viernes, 27 de octubre de 2017

#29 Pasen, lean, sientan y vean. Mujeres de papel.


"Al presentarnos al señor, este preguntó a mis hermanos: 'Pequeños, ¿qué queréis ser de mayores?' No recuerdo lo que contestarían, pero viendo que a mí no me preguntaba nada, teniendo toda la cabeza llena de sueños, me acerqué y le dije: 'Yo voy a ser capitán de barco'. 'Las niñas no son nada', me contestó mirándome. Por estas palabras le tomé un odio terrible a este señor. ¿Qué es eso de que las niñas no son nada?".

Comparte esta anécdota en sus "Memorias armadas" Concha Méndez, una de las figuras más atractivas del panorama vanguardista español de los años veinte y treinta. Ella es una de las muchas mujeres que han sido rescatadas del olvido en la exposición "Mujeres de papel: trazos de la Generación del 27", una muestra en mi ciudad que he querido compartir y traer aquí (ya adelanté algunas fotos en las redes). 


La finalidad de la misma ha sido destacar la influencia que estas mujeres tuvieron en la construcción de la sociedad y de la historia desde la cultura y el arte, dándoles la visibilidad que no tuvieron en su época en la literatura, música, teatro, periodismo y filosofía durante el primer tercio del siglo XX, no se ciñéndose únicamente a las sinsombrero. 


En ella me encontré también, por ejemplo, con la escritora, poeta y dramaturga Carmen Conde, la primera mujer que ingresó en la Real Academia Española en 1979 (silla K, sucesora de Miguel Mihura (lectores curiosos, podéis leer su discurso de aceptación, pinchad aquí), o con Ernestina de Champourcín, discípula de uno de los poetas más grandes que ha dado la Generación del 27, Juan Ramón Jiménez, y en cuya obra he tenido la oportunidad de sumergirme y conocer bonitos versos:

Eludir el camino
que todos conocemos.
Seguir hacia adelante
ruta de los que intentan
lo que nunca pensaron
y se sienten felices
porque hay algo distinto,
porque se desvanece
de pronto lo que sobra
y no existe el vacío
si queremos colmarlo.


Esta exposición ha sido como un viaje en el tiempo. Me he trasladado a la residencia de señoritas de la época, he estado en su biblioteca, me he perdido entre sus documentos y objetos personales, entre sus publicaciones, sus fotos, sus inquietudes culturales. Me ha encantado reencontrar a unas y descubrir a otras (además de las ya mencionadas, estaban presentes grandes como María Teresa de León, Rosa Chacel, Clara Campoamor,  la pintora Maruja Mallo, y un largo etcétera). 


Por supuesto, me reencontré también con la filósofa y premiada escritora malagueña María Zambrano, considerada la ideóloga de la Generación del 27 (la primera foto es de su máquina de escribir, sus gafas y su matrícula en la Universidad). El reconocimiento a su obra ha sido lento, incluso tardío (como el de las demás) pero, como suele decirse,  más vale tarde que nunca. Y no me extiendo más, que nunca acabaría, porque lo cierto es que cada una de ellas merece una entrada propia en el blog.

En definitiva, una exposición de lo más completa, interesante e inspiradora sobre unas mujeres en cuya obra merece la pena adentrarse.

"Claro que hay que romper las barreras, 
pero ¿con qué ariete?" Rosa Chacel.


13 comentarios:

  1. Muy interesante lo que nos cuentas, yo debo confesar mi absoluto desconocimiento sobre esta autora. Voy a echar un vistazo a ese discurso.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por el paseo. Poco a poco se van haciendo conocidas esas figuras ocultas que fueron tan importantes.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Qué chulada de exposición, muy bonita tu reflexión, interesantísima.
    ¡Rocío presidente!
    Si es que, como dice mi madre, detrás de un gran hombre hay una gran mujer, nosotras gobernamos todo lo que tocamos, somos luchadoras desde pequeñajas.
    Besotesssss.

    ResponderEliminar
  4. En esos años la actitud vanguardista era un riesgo. Pero ellas lo asumieron

    ResponderEliminar
  5. Gracias por este viaje en el tiempo! Una exposición que me gustaría mucho visitar.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  6. Amo que cosas así sucedan. Aquí en Colombia, me parece a mí, algo parecido ocurre. No sé, todos se fijan en García Márquez y otros escritores de "renombre", pero también hubieron mujeres que se dedicaron a las letras cuyas historias de vida son increíbles. El más claro ejemplo que se me viene a la mente es Marvel Moreno, una escritora que abandonó Colombia para nunca volver; sus libros fueron traducidos a varios idiomas, pero aquí es prácticamente una desconocida.

    ResponderEliminar
  7. Anda que no has tenido que disfrutar de lo lindo. Son buenas estas exposiciones porque dan nombre (que en mi caso no conocía) a mujeres que han tenido un protagonismo que no se les ha querido reconocer lo suficiente.

    ResponderEliminar
  8. Muy buena entrada. Chiquilla qué arte para contarlo. La verdad es que no la he visto. A ver si me puedo pasar por allí que no sé hasta cuando estará.
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Hoy me parece muy interesante lo que nos traes, echaré un vistazo a ese discurso. Me ha encantado la entrada Rocío. Felicidades
    Besos

    ResponderEliminar
  10. ¡Qué maravilla de exposición! Lástima que me pille tan lejos... Hay tantas mujeres que valiendo tanto o más que los hombres se quedaron por el camino o no nos llegaron...

    Besos

    ResponderEliminar
  11. Me había pasado a leerte pero sin dejar constancia. Me alegro que estén dando relevancia a estas escritoras que el olvido parece que había relegado. Es como lo de Luisa Carnés (la de Tea rooms). La exposición y todo lo que relatas sobre ella es una pasada. Me ha encantado.
    Besotes

    ResponderEliminar
  12. Maravillosa...sin palabras...mujeres que han dejado huella, pero que se olvidan que nos tienen que hablar de ellas en las escuelas...lo hacen de forma tan somera...
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  13. Qué importantes son exposiciones así para dar a conocer y rescatar del olvido a grandes mujeres.
    Besos

    ResponderEliminar

¡ Gracias por comentar !