jueves, 19 de noviembre de 2015

Y tú no regresaste. Marceline Loridan-Ivens.

«En la vida, la de verdad, también se olvida, se deja pasar, se selecciona, pero se confía en los sentimientos. En aquel lugar era al revés, lo primero que se perdían eran las referencias de amor y de sensibilidad. Uno se congelaba por dentro para no morir. Tú sabes bien que en aquel lugar el espíritu se encogía, no había futuro más allá de cinco minutos, una perdía la conciencia de sí misma. (...) Desde mi barracón veía a los niños que iban camino de la cámara de gas. Me acuerdo de una niña abrazada a su muñeca. Tenía la mirada perdida.»



Marceline Loridan -Ivens nació en 1928. A los quince años fue detenida junto a su padre y enviada a los campos de Auschwitz-Birkeneau y posteriormente a los de Bergen-Belsen y Theresienstadt. Superviviente del Holocausto, tiene en su haber una gran carrera como realizadora de películas y documentales, tanto en solitario como con su marido, faceta que ha empleado en alguna ocasión para contar su experiencia, al igua que lo hace en el título que os traigo hoy.

Sin palabras. Así me he quedado al leer este libro. El Holocausto es un tema muy presente en la literatura, y no es ningún secreto que no me canso de leer al respecto y que no deja de impresionarme este episodio histórico. Se podría pensar que ya está todo dicho o que cualquier novela ambientada en esa época es más de lo mismo. Pero os aseguro que no es así, especialmente en este caso.

"Y tú no regresaste" es una especie de carta llena de reflexiones y sentimientos que Marceline escribe a su padre para contarle cómo le fue desde que se separaron y cómo ha seguido su vida después. En menos de cien páginas, y con un estilo desprovisto de sentimentalismo, sencillo y directo, la autora golpea y conmueve al lector de una forma diferente y mucho más intensa que en otras lecturas similares, y no solo por dejar plasmadas las condiciones infrahumanas a las que se vio sometida, sino por los pequeños detalles en los que no hemos pensado por mucho que hayamos leído sobre el tema. Una simple anécdota , como la de una amiga que también logró salir de la pesadilla, que llegó a ostentar el cargo de Ministra en su país, y que nunca dejó de llevarse las cucharillas de los restaurantes y los sitios donde iba a comer, sirve de mero ejemplo de las devastadoras consecuencias de tan horrible experiencia.

Para los supervivientes,  la vida ya no vuelve a ser la misma, y en muchos casos, mejor habría sido no sobrevivir, porque ya no soportas dormir en una cama, ni hacer vida normal; pero nuestra protagonista es capaz de llegar a aceptar su destino, porque ello le permitió estar junto a su padre más tiempo que el resto de su familia, una familia que no supo entenderla a su regreso, y eso es otro de los elementos que emociona al lector: ser testigo del amor tan grande entre padre e hija. Ambos parten juntos, pero son llevados a diferentes campos. Ambos hacen lo posible por saber el uno del otro, poniendo en riesgo incluso su vida.

Una frase de su padre,  pronunciada antes de separarse,  queda grabada en la memoria de Marceline, y es en esta frase donde encontramos la razón de ser de este libro: " Tú podrás regresar, porque eres joven, pero yo ya no volveré". Una historia real, breve en páginas, intensa y desgarradora que golpea sin piedad a quien la lee. Hecha esta advertencia, sin duda lo recomiendo.

«Yo era tu niña querida. Lo era todavía a los quince años. Se es querida niña a todas las edades. Tuve tan poco tiempo de llenarme de ti...Todavía hoy, cuando escucho decir "papá" me sobresalto, aunque hayan pasado setenta y cinco años, aunque lo diga alguien a quien ni siquiera conozco . Esa palabra salió de mi vida tan pronto que me hace daño; solo la puedo decir en mi fuero interno, pero de ningún modo articularla. Y sobre todo, no puedo escribirla.»

32 comentarios:

  1. Hace poco que ví este libro en la blogosfera y me llamó la atención, una historia dura y real requiere su momento para leerla y ahora mismo voy en otra onda, pero me apetece mucho. Gracias y un beso

    ResponderEliminar
  2. Pues quiero leerlo desde que lo vi. Me pasa como a ti que no me canso de leer historias sobre el Holocausto y cada una tiene algo diferente. Ésta tan intensa la quiero ya!!!

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Me gusta lo que cuentas. Yo tampoco me canso de leer sobre el tema. Lo tendré en cuenta, gracias.
    Un besote

    ResponderEliminar
  4. Bufff, Meg... A mi también me has dejado sin palabras. El Holocausto también es una época histórica de la que no me canso de leer y de aprender. No lo conocía, así que gracias por acercarmelo
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Yo he leído mucho sobre el Holocausto, tal vez demasiado. Por eso me niego a leer novelas- no creo que los no-sobrevivientes del horror puedan reflejarlo. De hecho, sospecho que la mayoría lo hace por dinero porque el tema vende. Las memorias o libros escritos por los sobrevivientes son otra cosa. No obstante, no creo que me atreva a leer este libro en particular. Y una cosa más: hay libros, absolutamente tremendos, escritos por los hijos de los sobrevivientes que tratan de cómo les afectó a ellos el Holocausto.
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy, yo discrepo. No creo que sea requisito vivir una cosa para poder escribir sobre ella. Obviamente no es lo mismo, pero hay obras de ficción tremendas al respecto. Tampoco creo que todo el mundo lo haga por dinero, aunque obviamente, es un factor presente en cualquiera que escriba un libro, sea del género que sea. Gracias por tu comentario y por tu aportación sobre los numerosos títulos que hay al respecto. Besos!

      Eliminar
  6. Siempre estremece saber sobre ese momento de una historia y unas experiecias que no han de ser olvidadas, sobre todo para que no se repitan.
    Es dificil no perder la fe en la humanidad cuando sabemos de tantas atrocidades, que no cesan.
    Al menos siempre tendrán nuestra repulsa.

    Un beso Meg, y gracias por tu visita a elapartamentoparisino.

    ResponderEliminar
  7. Este libro ya lo tenía apuntado, pero le añado asteriscos porque está claro que tengo que leerlo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Tiene que ser un libro muy, muy duro... Me gustaría leerlo, pero sinceramente no creo que lo haga; soy demasiado sensible y sé que al final el libro me dejaría "traumatizada" como ya me ha pasado con otros libros...
    Un besazo y gracias por la reseña.

    ResponderEliminar
  9. Lo tenía apuntado porque me dijeron que se me saltarían las lágrimas con él, madre mía, a ti te ha dejado sin palabras.. Intentaré leerlo antes.
    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Me he emocionado leyendo la cita que nos escribes al final de la reseña. Es cierto lo que comentas, que se ha escrito tanto sobre el Holocausto que a veces pensamos que ya nada puede sorprendernos o parecernos distinto al leer sobre este tema. Y, sin embargo, por tu reseña veo que Marceline Loridan ha vuelto a emocionarte y darte algo distinto. Me llevo este libro de Salamandra, por tu reseña y porque esta autora se merece que nadie la olvide nunca. Bss

    ResponderEliminar
  11. Pues a mí ya me has puesto el nudo en la garganta con la reseña que te ha quedado muy emotiva e intensa. El tema se me pone cuesta arriba y más cuando se trata de víctimas de los campos.
    Estoy de acuerdo contigo en que no hace falta vivir las cosas para contarlas por suerte porque si no con las novelas negras imagina...
    Besos

    ResponderEliminar
  12. Tampoco me canso de leer sobre esta temática. Siempre hay algo nuevo, siempre hay algo diferente en cada uno de los libros. Y este libro tiene que doler, tiene que emocionar... Si has conseguido emocionarme y que sufra con tu reseña...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  13. Me cuesta mucho la temática del holocausto. Procuro no leer sobre ello. Besos.

    ResponderEliminar
  14. Desde que salió fue un libro que pensé para ti, pero teníamos tantas opciones de compra (y este me parecía que seguro lo terminarías adquiriendo) que lo dejé estar. No estoy para mazazos ahora mismo pero el libro seguro que lo termino leyendo, sí, es de las que haría excepción.
    Besos

    ResponderEliminar
  15. Lo tengo pendiente y la verdad es que con muchas ganas de empezarlo. Saludos :D

    ResponderEliminar
  16. Fichadísimo, que me encanta la temática... además, esta editorial trae títulos muy interesantes =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  17. Confieso que lo tengo sin abrir aún, pero es porque me faltan vidas para tantas letras. Aunque sea cortito, se le ve que no es ligero...
    Besos

    ResponderEliminar
  18. Me gustó mucho leerla. Hay mucho en muy poco espacio.

    ResponderEliminar
  19. Es un tema que siempre resulta difícil y llevo un tiempo sin tocar, pero creo que si encuentro el momento adecuado para él, resultará una buena lectura.

    Besos

    ResponderEliminar
  20. Está claro que sobre este tema siempre parece que nunca está todo contado, especialmente cuando son memorias o relatos vividos en primera persona, o en segunda generación y sus consecuencias (como la genial Maus). Hace tiempo que no leo nada sobre el Holocausto, y Salamandra suele sorprenderme de cuando en cuando con algunas historias...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  21. Madre mía... Nada más leer la reseña me pone los pelos de punta, con esas frases que has escogido y lo que cuentas de ella... Encima una experiencia personal... Me gustaría leerla, no sé si ahora pero sí en el futuro: gracias por presentármela porque no la conocía hasta ahora. 1beso!

    ResponderEliminar
  22. Tengo unas ganas tremendas de leer este libro desde que leí la reseña de Albanta. A ver si estas Navidades cae :)

    Bs.

    ResponderEliminar
  23. Bueno, Meg, ya sabes lo cuesta arriba que se me hace, es doloroso para mí, para todo judío pero no se puede obviar el tema aunque tampoco recrearse y es que hay libros que lo tratan de manera superficial, hoy me pilla algo cabreado, he leído que el cantante de Eurovisión de Alemania no va porque la canción era homófoba y antisemita, hay quien nunca aprende... Besos

    ResponderEliminar
  24. Estas historias tan duras me producen sentimientos encontrados: me apetece leerlas pero me da miedo la intensidad del relato. Aún así me lo apunto.
    Besos!

    ResponderEliminar
  25. Jo, ¡qué duro! Hace mucho que no leo sobre el Holocausto pero es un tema que también me gusta tocar de vez en cuando. Me lo apunto porque tu reseña no me deja otra opción.

    Besos!

    ResponderEliminar
  26. Creo que por lo que te ha transmitido, me podría animar con él, aunque el Holocausto procuro que no sea de mis temas más recurrentes. No porque no me interese, sino por lo explotadísimo que está. Pero vamos, hoy leyéndote me la llevo, pendiente de buscarle el hueco, que con estas lecturas siempre es importante.

    Un besote, Meg!

    ResponderEliminar
  27. Yo con la sinopsis no se si echarme a llorar o devorarlo , me tienta mucho pero estos libros para mi son un arma de doble filo

    ResponderEliminar
  28. Toma que toma!! Este va para la saca!!! Ya voy poniendo títulos para lo que tú sabes. Me lo llevo. Besos.

    ResponderEliminar
  29. ayyy me lo anoto. Esa última cita me ha dejado la piel chinita.
    Un beso,
    Ale.

    ResponderEliminar
  30. Esta vez creo que lo dejo pasar. No me atrae demasiado la época en la que se ambienta.

    Un besito.

    ResponderEliminar
  31. Estos libros tan personales aportan visiones nuevas sobre un mismo tema. Dentro de la dureza de la historia no descarto leerlo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

¡ Gracias por comentar !