jueves, 15 de enero de 2015

Epístola del viernes (8): Hasta luego, Venus.



Querida Venus:


Esta semana llegó el momento de la despedida, esta vez definitiva. La primera vez fue cuando me independicé. Mamá no quiso que te llevara conmigo porque iba a ser muy duro para ella que ambas nos marcháramos a la vez, así que te quedaste con ella. Eso permitió que conociese a Enzo, que se convirtió en tu amigo inseparable.

Esta vez la despedida es más dura. Ya tengo experiencia en este tipo de pérdidas, pero creo que había olvidado lo agudo e intenso que puede llegar a ser el dolor. Nunca un cumpleaños de mamá fue tan amargo, está destrozada. Has dejado huella en toda la familia, pero estabas cansada, ya no podías más. Me llevo en el corazón nuestra despedida, mi última caricia, tu última mirada y, por supuesto, los 13 años de felicidad y de paseos diarios.

¿Sabes? ya no guardo rencor a los que te abandoraron. Ahora les doy las gracias a esas tres familias que te devolvieron a la protectora. Gracias a ellas te conocimos y hemos disfrutado de ti.

Esto no es un adiós, es un hasta luego. Algún día volveré a verte, volverás a correr con Enzo y a hacer trampas porque no eras tan rápida como él. Volverás a darme la pata y a "sonreír" de esa forma tan peculiarmente tuya. Ya no te dolerá nada.

Dicen que la vida sigue, que hay cosas mucho más graves. Te prometo que lo estoy intentando, que intento hacer vida normal, a veces lo logro, otras lo hago por inercia. Confío y sé que aprenderé a vivir con tu ausencia y mis recuerdos. Ya lo estoy haciendo.




Te quiero, mi fiel amiga.

Hasta luego.

48 comentarios:

  1. Lo siento mucho guapi. Ha estado luchando mucho tiempo, ahora ya descansa. Mucho ánimo, a ti y a tu madre. Besos a las dos

    ResponderEliminar
  2. Ayyyyy que me has emocionado muchísimo!!!!! Te entiendo muchísimo!!! Se les quiere tanto... Un besazo!!!

    ResponderEliminar
  3. Lo siento, y te entiendo. Intento prepararme para el adiós de Cleo, pero sé que nunca estaré lo suficiente concienciada... Quédate, como bien dices, con los momentos de felicidad que te ha dado, y con que te ha querido con todo su corazoncito, que seguramente fuera enorme.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Estas palabras me han conmovido muchísimo... supongo que cualquiera que tenga mascotas y los quiera como parte de su familia puede comprender como te sientes.
    Mucha fuerza, Meg. Pero tienes que estar feliz de que sus últimos años de vida los ha pasado de la mejor manera con el amor que le habéis dado tu familia y tú.
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Cómo te entiendo, y cuánto lo siento; te envío mucho ánimo y todo mi cariño para ti, para tu madre, Enzo, para todos.

    Un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
  6. Ay! como se les echa de menos, son tan dulces..

    ResponderEliminar
  7. Buf has conseguido emocionarme mucho ánimo guapa. Nosotros llevamos solo cinco años con Calcetines y no me imagino la casa ni el día a día sin él siempre decimos que no somos tres de familia sino una manada de cuatro. Un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
  8. Te entiendo muy bien y lo siento mucho. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Lo siento mucho Meg, qué duro es separarse de ellos, se les coge muchísimo cariño
    Un beso muy fuerte!

    ResponderEliminar
  10. Yo solo tuve un perro y me costó tanto superar su muerte que me dije "nunca mais", así que mucho ánimo.

    ResponderEliminar
  11. Jo, casi me haces llorar! Lo siento mucho guapa, los perros al final se convierten en otro miem ro de la familia y su pérdida es igual de dura. Ánimo y muchos besos!

    ResponderEliminar
  12. Tengo animales y me ha emocionado tu carta. Son fieles compañeros y cuando se van lo sientes mucho. Ánimo, Meg. Muchos besos.

    ResponderEliminar
  13. Ay pobre, sé lo que sientes. Mucho ánimo y muchos biquiños, que es lo único que puedo ofrecerte desde aquí.

    ResponderEliminar
  14. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  15. Lo siento mucho y te mando mucho ánimo. Muchos besos

    ResponderEliminar
  16. Te acompaño en tu tristeza, un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Lo siento mucho Meg. Te mando muchos ánimos y un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Lo siento mucho. Espero que paséis estos días de duelo pronto, porque son inevitables. Después quedarán solo los buenos recuerdos.
    Un abrazo muy grande

    ResponderEliminar
  19. Lo siento muchísimo, guapa. Duele tanto cuando se van...

    Un besazo muy fuerte

    ResponderEliminar
  20. Un abrazo gordo, Meg. Siempre es un tránsito difícil, pero hay que quedarse con todo lo que nos dan y nos seguirán dando. Siempre me maravilla el cariño que llegamos a ser capaces de tomarles, y cómo consiguen sacar siempre lo mejor de nosotros.

    Me ha encantado tu epístola. Lo dicho, abrazo gordo y ánimo!

    ResponderEliminar
  21. Ay, qué penita.
    Un abrazo muy grande.

    ResponderEliminar
  22. Perder a un ser querido siempre es doloroso. No hay forma de esquivar ese dolor, hay que pasarlo y esperar que el tiempo lo vaya suavizando.

    Mientras tanto, un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  23. Hola preciosa!

    Se aprende a vivir sin ellos, pero nunca se supera la ausencia. Lo que sé puedo decirte, es que cada vez dolerá menos, hasta que finalmente sólo queden los buenos recuerdos y una amor tan inmenso como el que compartisteis :)
    Ánimo, mucho ánimo!

    Un beso!

    ResponderEliminar
  24. Adiós, Venus. Leo esta entrada y sé que fuiste feliz.
    Un besazo, Meg. Qué gesto más hermoso que compartas este viernes la emoción de una despedida.

    ResponderEliminar
  25. Lo siento mucho Meg, y feliz viaje hacia el Arco Iris Venus, seguro que volverás a correr entre las nubes.
    Besos y muchos ánimos, la pérdida de un compañero de cuatro patas es mucho más dura de lo que la gente que no tiene animales en casa se imagina.

    ResponderEliminar
  26. Lo siento muchísimo Meg, de verdad que lo siento en el alma.
    Y eso de que hay cosas más graves...según se miren. Para mi la pérdida de una mascota es como si pierdo a un familiar, y lo siento por aquellos que me dicen que solo son animales y yo una exagerada.
    Ahora ha traspasado el arcoiris y estará corriendo y comiendo multitud de huesos ^^
    Un beso enorme y mucho ánimo!

    ResponderEliminar
  27. Lo siento mucho Meg. Yo también tengo una mascota y me dará muchísima pena cuando nos deje. Se les coge mucho cariño y son uno más de la familia.
    Besos y ánimos!

    ResponderEliminar
  28. Joder Meg, esta misma mañana pensaba en Nuba que se fue hace año y medio.... No sabes cómo te entiendo. Parece increíble sentir lo que se siente cuando muchos dicen que solo se trata de un animal. Burros más que burros los que dicen eso.. Ánimo, te irás sintiendo mejor pero jamás olvidarás y nunca estarás libre del dolor que provoca su ausencia. Muchos besos

    ResponderEliminar
  29. Ya tienes experiencia en este tipo de pérdida, dices, así que no hay nada que yo te pueda decir y que no sepas ya. Que nunca duele menos por mucho que una se prepare para ello -porque el tiempo no perdona a nadie, tampoco a ellos, nuestros peludos compañeros-. Pero el dolor va disminuyendo y al final queda sólo la nostalgia y el echarles de menos y el pensar que... bueno, ellos nos estarán esperando y volveremos a vernos. Un beso ♥

    ResponderEliminar
  30. Yo no puedo darte la patita, pero sí quiero darte un fuerte abrazo. Ánimo.

    ResponderEliminar
  31. Un abrazo muy grande, Meg. Y mucho ánimo, realmente es muy duro.
    Besos.

    ResponderEliminar
  32. Lo siento mucho. Un fuerte abrazo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  33. Lo siento muchísimo Meg. Mucho ánimo para ti y para tu madre.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  34. Te entiendo. Yo perdí a mi peludín hace unos meses y aún lo echo de menos.
    Un abrazo muy fuerte!

    ResponderEliminar
  35. Lo siento muchísimo...Recibe un abrazo muy grande...y seguro que volveréis que corretear juntos...Besos mil

    ResponderEliminar
  36. Los que tenemos experiencia en este tipo de pérdidas sabemos que la experiencia no curte, el tener otra mascota no sustituye ni tapa y que los sentimientos y recuerdos que nos dejaron, esos permanecen. Quizás por eso has hecho que recuerde a un amigo.
    Besos

    ResponderEliminar
  37. He pasado por ello y te comprendo. A pesar de haber pasado por ello, no creo que me acostumbre nunca, pero también tengo claro que jamás le negaré mi casa a un animal que puedo sacar de un refugio.

    Un beso.!

    ResponderEliminar
  38. Cómo lo siento, es la parte mala de compartir tantas cosas con ellos, se les quiere un montón, dan alegrías y cariño sin condiciones, pero cuando se van...
    El mio va para quince, no lo quiero ni pensar.
    Un beso enorme, para ti y tambien para tu madre. He visto lo de las tres familias, alucino y no lo entiendo, de verdad. Como, después de meterlo en casa, de convivir con ellos aunque sea solo un día, los devuelven? Pero es que no les cogen cariño? Tuvo suerte de encontraros.

    ResponderEliminar
  39. Lo siento mucho, Meg.

    Un beso muy gordo y un abrazo para tu mamá :)

    ResponderEliminar
  40. Lo siento Meg, hace poco viví una situación parecida y sé lo mal que se pasa... Un abrazo muy grande.

    ResponderEliminar
  41. Lo siento mucho. Supongo que ahora Enzo se llevará más achuchones de los que tuviera antes y seguro que él también te dará más mimos.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  42. Muchísimas gracias a todos. No tengo palabras. Un abrazo fuerte :-)

    ResponderEliminar
  43. Ay por favor, lo siento muchísimo!
    mucho ánimo!
    besos!

    ResponderEliminar
  44. Lo siento mucho, la verdad que tener perro es algo que tiene miles de cosas buenas, pero la parte amarga es la peor de todas, el tener que decirle adiós. Mucho ánimo ;)

    Un besiño

    ResponderEliminar

¡ Gracias por comentar !