miércoles, 25 de junio de 2014

Escritoras únicas: Janet Frame.

"Si no podía sobrevivir en el mundo de los que escriben cuentos,
 ¿dónde iba a hacerlo, entonces?" 




En los antípodas de las islas Británicas, Nueva Zelanda constituye un archipiélago cuya lejanía literaria triunfa sobre la geográfica. El destino de la novelista Janet Frame (1.924-2.004), confirma estas distancias. Considerada en su país la escritora más representativa y a la vez la más irreductible, sólo fue conocida más allá de los límites patrios después del éxito del film "Un ángel en mi mesa", basado sobre los tres volúmenes de su autobiografía.

 Hija de un ingeniero ferroviario arruinado, cursó sus estudios en la Universidad de Otago. Cuando era una joven estudiante universitaria, su timidez e inseguridad la hacían mantenerse apartada, y esto, junto con un torpe intento de suicidio, la condujeron a la primera de sus reclusiones en un hospital para enfermos mentales. A causa de un diagnóstico equivocado que la declaraba esquizofrénica, se le administró una serie de horribles tratamientos.

Comenzó a escribir en el hospital mental, fruto de sus lecturas de los clásicos. Compuso su primer libro de cuentos titulado "El lago: relatos" (1952), con el que obtuvo el premio Hubert Church de prosa y se libró además de una intervención de psicocirugía. El influyente autor neozelandés Frank Sargeson dio su completo apoyo a la ya escritora, que estaba terminando su primera novela, publicada con el título de "Los búhos no lloran" (1957), en la que explora sus traumáticas experiencias, y habla sobre lo frágil que es la línea divisoria que marca la diferencia entre la lucidez y la locura.

La producción novelística de Frame se compone de once intranquilizadoras novelas de una gran complejidad, de entre las que sobresalen títulos como "Rostros en el agua" (1961), "Pájaros de lluvia" (1968), "Vida en el Maniototo" (1979), "El mensajero de Mirror City" (1985) o "Los carpatianos", con la que obtuvo el premio de literatura de la Commonwealth en 1989. Frame escribió además novela corta, cuatro libros de relatos y apuntes, los poemas recogidos en su único libro de poesía, "El espejo de bolsillo" (1967), y una publicación dedicada al mundo infantil titulada "Mona Minim y el olor del sol" (1969).

 Pero su reputación como novelista y su verdadera popularidad no se produjo hasta la publicación de sus tres más importantes novelas que llevaban por título "Hacia la isla" (1982), con la que consiguió el premio James Wattie al libro del año 1983, "Un ángel en mi mesa" (1984), galardonada con el premio de literatura de Nueva Zelanda; y "El enviado de la ciudad de cristal" (1985).

   Fuentes:

29 comentarios:

  1. Jo, ¿te puedes creer que no he leído nada de esta autora???
    Me apunto algunas para echarles un vistazo.
    Gracias!

    ResponderEliminar
  2. Vaya... Antes era muy normal esos diagnosticos erróneos sobre enfermedades mentales sobre todo en el caso de las mujeres.

    ResponderEliminar
  3. Muy interesante la biografia de esta autora. Increible, pero no he leido nada suyo y ahora me has metido el gusanillo en el cuerpo. No voy a precipitarme, pero quiza pasado el verano me decida a ello. Besos!

    ResponderEliminar
  4. El ángel sí que lo leí, ya conocía la historia de esta escritora y me pareció interesante. Como no había más libros suyos en la biblio la dejé pasar y no me acordé más hasta hoy. Si traes alguna novela ya veremos qué tal.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. No conocía a la autora... Investigaré más sobre su obra. 1beso!

    ResponderEliminar
  6. Una nueva autora de la que no tenía noticia, la verdad es que no he leído a ningún autor neozelandés. Gracias por el descubrimiento, creo que merece tenerla en cuenta, tomo nota.

    Besos

    ResponderEliminar
  7. No he leído a esta autora; aún más, no la conocía y mira que su obra es abundante. La tendré presente por si me topo con alguno de sus libros. Gracias por esta entrada, me encanta "descubrir" a nuevas autoras gracias a su iniciativa.

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Otra autora de las que se me escapan. A investigar un poco toca :)

    Besotes, Meg!

    ResponderEliminar
  9. Qué angustiosa situación ante un diagnóstico equivocado, no conocía a esta autora pero como siempre me ha gustado descubrir un poco de su vida
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Tengo Un ángel en mi mesa y Hacia otro verano, los compré los dos del tirón, así de ansias soy. Ya conocía algo de la vida de esta autora, y sabía de ese diagnóstico erróneo que da como para cortarle la cabeza a alguien... Ya te contaré cuando lea algo suyo (acabo de ponerme nerviosa con todo lo pendiente para leer que tengo y para encima queriendo dejar el verano para libros más livianos..)

    Besos!

    ResponderEliminar
  11. Otra más que no conozco y que deberia conocer o leer al menos algunas de sus novelas. Hay biografias que son de ficción. Lo realmente admirable es crear superando esos problemas de salud y sus horribles tratamientos.

    Un beso Meg

    ResponderEliminar
  12. Esta sección es magnífica, estoy conociendo escritoras que desconocía y que siempren tienen obras que resultan muy intereantes.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  13. La primera vez que oigo hablar de Janet Frame. Terrible su biografía, horripilante. Me acuerdo ahora que hay una película con Jessica Lange basada en la biografía de una estrella de Hollywood que también fue considerada enferma mental y recluida en un hospital psiquiátrico. Todo esto en los años 50. Escalofriante.

    ResponderEliminar
  14. Tuvo que ser horrible pasar por eso... Menos mal que consiguio aalir de aquello. Me apunto algunas de sus obras.
    Besotes!!
    S.

    ResponderEliminar
  15. Hola Meg no conocía a la escritora pero su vida no fue un camino de rosas. Gracias por la entrada.

    ResponderEliminar
  16. Autora que me presentas y me dejas con muchas ganas de descubrirla. Otra vida dificil...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  17. Créeme que no conocía a esta mujer!!!
    Queda fichada =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  18. Otra vida interesante. Si soy sincera, de autores neozelandeses ando bastante perdida. No la conocía, pero no la descarto para nada.
    Besos.

    ResponderEliminar
  19. Uff, qué duro debe ser que te ingresen en un hospital psiquiátrico porque te hagan un diagnóstico equivocado.
    Me he apuntado Los búhos no lloran, creo que me estrenaré con la autora con ese libro (a no ser que me recomiendas comenzar por otro).
    Un beso!

    ResponderEliminar
  20. Totalmente desconocida para mí. Gracias por traérmela. Abrazos.

    ResponderEliminar
  21. De verdad que no doy abasto....¿de dónde sacas el tiempo, te dedicas a tiempo completo a leer?

    ResponderEliminar
  22. Conocía a la autora y algo de su difícil vida, pero estaba cogido con pinzas. A pesar de lo que me atraen este tipo de escritoras, no he leído nada de ella y eso la convierte en una de mis grandes deudas.
    Gracias por traerla.
    Besucos.

    ResponderEliminar
  23. Confieso mi ignorancia, no conozco si quiera a la autora. Una mujer atormentada por la enfermedad y que buscó, como tantas otras, una cierta liberación a través de la literatura. Eso solo ya me atrae. Muy interesante.

    Gracias por hablar de ella y dármela a conocer.

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  24. Sólo he leído Hacia la isla y me gustó.Reconozco que lo que me atrajo poderosamente fue su biografía.
    Besos

    ResponderEliminar
  25. No leí nada de ella y no me sonaba su cara de verle en otra ocasión, así que estaré pendiente a alguna reseña que vea de algun libro suyo

    ResponderEliminar
  26. Una vida digna de contar que invita a acercarse a su obra. No la conocía, gracias por descubrírmela. Un besin

    ResponderEliminar
  27. Otra interesante aportación femenina. Lo del centro mental me dejó pasmada. Besos.

    ResponderEliminar
  28. ¡¡Meg!! Vaya, no la conocía...gracias. Suena muy bien la primera frase que pones de ella. Quizá un día de estos me tome un té con ella...jajaja...
    Besos!!

    ResponderEliminar
  29. Vi la película hace tiempo. Eran las doce y media de la noche de un miércoles y a las siete había que ir al colegio. Estaba con mi padre. Íbamos a apagar la tele, pero poco a poco, la película nos engancho tanto, que cuando vino mi madre sobre las dos, le dijimos mi padre y yo al unisono, Calla, calla. Me acuerdo que me salio del alma, un "porque" cuando le iban a implantar un electrosok. Jamas olvidare esa película. Un ángel en mi mesa. Llevo años intentando verla en español, pero no la encuentro, si alguien pudiese ayudarme, se lo agradecería.

    ResponderEliminar

¡ Gracias por comentar !