viernes, 30 de mayo de 2014

SMILE (XX)


"La felicidad no se hereda ni se regala,
 sino que se aprende a conquistarla"

                                                                                José A. Garriga Vela



 




martes, 27 de mayo de 2014

El cuarto de las estrellas, de José Antonio Garriga Vela.

"Nos pasamos la vida intentando guardar el equilibrio, pero siempre surge algún obstáculo que nos sorprende a traición. El equilibrio está en manos del funambulista que llevamos dentro."


"El cuarto de las estrellas" cuenta la historia de un escritor, cuyo nombre desconocemos, que sufre un accidente que hace que desaparezcan sus recuerdos más cercanos, mientras que los más remotos brotan con fluidez. Cuando recibe el alta del hospital, retoma la novela en la que estaba trabajando, pero de la que no recuerda nada, por lo que decide empezar de cero, instalarse en lugar donde se crió, "La Araña", un barrio polvoriento y asfixiante cuyo núcleo reside en una fábrica de cemento en la que trabajaba la mayor parte de la población de la zona. Así es como decide el  protagonista revivir la historia de su familia a través de su novela, compartiéndola con el lector. 

Corre el año 1.973. El  padre de nuestro protagonista, cabeza de familia, es administrativo en la fábrica de cemento. Agobiado y frustrado por el entorno laboral, decide dejar su puesto pese a no tener un plan alternativo para mantener a su familia. La fortuna está de su parte, y al cuarto mes de estar en el paro le toca la lotería. Con el premio deciden mudarse a una casa más grande y cumplir un sueño: viajar a Nueva York. Durante su estancia, recibe una mala noticia: Javier Cisneros, su mejor amigo, ha fallecido. A partir de ese momento, la vida de este padre de familia ya no será la misma, decide encerrarse en sus recuerdos, en su pasado. 

A partir de aquí, el protagonista, narrador de la historia, nos cuenta la historia de su familia desde los años 30 hasta la década de los 70. Una familia con un pasado lleno de secretos, confesiones y sentimientos ocultos.

 

Esta novela fue la ganadora del Premio Café Gijón 2.013. Pero no fue eso lo que me hizo leerla, no, sino el hecho de que el barrio de "La Araña" y la fábrica de cemento "Goliat" son ubicaciones reales, concretamente se encuentran en Málaga, aunque no se comente en el libro.

 Me ha gustado conocer la ambientación de la época:  la guerra y sus consecuencias en la zona, la vida  de los vecinos teñida de gris por la contaminación acústica y ambiental de la fábrica; los cines de verano (muy versado el autor en la materia, por cierto) así como, por ejemplo, la gran expectación  que causó la llegada de Maureen O'Hara para rodar "Fuego sobre África" en Málaga.  No solo es real la ambientación, el origen que da pie a la historia también lo es: Garriga Vela sufrió una caída que le hizo perder la memoria a corto plazo, olvidando incluso  que había empezado una novela.

 Estamos ante una historia intimista, agridulce y desoladora, cargada de nostalgia y melancolía. El autor, escritor catalán residente en Málaga, emplea un estilo envolvente lleno de preciosas metáforas y reflexiones sobre la vida y los recuerdos, sobre lo que somos

"Sé que vine al mundo y que falleceré, y que debo aprovechar lo que hay entre los dos extremos."

viernes, 23 de mayo de 2014

SMILE (XIX)

"No hay ninguna cosa seria 
que no pueda decirse con una sonrisa." 

                                                                                                      Alejandro Casona





miércoles, 21 de mayo de 2014

Estudio en escarlata, de Arthur Conan Doyle

"Su estatura sobrepasaba el metro ochenta, y era tan delgado que daba la impresión de ser aún más alto. Su mirada era aguda y penetrante; su nariz, fina y aguileña, daba al conjunto de sus facciones un aire de viveza y de determinación."

Así describe John  H. Watson a Sherlock Holmes. "Estudio en escarlata" es la primera entrega de la saga del famoso detective creado por Sir Arthur Conan Doyle

Watson es doctor en Medicina, pertenece al cuerpo de médicos del ejército británico. En una batalla resulta herido de bala, por lo que el Gobierno le otorga un permiso para que pueda recuperarse. Ya en Londres, sin familia ni amigos, busca una habitación para alquilar. Casualmente, se encuentra con un practicante que había trabajado para él, quien le habla de un amigo que también busca con quien compartir piso. Así es como Holmes y Watson se conocen y acuden al número 221B de Baker Street para comprobar que el piso satisface sus necesidades.

 Posteriormente, Holmes recibe una carta de Scotland Yard en la que solicitan su ayuda para el esclarecimiento de un caso: en los jardines de Lauriston hay una casa deshabitada donde un policía, en su ronda nocturna, encuentra el cadáver de un hombre.

Es Watson quien nos cuenta la historia y quien poco a poco se ve implicado acompañando a Holmes en sus investigaciones. Este último se muestra altanero, engreído y prepotente. Su método de trabajo resulta inaudito: mediante la observación y la deducción hace que la investigación detectivesca parezca una ciencia exacta. Sin embargo, Holmes es tan notable en lo que sabe como en lo que ignora, pues sus conocimientos de literatura, filosofía o política son nulos. Watson pasa poco a poco del desconcierto a la admiración de tan peculiar compañero:

"Confieso que me sorprendió la eficacia de las teorías de mi compañero. Aumentó en proporciones asombrosas mi respeto por su capacidad de análisis."

El libro se divide en dos grandes partes (cada una con sus correspondientes capítulos). La segunda empieza con una historia que aparantemente no tiene nada que ver con la primera, tiene entidad propia,  pero se trata de la pormenorizada resolución del caso. 


Holmes es uno de mis personajes favoritos de la literatura . Me encantan sus excentricidades, su carácter huraño y solitario, su sarcasmo y aires de grandeza. Conan Doyle se sintió muy atraído por el razonamiento deductivo de Auguste Dupin, el detective de ficción creado por Poe. Esto unido a los amplios conocimientos en Medicina (era médico) y su admiración hacia un eminente cirujano (Joseph Bell) ,  constituyeron el origen de Sherlock Holmes.

 Con tal solo 26 años, y en tres semanas, nació "Estudio en escarlata". Es una pena que Doyle se viera sobrepasado por el personaje, que le llegara a suponer un estorbo para hacer "buena literatura".

En cuanto a las diversas adaptaciones cinematográficas y televisivas que se han hecho del mítico personaje, y debo decir que me quedo con Robert Downey Jr , no entiendo las críticas al respecto, me parece que Guy Ritchie es muy fiel y muestra a un  Holmes  boxeador, consumidor eventual de drogas, desordenado, ingenioso, inteligente; en definitiva, muy similar al que encontramos en los libros.

Por lo que se refiere a las ediciones de este título en concreto, y con esto ya acabo,  recomiendo la de Nórdica, acompañada con unas ilustraciones buenísimas de Fernando Vicente, aunque las hay más económicas y para todos los gustos.

lunes, 19 de mayo de 2014

Tombuctú, de Paul Auster.

 "Eso es lo que siempre he soñado, Mister Bones. Mejorar el mundo. LLevar un poco de belleza a los grises y monótonos rincones del alma. Se puede hacer con un tostador, con un poema, y se puede hacer tendiendo la mano a un desconocido. Da igual cómo se haga. Dejar el mundo un poco mejor de como lo has encontrado. Eso es lo máximo a que puede aspirar un hombre."

 En periodos de apatía lectora o tras decepciones literarias me gusta apostar a caballo ganador. En este caso, mi "caballo" se llama Paul Auster, único en la literatura americana contemporánea, y que una vez más me ha robado horas de sueño y me ha regalado una preciosa historia, de las más bonitas que he leído en lo que a "literatura perruna" se refiere.

Willy es un hombre joven, escritor frustrado, un vagabundo que carga a sus espaldas con años de excesos (los 60) y desarraigo familiar. Es un espíritu atribulado que no encaja en este mundo. Su caótica y errante vida le ha conducido al estado terminal en el que se encuentra. Pero Willy no está solo, desde hace siete años cuenta con la compañía de Mister Bones, un chucho callejero que entiende perfectamente el lenguaje humano debido a que se ha pasado toda su vida oyendo los monólogos de su dueño. 

Willy presiente que se acerca el final de sus días, por lo que decide viajar a Baltimore. Allí buscará a Bea Swanson, su profesora de inglés del instituto, quien en su día confió en su talento como escritor. A ella pretente confiar el futuro de Mr. Bones y las llaves de la consigna de una estación de autobuses Greyhound donde se encuentran todos sus escritos: poemas, ensayos, cuentos etc...Nuestro protagonista aprovechará este último viaje con Mr. Bones para despedirse de él, hablarle de "Tombuctú", el paraíso de las almas, un lugar mágico  al que irá Willy cuando abandone el mundo. 

Puede que no sea uno de los títulos más destacables de Auster, pero a mí me ha conquistado y lo recomiendo sin dudar. Es una historia muy sencilla, sin complejidad alguna en la narración, por lo que es apta para los lectores que no se atreven con el autor.

"Tombuctú"  es una preciosa historia de amistad y amor incondicional, de descubrimiento mutuo. Mediante "flashbacks" conocemos el pasado de Willy y cómo han sido las aventuras de ambos hasta el momento actual en que se encuentran. William es un hombre noble, el azar y el destino le han llevado por un sendero que no era el que quería recorrer, pero cuando la cabeza le funciona bien es un ser solidario, desprendido, bueno, uno entre un millón. Intenta preparar a Mr Bones para que aprenda a ser independiente en el futuro, pero nuestro peludo tiene miedo; si el mundo se queda sin Willy el mundo en sí dejará de existir, porque su mundo es Willy. Ni el hambre, ni el frío, la lluvia,  o las garrapatas pueden hacer que el can se aleje de su dueño y único amigo:

"Gracias, Mister Bones, por seguirme la corriente con tanta nobleza, por consentir todos mis caprichos e improvisaciones. Debí comportarme mejor contigo. Tenía que haberte dado la oportunidad de alcanzar las estrellas." 

 

Reflexiones sobre la vida, sobre lo mejor y lo peor del ser humano, son elementos que se manifiestan a través de los protagonistas y otros personajes secundarios que están presentes a lo largo de esta especie de fábula /cuento para adultos. Ha sido un verdadero placer acompañar a Mr. Bones en sus aventuras. Leí el libro en un día y medio y volveré a leerlo con el tiempo, porque son personajes que calan, que dejan huella, como su creador, que me cautiva con cada palabra que escribe (eso sí, leeré una edición mejor que la que tengo, si es que tengo suerte, porque llevo ya tiempo buscando una edición concreta y no hay manera).

"Así son los perros. Quizá no siempre entiendan los matices de los pensamientos de sus amos, pero sienten lo que ellos sienten."

 


viernes, 16 de mayo de 2014

SMILE (XVIII)

#SMILE #VIERNES

"Eso es lo que siempre he soñado, llevar un poco de belleza
 a los grises y monótonos rincones del alma".

                                                                        Paul Auster (Tombuctú)










 

miércoles, 14 de mayo de 2014

El librero de París y la princesa rusa, de Mary Ann Clark Bremer.




París. Comienzo de la década de los 60. La narradora es testigo de la amistad que surge entre en librero parisino y una princesa rusa exiliada, dos personas maduras que llegan a enamorarse a través de su pasión por la literatura y por autores como De Bastide y Diderot. Eso es, básicamente, lo que nos cuenta esta breve novela de 59 páginas de esta autora americana, Mary Ann Clark Bremer (1.928-1.996), una historia que me ha decepcionado profundamente.

Confieso que no he leído sus anteriores títulos, "Una biblioteca de verano" y "Cuando acabe el invierno", pero lo que sí puedo decir es que tras leer "El librero de París y la princesa rusa" me asombra notablemente el éxito de esta escritora.

La historia entre la princesa y el librero es floja, no llega, no propicia empatía alguna en el lector. El motivo principal, bajo mi punto de vista, es su estilo narrativo, si es que se puede hablar de estilo aquí. En el texto abundan las cacofonías, las oraciones interminables con un uso abusivo y desproporcionado de comas y acotaciones que entorpecen la lectura, añaden aclaraciones innecesarias y perturban considerablemente la salud lectora. Sirva como mero ejemplo:




Mi asombro ha sido mayor al buscar opiniones y encontrar esta en el sector profesional (libreros): "La narradora logra transmutar la contingencia en una necesariedad que trasciende la de las leyes de la naturaleza para imponerse como un rasgo propio e ineludible de la vida, pero eliminando a su vez de ella todo asomo de determinismo o de fijeza. ¿Quién es la princesa rusa? ¿Quién el librero de París? Personajes o personas sin pasado desvelado en la novela, con un futuro de ausencias en el que primará la permanencia pese al tiempo y el silencio. Personajes o personas cuyo  misterio sólo se desancla ante el único elemento permanente en medio de la fluidez que es consustancial a la vida: la belleza." Después de leer este párrafo cinco veces (absténganse de recurrir a la rima fácil), solo puedo decir: gracias, pero no.




lunes, 12 de mayo de 2014

La chaise-longue victoriana, de Marghanita Laski


" Abrió los ojos y estaba oscuro. «Aún estoy dormida», pensó, y volvió a cerrar los ojos; pero pronto se dio cuenta de que aquello que se imponía en su cerebro no era el delicioso caos del sueño..."


Tras leer la reseña de CuEnTaLiBrOs, deidí que quería leer este libro. Es un lujo dar con las pequeñas joyas que se encuentran en las editoriales no tan grandes o conocidas (Automática, en este caso).

"La chaise-longue victoriana" cuenta la historia de Melanie, una mujer joven burguesa, que se recupera de una tuberculosis desarrollada durante su embarazo. En cama desde hace meses, por primera vez el médico le permite abandonar su cuarto y tal vez estar con su hijo, al que no ve desde el parto. Melanie  podrá reposar unas horas al día en la chaise-longue victoriana que adquirió en un anticuario. Tras almorzar, nuestra protagonista echa su primera cabezada en el meritado sofá. Su vida ya no volverá a ser la misma

Marghanita Laski (1.915-1.988), periodista, escritora y crítica literaria, nos ofrece una novela breve de corte gótico y  terror psicológico. El lector siente la angustia, la ansiedad y la desesperación de una protagonista que se encuentra inmóvil y que no puede escapar de esa chaise-longue, posible vínculo entre dos mundos llenos de personajes oscuros, secretos y dilemas metafísicos.

Confusión y angustia van de la mano en esta historia que no precisa de gore, violencia y excesos para aterrar al lector y hacerlo partícipe de una pesadilla que se confunde con la realidad y de la que no es posible, en principio, despertar.

Muy recomendable. Dejad que Laski os envuelva en su atmósfera opresiva. Y por si no os he convencido, os dejo un par de reseñas más:


viernes, 9 de mayo de 2014

# 20. Pasen, lean, sientan y vean: Return to innocence


 
"If you want, then start to laugh
If you must, then start to cry
Be yourself, don't hide
Just believe in destiny
Don't care what people say
Just follow your own way
Don't give up and use the chance
To return to innocence."


lunes, 5 de mayo de 2014

La princesa prometida, de William Goldman.

Tras leer y comentar hace unos meses en Twitter "El cuaderno de Noah" (de este preferí no hablar en el blog, vamos a dejarlo ahí), Teresa (Leyendo en el bus) y yo acordamos que repetiríamos experiencia con "La princesa prometida". Se lo comentamos a Isi, "ultrafan", que publicitó el acontecimiento (con bastante gracia, por cierto) y nos pusimos a ello con el resto de participantes.

Nunca había leído el libro, ni había visto la película. Siendo tan apasionada de los años 80 es difícil de creer, pero lo cierto es que el color rosa y las princesitas siempre me dieron alergia, y cuando supe de la existencia de una película con ese título ni me molesté en verla. Tampoco había leído el libro, por mucho que lo hubiera escrito William Goldman ("Marathon Man", "Todos los hombres del presidente", entre otros). 

El caso es que ante tanto entusiasmo ajeno permanente en el tiempo, decidí darle una oportunidad; más vale tarde que nunca ¿no? Ha sido un acierto, he disfrutado mucho de este libro y reconozco que no tenía nada que ver con lo que esperaba.

Lo cierto, es que, tras pensar cómo enfocar este post, he decidido contar lo imprescindible. Ya he comentado mis impresiones de la lectura con los demás en Twitter, y a los que no lo han leído, les aconsejo afrontar la lectura como yo: con mente receptiva y sin saber casi nada.

Solo diré que es un libro de aventuras muy ameno y entretenido, una historia muy divertida cargada de humor e ingenio, con unos diálogos y personajes inolvidables (mis favoritos: Íñigo, Fezzik y la entrañable amistad entre ambos). Es una sátira de los cuentos e histórias clásicas de amor, princesas perfectas y aventuras; hasta el mundo editorial es objeto de parodia en algún momento por el autor. Sin llegar al entusiasmo de Isi, debo decir que me he alegrado mucho de leerlo. Eso sí, si alguien se anima, que prescinda del último capítulo añadido, no solo no aporta nada, sino que merma considerablemente la buena sensación que deja la historia principal. Me queda comprobar cómo ha envejecido la película. Lo haré.

viernes, 2 de mayo de 2014

SMILE (XVII)

#SMILE  #VIERNES
 #MADRES

"Me dio por reír, sí, un poco. Luego, cuando mamá me vio y se unió a mí, ya no hubo quien nos parara, básicamente porque la de mamá es una de esas risas contagiosas que nacen en el estómago y que se reparten en el acto por todo el mapa corporal, lanzando tentáculos hacia lo que la rodea y envolviéndote con ella". Alejandro Palomas (Una madre).

¡ Feliz viernes !
¡ Buen fin de semana !