lunes, 22 de julio de 2013

Cartas de una pionera, de Elionore Pruitt Stewart.


"Cuando leí lo mal que lo pasan los pobres de Denver me entraron ganas de animarles a todos a que salgan de allí y registren la propiedad de alguna tierra. Me entusiasma cómo las mujeres se animan a la vida de a hacienda (...) Da igual lo que se cultive, lo importante es que es propiedad del colono y de nadie más, y que no hay ningún alquiler de la casa que pagar (...) Para mí, la colonización es la solución a todos los problemas de la pobreza, pero soy consciente de que el éxito de cualquier proyecto depende del temperamento de cada cual".

 Género epistolar + hechos reales = lectura irresistible.

Con esta breve introducción creo que es fácil concluir que he disfrutado mucho de esta lectura. Cuando supe que la pequeña editorial "Hoja de Lata" había rescatado este libro para editarlo en nuestro país, tuve claro que lo leería. ¿Quién era Elionore Pruitt?

Nos situamos en los primeros años del siglo XX. Nuestra protagonista era una joven que perdió a su marido en un accidente ferroviario y se fue a Denver en busca de sustento para ella y para su pequeña de dos años. Trabajó como limpiadora y lavandera, pero deseaba mejorar y prosperar en la vida, por lo que se animó a participar en un programa de colonización de las tierras del oeste norteamericano impulsado por el Estado, de modo que solicitó la concesión de una parcela, con un período de prueba de 5 años para explotar los recursos forestales y confirmar su evolución allí. Pasada dicha fase de forma positiva, se accedía a la propiedad de la tierra. Para poder adquirir unos terrenos, crear un hogar y ponerlo en marcha necesitaba ingresos, por lo que aceptó una oferta de ama de llaves en casa de un adinerado ganadero escocés, el Sr. Stewart.

Las cartas que Elionore escribe van dirigidas a su antigua patrona, con quien mantiene una gran amistad. En ellas, la protagonista nos cuenta la historia de su nueva vida en una región totalmente distinta a lo hasta ahora conocido.

Como ya os adelantaba, he disfrutado mucho de esta historia. Las cartas se suceden de una forma muy sencilla, me ha gustado mucho saber más de la colonización del oeste. No todos los que se lanzaron a la aventura de la colonización triunfaron, tan sólo lo lograron aquellos que compaginaban sus labores agrícolas con otros oficios por cuenta ajena y Elionore fue un ejemplo de esto último. 

Es imposible no simpatizar con esta mujer luchadora e incansable. Con estudios elementales, su capacidad para escribir sobre sus experiencias y describir el entorno al que se traslada cautivan al lector desde el primer momento. Sus cartas reflejan su ironía, sentido del humor, optimismo, vitalidad, rebeldía en cuanto al machismo de la época etc.

"La vida se me antojaba un feliz y largo paseo"

Elionore Pruitt

La protagonista logra transmitirnos su espíritu aventurero, y siempre está dispuesta a ayudar a sus vecinos,  adaptándose al entorno sin renunciar a su carácter inconformista. En este sentido, me ha llamado la atención es espíritu hospitalario de la época. Las distancias eran muy largas, por lo que visitar a un vecino suponía en muchos casos hospedarse en su casa durante unos días. Siempre eran recibidos de forma amable. Las puertas siempre estaban abiertas para quien lo pudiera necesitar (incluso forasteros).

También merece la pena destacar las numerosas referencias literarias que contienen las cartas, mostrando a Elionor como una lectora voraz.

En definitiva, no se me ocurren más adjetivos para esta impresionante mujer, me ha encantado conocer a Elionore Pruitt, una persona solidaria, valiente, comprometida. He "invadido" su intimidad leyendo sus cartas y me he trasladado el oeste, a sus ganados, cabañas, nieve, trineos etc.
 
"Los álamos temblones comenzaban a tornarse amarillos; por todas partes se extendían espectaculares mantos áster morado. Y planeando por encima de todo, un cielo de azul intenso, con alguna que otra nubecilla liviana  y blanca vagando perezosa. Cada brisa traía perfumes de cedro, pino y salvia".



Literatura de la frontera muy recomendable en mi humilde opinión, especialmente si os llama su contexto geográfico e histórico. Como nos dice Laura Sandoval en el prólogo "No necesitamos más que bajar la luz, abrir la ventana y comenzar a respirar el aire puro de las montañas nevadas del oeste norteamericano".

31 comentarios:

  1. Nada más con la primera frase resaltada me habían saltado todas las alarmas: me parece una historia interesantísima que sin duda pasa a engrosar mi lista! Muchísimas gracias por presentármelo, 1beso!

    ResponderEliminar
  2. Pues es verdad que no tiene mala pinta. Me gustan este tipo de lecturas.

    ResponderEliminar
  3. Huy, esta me la apunto sin dudar. Muchas gracias por la recomendación.

    ResponderEliminar
  4. Lectura interesantísima, me apunto el libro sin duda, y que sea una historia real me anima muchísimo.

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Ahora estoy más por lo moderno y contemporáneo así que de momento no me lo llevo, igual para más adelante...
    Besos

    ResponderEliminar
  6. El género epistolar no suele decepcionarme. Si además está basado en un hecho real, cuya protagonista es una mujer y para más señas inconformista entonces ya estoy absolutamente rendida.

    Gracias por darme a conocer este libro, no lo conocía para nada.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  7. Una época apasionante, la de los primeros colonizadores del Oeste Americano. Justo estoy leyendo "Verano en English Creek" de Ivan Doig y también parte del libro trata sobre los primeros granjeros y pastores que se asentaron en Montana. Eran gente de una pasta especial, sin duda. Muy interesante, tomo buena nota. Besos.

    ResponderEliminar
  8. Como Tizire, me quedo con la primera frase destacada. Me encanta el género epistolar, pero lo tengo de lo más abandonado. Va directo a la lista de deseos :)

    Un beso shakiano!!!

    ResponderEliminar
  9. Todo lo que dices de la novela resulta interesante: género epistolar, mujer valiente y pionera que no le tienen miedo a nada en esa época. Sin duda es una lectura para mí.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. No conocía este libro pero tu reseña me ha convencido totalmente, la época y la colonización me atraen mucho así que seguiré tu recomendación
    besos

    ResponderEliminar
  11. Esa suma inicial me ha parecido muy tuya, sí. Ya sabes que a mi lo epistolar también me priva, yo me lo asocio a mi sentido del cotilleo XD
    También me gusta la ambientación, el tema colonial y lo de libros "granjas" ya lo comentamos con el libro de Ivan Doig. Además, con esa prota tan intrépida, va para la lista. Besotes de lunes socia :)

    ResponderEliminar
  12. No he leído libros de género epistolar y este puede ser bueno para empezar, teniendo en cuenta tu opinión.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  13. Pues fíjate que después del libro de Kressman Taylor estoy más por la labor de retomar el género epistolar. Siempre me ha gustado aunque he tenido siempre la impresión de que en relatos breves no daba mucho de sí. El contexto, algo que señalas, me llama la atención así que para la lista :) Un beso :)

    ResponderEliminar
  14. Me gustan las historias de mujeres valientes que son un ejemplo a seguir. Y me gusta la época. Me lo llevo apuntado.
    Besos!

    ResponderEliminar
  15. No conocía el libro pero tiene una pinta estupenda. Me gusta mucho el género epistolar (un poco como Marilú por mi vena cotilla, jaja)

    Besos!

    ResponderEliminar
  16. Ya tenía muchas ganas de ir a por él pero es que ahora casi saldría ahora mismo hacia la librería (si no hiciera tanta calor :P
    Besitos.

    ResponderEliminar
  17. Suena muy bien, gracias por la reseña, lo tendré en cuenta n.n

    ResponderEliminar
  18. No lo conocía, pero me llama mucho la atención. Lo tendré en cuenta.
    Besos!!

    ResponderEliminar
  19. Se ve muy, pero que muy bien, no la conocía. Se irá a la lista por si nos encontramos un día de estos.

    Muchas gracias por la reseña, que tengas una linda semana.

    Besos.

    ResponderEliminar
  20. Desde luego que debe de ser una joya literaria por lo que nos cuentas y bien se nota lo que has disfrutado con su lectura. Y, todo hay que decirlo, mis felicitaciones a la editorial por traernos una obra de este calibre. Besos.

    ResponderEliminar
  21. Jope como para no apuntársela, me ha parecido muy muy interesante la vida de esa mujer. Me lo voy a llevar anotado y subrayado jeje
    Un beso!

    ResponderEliminar
  22. Pues gracias por descubrirme este libro! No lo conocía ni de oídas y la verdad es que pinta bastante bien =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  23. Ni idea sobre este libro por lo que te agradezco que lo des a conocer.
    Besos

    ResponderEliminar
  24. A mí ya con el hecho de que sea epistolar ya me llama una barbaridad y si encima está basado en hechos reales... es imposible resistirme.

    Un beso!

    ResponderEliminar
  25. Lo epistolar he descubierto últimamente que tiene siempre un aire muy, muy especial. Y desde luego es otro modo de trasladarnos destellos de un contexto histórico, o social o más personal. Parece un ejemplo perfecto la novela que nos traes hoy :)

    Un beso, Meg!

    ResponderEliminar
  26. Lo quiero, lo quiero. Lo quiero!!!
    Me ha encantado loq ue nos cuentas
    Besos

    ResponderEliminar
  27. Yo también la quiero leer. Lo que cuentas me ha encantado.
    Besicos.

    ResponderEliminar
  28. Gracias a todos por vuestros comentarios, sí que ha gustado la reseña!! qué bien que muchos queráis leerlo, ya me contaréis. Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  29. No conocía este libro. Pero me has dejado con unas ganas de conocer a esta impresionante mujer...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  30. ¡Por los Dioses! No conocía este libro. Apuntado queda. Debe de ser precioso *_* Me ha gustaso mucho tu reseña. Un bico.

    ResponderEliminar
  31. Parece interesante pero ahora mismo no es un género que me apetezca. Besitos.

    ResponderEliminar

¡ Gracias por comentar !