miércoles, 20 de octubre de 2010

La Elegancia del Erizo Vs El Erizo.


Acabé de leer hace poco “La Elegancia del Erizo”, de Muriel Bartery y, pese a no gustarme nada el libro, decidí hace unos días ver la película francesa, “El Erizo”. Por primera vez, y sin que sirva de precedente, la adaptación al cine me ha gustado más que el libro (porque como ya he dicho, el libro es que no me ha gustado). En ambos caso se cuenta la historia de dos mujeres profundamente inconformistas: Renée Michel, viuda, vieja, obesa, poco agraciada y antipática portera de un edificio de viviendas de lujo en París, dotada de una inmensa cultura que oculta para pasar desapercibida y que nadie crea que es una portera “con pretensiones”. Nadie se lo imagina ya que, ella misma hace todo por esconderlo y parecerse a esa vieja, obesa y antipática portera. Con el ruido de fondo de una tele encendida que no ve nunca, Renée imita a la perfección a su prototipo, mientras lee a Proust, a Tolstoi o disfruta del cine japonés.

Por otro lado tenemos a Paloma, una niña de doce años que vive en el referido edificio: una niña rica, superdotada, precoz, con una familia que no la merece. Su inteligencia le hace intuir que la portera no es quien aparenta ser…Dos mujeres incomprendidas que aprenderán a compartir sus secretos, su diferente manera de ver la vida.


Junto a ellas, llegará un nuevo inquilino japonés con la sensibilidad suficiente para descubrir el alma de estas dos mujeres.


En el libro toda la historia se narra de una forma densa y a veces muy pesada, puesto que la mayoría de los capítulos tratan de las reflexiones filosóficas de cada una de las protagonistas, lo cual llega a hacer que al lector le resulten hasta pedantes…Sólo en la última parte del libro la historia se hace atractiva. Sin embargo, en la película ese exceso de reflexiones se reducen considerablemente y la historia mantiene un ritmo constante, de tal manera que llega a ser muy emotiva y emocionante.


En ambos casos destaca la moraleja de la historia: lo que se esconde más allá de las apariencias y las pocas personas que están dispuestas a mirar más allá de las mismas…Los pequeños detalles de la vida que sólo algunos perciben y la tremenda estupidez que puede desprender una persona aburguesada.


Os dejo con una de mis citas favoritas del libro, la que le da nombre precisamente: “La señora Michel tiene la elegancia del erizo: por fuera está cubierta de púas, una verdadera fortaleza, pero intuyo que, por dentro, tiene el mismo refinamiento sencillo de los erizos, que son animalillos falsamente indolentes, tremendamente solitarios y terriblemente elegantes” (Muriel Barbery, La elegancia del erizo).

15 comentarios:

  1. A mi si me gustó el libro mucho. Aún no he visto la película, y me imagino que al contrario que a tí, me decepcionará.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Me gusta la cita del libro que mencionas.
    De todas formas, yo soy incapaz de leerme un libro si no me gusta. Puedo aguantar unos capítulos para darle una oportunidad, pero no tengo mucho aguante.
    Con "Cien Años de Soledad" me ocurrió que lo dejé al menos 3 veces, hasta que después de que me insistieran mucho en que merecía la pena, volví a intentarlo y conseguí superar ese comienzo tan denso y laberítinco que tiene para acabar descubriendo un libro que me encantó.

    Silviana Jones

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias por vuestros comentarios. Yo no he leído Cien años de Soledad, aunque me han hablado muy bien de él. El erizo me ha gustado tanto en su adaptación al cine que no descarto (en un futuro) darle darle otra oportunidad al libro.

    ResponderEliminar
  4. Los libros van por un lado y las adaptaciones para el cine por otro. Me alegro mucho de saber que la pelicula te ha gustado. El libro tambien le tengo pendiente. Pero la cita es perfecta.

    Un besito Meg :-))

    ResponderEliminar
  5. Gracias !!! mientras más reflexiono sobre la peli, más me gusta...Ojo, que no es una pslícula con grandes pretensiones, pero a veces esas son las mejores !!

    Un beso!

    ResponderEliminar
  6. Hola Meg, acabo de descubrir tu blog y me gusta.
    A mi me encantó el libro, de hecho es de esos textos en el que subrayé párrafos, leí y releí... así es la literatura, hay para todos los gustos.
    Tengo pendiente ver la película, por lo que dices es muy recomendable.
    Saludos y hasta pronto.

    ResponderEliminar
  7. Muchisimas gracias!! Bienvenida, espero verte más por aqui!! Si que es verdad que el libro está lleno de muy buenas citas y reflexiones, pero tiene exceso de filosofía para mi gusto, y si te ha gustado tanto el libro, puede que la peli te decepcione.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  8. Pues aquí estoy devolviéndote la visita. Y pienso quedarme. ;DD

    Creo que demasiado a menudo pasamos por encima de lo que nos rodea, perdiendo la belleza que pueden contener los interiores.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Por cierto....te he hecho caso y he leído Contra el viento del norte. Te entiendo...¡¡tendremos que esperar al próximo!!.
    Cáchis tó....

    ;DD

    ResponderEliminar
  10. Hola! Muchisimas gracias y bienvenida!!! espero que sigamos coincididiendo en nuestros respectivos "mundillos" virtuales. Me alegro de que te haya gustado el libro, se lee muy rápido, y el segundo sale ahora a principios de noviembre!!!

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  11. Q blog más chulo, me ha encantado... Estaba paseando por la blogosfera y me he topado con este rincón y me he quedado un poco a leerte....

    Uf, quizá sea de los libros q más me hayan decepcionado... Lo leí este verano pasado y me desencantó, la verdad...

    Te dejo un saludito, volveré a pasarme por aquí pues.

    ResponderEliminar
  12. Muchisimas gracias!! bienvenido!!! Me alegro de que te haya gustado y espero verte más por aquí!!

    Respecto al libro, insisto en que curiosamente la palicula sí que me gustó.

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  13. Pues a mi el libro me encantó, yo es que había escogido un erizo como foto en el libro de las caras.

    ResponderEliminar
  14. y a mi que me gustó el libro... menos la última parte que encontré un pastel...
    Silviana: Creo que fue García Marquez el dijo que había intentado leer el Quijote varias veces y no lo consiguió hasta que empezó a leerlo en el WC, así que ya sabes es cuestión de probar espacios, tiempos...

    ResponderEliminar
  15. Muchas gracias Por vuestros comentarios.

    Gata, el tuyo me ha hecho bastante gracia :-P

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar

¡ Gracias por comentar !