida, el arrepentimiento de los errores cometidos, la necesidad de expiación y de empezar de nuevo, de ser feliz y sobreponerse a los acontecimientos, y es que en esa soledad entre cuatro paredes Wilde ve destellos de luz, de esperanza. Se adentra en la espiritualidad y descubre la figura de un Cristo humano a través de su propia experiencia, sobre lo que reflexionará en profundidad.

El escritor comienza a pensar que tanto sufrimiento le ayudará a reconstruir  su vida y encontrar la paz en un nuevo camino presidido por la humildad, despojado de todo materialismo. Ve nuevas posibilidades en el arte y en la vida en general, tiene nuevos propósitos, propósitos que, lamentablemente, no llevó a cabo cuando, arruinado al salir de la cárcel, intentó llevar una nueva vida con un nuevo nombre en París... pero no pudo ser. Murió el 30 de noviembre de 1900 a causa (al parecer) de una meningitis.

Un libro conmovedor cargado de reflexiones donde el lector se adentra en el alma torturada del escritor, donde no quedarás indemne tras la lectura, donde llegas a sentirte como un intruso por la intimidad revelada. Estamos ante una lectura inolvidable; en mi caso,  fruto de una conversación casual con mi socia en la que acordamos leerlo y comentarlo juntas (hasta ahora solo había leído fragmentos). Imprescindible (a ser posible, con una traducción decente).

"Ya he dicho que tras el dolor siempre está el dolor, pero es mejor decir que tras el dolor siempre hay un alma,  y burlarse de un alma torturada es una cosa horrible. La vida de quién tal hace no puede ser hermosa."



21 comentarios:

  1. Creo que en este momento no estoy para este tipo de lectura pero se queda apuntado.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. No me llama especialmente lo que es un alivio porque estoy hasta arriba.

    Un beso!

    ResponderEliminar
  3. No me convence ahora mismo. Un beso ;)

    ResponderEliminar
  4. Uy uy uy, me parece interesantísimo lo que has contado. Joer con Wilde, no perdía el tiempo eh....
    Me lo anoto, lo indagaré a fondo en la libre.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  5. Claro, pero leerlo con la socia es ir con ventaja, ¡así cualquiera! A mí no me alcanza ahora mismo la materia gris ni el corazón para meterme esta tremenda historia entre pecho y espalda.
    Me gusta eso de que descubriera en medio de esa situación tan terrible, una salida que además suena a interesante aunque me has fastidiado, no sabía que hubiera muerto sin conseguir llevar esa vida que había imaginado. Desde luego, pareces un guionista de antena 3, jeje.
    Igual un día lo intento.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Wilde siempre es imprescindible, tanto en ficción como cuando él mismo se abre en canal ante el lector. Lo de la traducción buena ya es más peliagudo.

    ¡Besote!

    ResponderEliminar
  7. Uys, uys, uys, que con éste me tientas... Y mucho!!!
    Besotes!!

    ResponderEliminar
  8. Yo lo leí hace varios años, siendo muy, muy joven. Sé que tengo que releerlo algún día, porque no recuerdo mucho, claro está, aparte del sentimiento que se respira en cada una de sus páginas. Mientras lo tuve entre mis manos me sentí... extraño; es decir, me gustaba, pero tal y como dices, me sentía muy mal de saber toda la carga que llevaba Wilde encima. Pero en resumidas cuentas, me parece un libro precioso.

    ResponderEliminar
  9. No se... No me veo con ella. Con este tipo de novelas tengo que tener mucho feeling con el autor y no es el caso de Wilde.

    ResponderEliminar
  10. Yo sí que lo leeré. Intentaré acertar con la traducción.
    Besos.

    ResponderEliminar
  11. No sabes la de vez que he anotado este autor para buscar algo suyo, siempre por referencias en otros títulos, de autores que lo mencionaban o algo así. No creo que me anime de momento, pero tomo nota.
    Un beso

    ResponderEliminar
  12. Una lectura muy distinta a otras que he hecho de Wilde. Creo que puede ser una manera interesante de acercarse a la persona más que al escritor. Besos

    ResponderEliminar
  13. No hace mucho he releído a Wilde y me ha gustado mucho. El que reseñas me lo han recomendado mucho, por todo el sentimiento que expresa y por las circunstancias vitales del autor en ese momento. Lo apunto sin dudar.
    Me ha preocupado lo de la traducción porque no acertar con ello es perder mucho con el libro. ¿Alguna recomendación?
    Gracias por compartirlo.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me fío de esta:
      https://www.agapea.com/Oscar-Wilde/De-profundis-y-otros-escritos-de-la-carcel-9788490324820-i.htm

      Gracias a ti por pasar :-)

      Eliminar
  14. Tengo pendiente seguir con Wilde, solo leí dos obras suyas y me apetece cotillear en esta que traes hoy.
    Besos

    ResponderEliminar
  15. Tu reseña es tentadora y lamentablemente aún no me he estrenado con Oscar Wilde, así que apuntado queda.
    Besos

    ResponderEliminar
  16. He leído muy poco del autor, no me importaría ampliar más mi conocimiento de su obra
    Besos

    ResponderEliminar
  17. Coincidimos en todo, una larga confesión aunque parezca que los pecados no le son propios. A mi además de pena me ha producido impotencia, este tipo de relaciones en las que uno manipula y el otro es manipulado me colman la paciencia. Por lo demás, me parece un ejercicio tan revelador... uf
    Besotes

    ResponderEliminar

¡ Gracias por comentar !