lunes, 29 de julio de 2013

Un refugio para Clara, de Marta Estrada.

 No sé el motivo de que en verano me incline por alternar con otro tipo de lecturas, pero el caso es que es así. Ahora me apetece leer historias románticas, con dosis de erotismo, encontrarme con relaciones difíciles, personajes atormentados y traumas por superar. Eso era lo que quería y eso es lo que he encontrado.

Clara es una mujer divorciada con un prometedor futuro profesional. Madre de una pequeña de siete años, va con ella en coche una tarde de fuertes lluvias, teniendo un trágico accidente que deja a la pequeña Belén en silla de ruedas. La vida de Clara cambiará de forma drástica, centrándose en la evolución de su hija y en sacarla adelante, aunque su exmarido se encargue de hacerle la vida imposible, haciéndola sentir culpable y mostrándose insensible con las circunstancias.

Transcurridos unos meses, en el colegio de Belén se organiza un campamento de unos días, y Clara aprovecha para descansar, emprendiendo una escapada a los Pirineos. Al quedarse dormida en el tren, se baja por error en un apeadero en medio de una fuerte tormenta de nieve que llega a poner en riesgo su vida, hasta que da con una cabaña donde refugiarse, propiedad de un hombre algo arisco y misterioso, Éric. Esos días en la cabaña marcarán un antes y un después en la vida de los protagonistas, puesto que se sienten atraídos, hay chispa entre ellos, pero hay muchos factores que impiden que una posible relación sentimental pueda nacer. 

El libro consta de 56 capítulos, con un prólogo y un epílogo. Podríamos dividir sus 445 paginas en tres partes, o al menos son las que yo he distinguido en la historia. En una primera parte, un narrador en tercera persona nos muestra la estresante vida de Clara, madre divorciada y mujer con ambiciones profesionales que intentar llevarlo todo adelante, encontrándose siempre con las zancadillas de su exmarido, un pijo estirado de mucho cuidado que la ningunea y la desprecia sin piedad.


La segunda parte tiene lugar, bajo mi punto de vista, tras el accidente. La vida de Clara cambia radicalmente mientras su hija se encuentra en coma en el hospital. Su exmarido la culpa de lo sucedido, ella también, y deja de ser la mujer fuerte y decidida que hasta enconces había sido. Al "normalizarse" la nueva situación de su hija e irse unos días de descanso irá a parar por error a la cabaña que os comentaba, conociendo a Éric. Es aquí donde conocemos a los protagonistas en profundidad, sus luces y sus sombras, la pasión que se apodera de ellos y un difícil pasado que no les deja avanzar. Esta parte me ha resultado excesivamente larga, me explico: entiendo que para hacer creíble la historia que surge en tan solo unos días entre los protagonistas es necesario entrar en detalles, ir poco a poco, pero, en mi humilde opinión, la parte que se desarrolla en la cabaña es demasiado extensa, con exceso de azúcar en algún momento, rizando un poco el rizo, con unas descripciones demasiado exhaustivas que ralentizan la lectura en algunos momentos.

La tercera parte tendría lugar tras la estancia en la cabaña, mostrándonos cómo Éric y Clara afrontan la vida tras haberse conocido, perteneciendo a mundos distintos y con elementos que hacen muy difícil apostar por su relación (elementos que prefiero no desvelar). Esta parte me ha resultado más dinámica, más creíble, la narración avanza, pasan cosas, y en ella conocemos mejor a los personajes secundarios que hasta entonces se mencionaban: la pequeña Belén, el hermano de Clara etc. En esta parte hay momentos tiernos y conmovedores.

Marta Estrada
Me ha parecido una historia entretenida, amena, apropiada para el verano (pese a desarrollarse en invierno), con los factores que buscaba, destacando la labor de documentación de la autora sobre deteminadas discapacidades (insisto en que prefiero no entrar en detalles para no desvelar más de lo necesario), añadiendo con ello una bonita historia de superación.  Marta Estrada es ciega desde los 11 años y compagina la escritura con su trabajo en la ONCE, lo cual se nota a lo largo de las páginas.

¿Lo habéis leído?



33 comentarios:

  1. me alegra saber que te ha gustado porque lo tengo pendiente. Me llamó mucho la atención este libro.

    ResponderEliminar
  2. Me gustan los ingredientes que mencionas, las historias de superación que transmiten un mensaje que va más allá que la mera historia romántica o de los acontecimientos que vayan ocurriendo a lo largo de la novela. Yo también soy de las que cambia un poquito de registro en las lecturas del verano, aunque últimamente parece que me atraen la mismas, haga frío o calor, jaja.
    La tendré en cuenta.
    Besitos, guapa!

    ResponderEliminar
  3. No lo he leído pero me lo apunto porque me ha gustado la historia y como a mí los empalagamientos pastelosos me encantan..... je je. Besos!

    ResponderEliminar
  4. Buenas! el título lo tenía visto pero no me acababa de convencer pero tras leer tu reseña empiezo a planteármelo; me lo apunto! Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No nos llama, la verdad: no nos gusta el género.

      Eliminar
  5. Lo tengo pendiente de lectura y ahora les tengo más ganas si cabe, pero a ver como se me da agosto

    ResponderEliminar
  6. Yo también lo disfruté. Hay mucho sentimiento y mucho análisis de sentimientos, además de la historia en sí. Y también mucho bache que superar. Como la vida misma.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  7. No lo conocía creo...y oye no me lo esperaba así para nada. Las historias de superación me gustan mucho. Lo tendré en cuenta.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  8. A mi es que lo del accidente de la niña me tira mucho para atrás. Será que al ser madre de un niño de 6 años me da una grima horrible leer algo así... Me lo pienso pero me da que no, que tengo un montón de lecturas pendientes.

    Besotes

    ResponderEliminar
  9. ¿Es romántica o dramática? porque me llama la atención, pero tiene tal punto de realismo que me hace tener miedito...No quiero angustiarme toda la novela para luego terminar hecha un mar de lágrimas.
    Besitos,

    ResponderEliminar
  10. Me gusta mucho la portada, pero la verdad es que a mi en esta época me da más por la aventura o el humor y la romántica no tiene cabida.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. No lo he leído y, de momento, no creo que me anime. No es el tipo de lectura que me apetece con este maravilloso terral que tenemos en Málaga... Jaja :)

    ResponderEliminar
  12. Yo, al contrario que tú, busco lecturas ligeritas y alejadas de la introspección y los traumas para el verano, pero me parece una lectura ideal para el otoño: por lo que dices la protagonista está muy bien perfilada y la historia creo que me gustaría mucho. 1beso!

    ResponderEliminar
  13. Y es que eso es ser un lector, leer lo que te pide el cuerpo, saber adaptarse a los biorritmos literarios :) A mí no me llama mucho porque creo que no es una novela para mí. Un beso Meg :)

    ResponderEliminar
  14. PUes no sé, esa segunda parte tan edulcorada me echa un poquito para atrás.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  15. Ay, me llamaba mucho la atención pero se me acaba de pinchar el interés. No me convence esa segunda parte tan pesada. Creo que de momento lo dejo aparcado.
    Besos

    ResponderEliminar
  16. No me importaría leerla, aunque la parte que comentas de la cabaña seguro que a mi también se me haría larga :)

    Besos.

    ResponderEliminar
  17. No, no la he leído. Me gusta la portada, pero la trama no me atrae mucho así que no creo que la lea.

    A mí en verano y en Navidad me pasa lo mismo que te ha pasado a ti ahora, y es que para mí son momentos más de leer cosas sencillas y que no hagan pensar demasiado :-)

    Besos!

    ResponderEliminar
  18. En principio no me llama mucho el argumento. De momento la dejo pasar que sino la listase hace interminable.
    Besos!

    ResponderEliminar
  19. No sé, supongo que todos los libros tienen su momento. Tú misma dices que no frecuentas mucho este género pero que te apetecía leer algo así. La verdad es que tengo tanto pendiente que me da rabia "forzarme" a leer algo de un género que en principio no me atrae. Pero como nunca se sabe, y puede que yo un día me diga también "pues me apetece leer alguna historia romántica, con dosis de erotismo, relaciones difíciles, personajes atormentados y traumas que sperar", entonces miraré en mi libreta de pendientes y buscaré la sección: "recomendación de Meg para estas ocasiones"

    ;)

    ResponderEliminar
  20. Aunque lo que mencionas de esa segunda parte un poco pesada me echa para atrás, la pondré en mi lista, porque me parece que vista como un todo vale mucho la pena; gracias por la reseña.

    Besos.

    ResponderEliminar
  21. No conocía el libro. No suelo leer literatura romántica pero es bueno alternar géneros diferentes.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  22. Pues parece una novela atractiva pese a los altibajos que tiene, por lo que se lee en tu reseña. De vez en cuando me gusta leer novela romántica. Ahora mismo estoy con una del género. Besos.

    ResponderEliminar
  23. Nada como llevar unas semanas algo alejada de la blogosfera para empezar a descubrir nuevos títulos. Además me hace gracia ver que no soy la única que se decanta por historias envueltas en un halo de romanticismo. Ten una buena semana :)

    ResponderEliminar
  24. Justo lo tuve ayer en la mano, pero no se vino a casa... para la próxima ya lo sé ;)

    Besotes

    ResponderEliminar
  25. Bueno, es difícil buscar explicación a porqué nos apetecen, sin motivo aparente, unas lecturas u otras en determinados momentos.

    No me termina de convencer demasiado la que hoy nos traes. No sé si la veo más orientada al público femenino, si me frenan un poco esas descripciones que merman un poco el ritmo...

    Un besote, Meg!

    ResponderEliminar
  26. No, no la he leído. Aunque perderse en una cabaña en los Pirineos es algo que suena como buen punto de partida. La tendré en cuenta para futuros momentos. ¡Besos!

    ResponderEliminar
  27. No me apetece mucho este tema ahora mismo la verdad. Estoy en plan novela negra, y es lo que más tengo ganas de leer.
    Besos!

    ResponderEliminar
  28. Fíjate que eso de leer en verano una historia donde hace frío me gusta, será que me refresca. Esta en concreto me llama menos, qué de pequeñas penurias pasa hasta dar con Eric. También es que del estilo tengo unos pocos pendientes y en vista de mi lento avance no quiero sumar más.
    Mis preferencias en verano también cambian un poco, más que nada que me cuesta concentrarme, entonces hay algunas historias que me resultan mejores para esos momentos. De todas formas, yo casi siempre leo por lo que me apetece, independientemente del momento.
    Un besote socia!!

    ResponderEliminar
  29. No es momento para que yo lea algo así, de hecho lo he intentado y ha chocado contra un muro que provocó que me disgustara la lectura. Así que no te digo nada, quizás en un tiempo...
    Besos

    ResponderEliminar
  30. No conocía este libro pero auqnue parece duro no deja de parecer interesante. Lo único que me tira para atrás es que comentas que la segunda parte es algo lenta. Besos.

    ResponderEliminar
  31. Este libro lo tengo en mis pendientes...y leyéndote,si,es lo que me esperaba...sigue interesándome,asi que espero tener la oportunidad de leerlo pronto.
    Muchos besos niña

    ResponderEliminar
  32. Ni lo he leído ni lo conocía pero no pinta nada mal. Eso sí parece una historia dura a la que hay que encontrarle el momento adecuado ;-)
    Un besin

    ResponderEliminar

¡ Gracias por comentar !