martes, 12 de septiembre de 2017

Lobo negro. Nick Jans.


 Bajo el lema de Thoreau, "todo lo bueno es libre y salvaje", la editorial Errata Naturae presenta la colección "Libros Salvajes", compuesta por títulos que hablan sobre la naturaleza y lo indómito, sobre ecología y conciencia social, mostrando que otras formas de vida son posibles en este planeta que todos compartimos. Dada mi fascinación por los lobos, devoré  este libro en poco más de un día. Como se puede deducir de esto y de la portada, estamos ante un libro que requiere cierto interés por los animales salvajes en general y por el lobo en particular. Hecha esta advertencia, os adelanto que me ha encantado.

Nick Jans siempre se sintió atraído por el lado más extremo de la naturaleza. Siendo joven creyó que ser cazador era la única opción para estar en contacto y ganarse la vida en ese ambiente, pero la primera vez que cazó un lobo, su conciencia se tiñó de una sensación permanente de recriminación, por lo que cada vez se fue limitando más a observar, hasta que abandonó la actividad definitivamente. 

Ya adulto, el aventurero, fotógrafo y escritor se mudó con su mujer a un barrio en las afueras de Juneau, capital de Alaska; un paisaje definido por lobos, osos y demás variedad de fauna salvaje. Después de realizar numerosos avistamientos de lobos, un lobo negro apareció a las puertas de su nueva casa, algo nada habitual, incluso en Alaska. Nick se dio cuenta de que no buscaba ni aceptaba comida, solo quería jugar y disfrutar de la compañía de los perros y humanos del lugar.


Es a partir de aquí cuando Nick comparte con el lector, en una especie de diario, su experiencia y la reacción de los habitantes del pueblo, puesto que la aparición de Romeo (con ese nombre bautizaron al lobo) no fue un episodio aislado, con los problemas que ello implicada a nivel institucional, de los habitantes y del propio lobo, que había encontrado en el lugar numerosos senderos trazados por el hombre que facilitaban su supervivencia con el mínimo esfuerzo.

 La ambientación en un lugar tan idílico, las fotografías que complementan la historia y seguir la trayectoria de este peculiar animal son las principales razones por las que he disfrutado mucho de este libro. Normalmente, un lobo pertenece a una manada, pero hay casos de "lobos solitarios" y el de Romeo es uno de ellos. Sin embargo, el franquear a diario la frontera entre la civilización y lo salvaje, jugándose la vida, para estar cerca de animales domésticos y humanos lo convierte en algo inaudito y digno de estudio por parte de biólogos y etólogos, como así fue. Y bueno, para ser testigos y entender mejor lo que sucedió, pues hay que leer el libro. Cuando me quise dar cuenta, Romeo ya se había hecho un hueco en mi corazón. Un "libro salvaje" muy recomendable.


18 comentarios:

  1. No me veo con este libro. No me ha llamado la atención.

    ResponderEliminar
  2. Me gusta mucho esta línea de Errata Naturae. Disfruté con la lectura de "Un año en los bosques", de Sue Hubbell, y con "Una temporada en Tinker Creek", de Annie Dillard, así que me llevo sin dudar el título que nos traes hoy de Nick Jans. No entiendo la caza como deporte o entretenimiento, no la entenderé jamás, por eso me siento tan cercana a la reflexión del autor sobre sus recriminaciones sobre matar lobos. Pero sobre todo me fascina la vida salvaje de los bosques, la poca que debe quedar ya. Muchas ganas de leerlo. Besos.

    ResponderEliminar
  3. Qué alivio poder decirte que éste no me atrae nada. Mi lista de pendientes y yo nos vamos felices de no tener más y felices de que lo hayas disfrutado tanto.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. En este caso no me lo llevo, no es una temática que me atraiga en absoluto aunque sí puedo compartir la postura del autor.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Ohhh a mí estos libros que me acercan a los animales, que escudriñan en su ser y su comportamiento me gustan mucho. No me importaría leerlo. Besos

    ResponderEliminar
  6. De la naturaleza me quedo con los paisajes pero lo de los animales...es que no nos entendemos muy allá. Eso no quiere decir que no los respete, pero ellos en su lugar natural (nada de zoos y circos varios) y yo en el mío.
    Otra vez será, me quedé en Colmillo blanco.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Cuanto me gusta lo que cuentas, es que el lobo es mi animal preferido y creo que esta historia tiene que tener un encanto especial.
    Un beso

    ResponderEliminar
  8. NO es lo que suelo leer, pero veo que lo has disfrutado tanto que me has picado la curiosidad. SI lo veo por la biblio, me lo llevo.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  9. Me pasa como a Margari; no suelo leer libros como éste, pero me has metido el gusanillo en el cuerpo ;-)

    Igual se lo regalo a una amiga por su cumple. Seguro que le encantará :)

    Besos!

    ResponderEliminar
  10. Qué historia tan preciosa y qué fascinantes son los animales... cuántas lecciones nos dan. Errata Naturae está haciendo un trabajo fantástico con varias de sus colecciones, y este me lo llevo sin dudarlo.

    ¡Besote!

    ResponderEliminar
  11. Los libros salvajes de Errata Naturae tienen una pinta estupenda. Le tengo el ojo echado a varios de ellos. A ver si me animo pronto con alguno.
    Besos

    ResponderEliminar
  12. No acostumbro a leer este tipo de libros pero mientras te leía he recordado a un gran lobo de Jack London que en mi niñez me emocionó y todos esos reportajes de un desconocido para la gente joven, Rodríguez de la Fuente que estaba fascinado por el lobo y hacía grandes documentales.
    Saludos

    ResponderEliminar
  13. Como Contxita, no he podido evitar acordarme de Rodríguez de la Fuente y ese amor suyo por los lobos. Yo reconozco que no siento esa admiración e interés por ellos, pero entiendo que la experiencia que cuenta el libro debe de ser increíble. Abrazos.

    ResponderEliminar
  14. Esta vez no me lo llevo, no me veo leyendo algo así
    Besos

    ResponderEliminar
  15. Me gusta lo que nos cuentas de este libro. Tomo nota de él. Besos.

    ResponderEliminar
  16. Hola otra vez , Meg . Estoy de vuelta de nuevo :-)
    Mi pareja leyó este libro y le gustó mucho , pero yo no me veo con a´nimos, sé cómo acaba...
    Besos.

    ResponderEliminar
  17. De un tiempo a esta parte creo que tengo el espíritu salvaje activado, me encantan los libros que te trasladan a bosques, lugares y naturaleza, incluyendo animales, claro está. Romeo parece todo un conquistador :)

    Besotes!

    ResponderEliminar
  18. Pues lo siento, pero no me convence en absoluto, no es para nada mi estilo, aunque me alegro de que lo hayas disfrutado.

    ResponderEliminar

¡ Gracias por comentar !