miércoles, 2 de julio de 2014

Cartas de amor, de Dylan Thomas.

"Me gustaría escribirte de un modo muy distinto, con una prosa entusiasta y sin afectaciones, con todo el calor de mi corazón, y si no fuera posible, con toda la clara calidez de mi inteligencia."


La correspondencia personal es un ejercicio de expresión íntimo en el que normalmente nos abrimos a otra persona. A veces, el remitente o el destinatario resultan no ser anónimos, y no solo eso, sino que se trata de alguna personalidad sobre la que nos interesa saber más allá de su vida profesional. Dylan Thomas (1.914-1.953) fue poeta, escritor de relatos y dramaturgo. Asomarse a sus "Cartas de amor" es asomar a algo tan personal como el hecho de amar en sí.

 Esta selección de cartas fue publicada con el consentimiento de todas las partes y ahora se editan en castellano gracias a la Editorial Siberia. Conoceremos aquí al poeta galés a través de las mujeres a las que quiso. No crea el lector que hallará aquí amor azucarado, pues se encontrará con un retrato profundo e interior de uno de los más destacados poetas del S.XX, que abarca no solo el ámbito personal, sino también el social y profesional.

Como lectora me ha gustado mucho adentrarme en el carácter que se encontraba tras el poeta. Un hombre ambicioso y crítico con los intereseses editoriales, que llevó una vida laberíntica, caótica y apasionada. Si tuviera que describir a Dylan Thomas tras la lectura de este libro, diría que es imposible emplear un solo adjetivo. La impresión que me llevo de él es que fue un hombre impulsivo, intenso, crítico, atormentado. A veces generoso, otras mordaz e irónico, solitario, alcohólico, inseguro, romántico. Un hombre cuya personalidad está llena de matices, un hombre que amó (con pasión y desesperación, según los casos) y que fue auténtico

Una joya editorial, tanto por su continente como por su contenido. Imprescindible.

"Qué terriblemente fácil es resultar herido. A mí me hacen sufrir a diario las cosas más nimias y sutiles. Uno se pone la coraza todos los días pero el verdadero yo, el herido, sigue en el interior oculto a la mirada de los demás."


37 comentarios:

  1. Las cartas de amor siempre me han dado vergüenza. Todas. Las que he escrito yo y las que me han escrito. Cuando amamos somos el extremo de todo. De la pasión, del dolor, de la ingenuidad, de la libertad, de la desesperación, de la esperanza...Y eso queda en los papeles (o los correos o los WhatsApp o los Line o lo que sea) que escribimos y que nos escriben. Por eso no me atrevo nunca a leer cartas de amor. Por eso y por miedo a temer que nadie nunca me escriba algo así. Mira que me gusta Dylan Thomas, pero creo que no me atreveré con sus cartas. Pero sólo lo creo, no estoy segura.

    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Parece un buen libro, me gustaría asomarme a él y descubrir la personalidad de este hombre, tal y como lo describes, me ha llamado la atención... pero no me gustan los libros que son una compilación de cartas o las novelas epistolares, es lo que me echa para atrás.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Pues a mi, las cartas de amor, pueden llegar a gustarme, siempre que el que las escriba tenga la habilidad y el sentido estético necesarios, para evitar caer en lo empalagoso.
    Me lo apunto... besotes

    ResponderEliminar
  4. Hace muchos años hoy hablar de este poeta en una serie americana que seguía.. Lo que se dijo de él me dejó tan impresionada que aún recuerdo la escena con todo lujo de detalles. Catarlo aún no lo caté pero nunca se sabe si eso será pronto o no. Besos

    ResponderEliminar
  5. Me ha parecido muy curioso pero no creo que sea para mi....eso si la edición parece preciosa.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  6. Hola!

    Pues no tiene mala pinta, pero no creo que lo lea porque tengo otros pendientes antes.

    Un beso :D

    ResponderEliminar
  7. Confieso que siempre he sentido un poco de timidez ante las cartas de amor, las propias y aún más las ajenas. Creo que si tu reseña me ha impactado tanto, esas cartas me dejarán temblando :) Tomo nota de tu recomendación.

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Hace tiempo que tengo ganas de leer a Thomas y más aún desde el cuento que leí las pasadas navidades. Pero creo que pasaré antes por sus relatos, más que nada porque ya están en mis aterrorizadas estanterías. Tu reseña, eso sí, me deja con las ganas temblando.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Tenía anotado el libro después de la reseña de Mientras Leo, ahora ya me has hecho sentir que tendría salir corriendo a comprarlo. Creo que recoges muy bien los matices que componían la personalidad de este poeta (yo al menos lo he conocido por sus poemas). Y vale, no salgo corriendo pero cuando vuelva de vacaciones te prometo ir a buscar esta joyita para que luzca también en mi joyero.

    Besos!

    ResponderEliminar
  10. Pues qué te voy a decir, no lo conocía, pero ésos dos fragmentos que nos has dejado, no sé si han sido escogidos con mucho tiento o qué, pero me han parecido maravillosos, cómo se puede decir tanto con tan poco. Y qué identificada me he sentido con ése párrafo final.
    Conquistada me he quedado. Me lo llevo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Estos libros, cuando los escribe un gran escritor, siempre son interesantes para conocer un poco mejor a la persona que hay detrás.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Muy poco he leído de este autor, pero lo poquito siempre ha sido muy bueno. Así que me tientas mucho estas cartas...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  13. Voy a intentar conseguir estas cartas porque Dylan Thomas es uno de mis escritores preferidos, me encanta un poema suyo titulado La primera visión que prendió fuego a las estrellas, que es, en cierta forma, un poema de amor a una mujer no muy equilibrada. Siempre me he preguntado si ese personaje femenino era en realidad alguien a quien el poeta conocía... en fin, quizá su correspondencia me dé la clave. Muchas gracias por la reseña.

    ResponderEliminar
  14. Hola Meg, siempre he querido leer algo de este poeta, puede ser una buena forma de acercarse al escritor. Tomo nota de tu recomendación. Gracias por la reseña.

    ResponderEliminar
  15. Tiene buena pinta, porque Thomas parece ser de esas personas que tienen cosas interesantes que decir sobre el (su) amor.

    Saluditos :-D.

    ResponderEliminar
  16. En este momento no me llama demasiado.

    ResponderEliminar
  17. Pero qué bonitísimo es este libro. Sentimientos ardores adolescentes,cargos de conciencia, y más sentimientos,y más amor... y más todo. Palabras vomitadas que suenan como un torrente una y otra vez,sinceras cada vez. Un hombre solo,tortura autoimpouesta...
    Me encanta
    Besos

    ResponderEliminar
  18. No conocía al autor, será que no soy demasiado aficionada a la poesía y el libro no me llama demasiado, la estructura epistolar me suele dar un poco de pereza
    Besos

    ResponderEliminar
  19. Sé lo mucho que te gustan este tipo de correspondencias reales y me gusta todo lo que de este libro nos cuentas pero... Pero, no soy nada fan del protagonista y me da reparo coger el libro con ciertos prejuicios. Ya veremos. Bss

    ResponderEliminar
  20. No sé porqué me cuesta tanto trabajo leer este tipo de literatura. Las cartas, en general, salvo honrosas excepciones, se me hacen muy cuesta arriba. Sin embargo, a ti siempre te tengo en cuenta, así que no lo descarto :) Abrazos.

    ResponderEliminar
  21. No conocía al escritor, pero me parece un libro muy pertinente para acercarnos a su figura y conocerla en profundidad. 1beso!

    ResponderEliminar
  22. Jo, qué buena pinta tiene. Apuntado queda.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  23. En este momento no me llama excesivamente la atención. Necesito lecturas más frescas y ágiles pero pintan bien esas cartas. Este año leí una novela epistolar y me gustó el género.

    Bs.

    ResponderEliminar
  24. Ya había leído una resena no hace mucho del libro y pinta estupendo

    ResponderEliminar
  25. Que buena pinta, anotadísimo queda :)

    Besos

    ResponderEliminar
  26. Valeeee, una joya que tiene que ser mía, la rescataré para la lista de los: venga ya!
    Besotes

    ResponderEliminar
  27. No sabes el tiempo que llevo tras este!! U.U

    Besotes

    ResponderEliminar
  28. Aún diciéndonos que es imprescindible no me termina de llamar. No sé qué es pero hay algo que me echa para atrás.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  29. wow tiene muy buena pinta!! me encanta tu blog, asi que ya te sigo, ojala puedas pasar por mi blog & si te gusta seguirme! un beso<3

    ResponderEliminar
  30. He leído tanto bueno sobre el libro, que tengo las expectativas por las nubes. Desde la primera reseña que leí acerca de este, lo tengo apuntado. Ya caerá.

    ResponderEliminar
  31. No soy mucho de epístolas pero este libro resulta muy atractivo. Bien se nota por la reseña que te ha gustado. Besos.

    ResponderEliminar
  32. Suena interesante, además me gusta el género epistolar. Tomo nota...aunque no sé para cuando

    ResponderEliminar
  33. ¡¡Me encanta, Meg!! Y ya le eché un ojo...espero que nos encontremos, Thomas y yo un día de invierno...me parece que es el momento más apetecible.
    Un beso grande (echaba de menos venir por aquí!!)

    ResponderEliminar
  34. Nunca he leido nada de este género, por tu reseña y viendo que te ha gustado, sería algo a tener en cuenta, gracias.
    Besos!

    ResponderEliminar
  35. Gracias a todos por vuestros comentarios :-)

    ResponderEliminar
  36. Me gusta el género epistolar y estas cartas prometen ser muy jugosas. No leí nada de este poeta y puede ser un libro para conocerlo más profundamente, desde el corazón.
    Besitos

    ResponderEliminar

¡ Gracias por comentar !