lunes, 31 de marzo de 2014

El almuerzo en la hierba, de Marcel Proust.

"Así sucede con todos los grandes escritores, es imprevisible la belleza de sus frases como lo es la de una mujer a quien no conocemos aún; es creación, puesto que atañe a un objeto externo en el que están pensando y que aún no han expresado".

En el pasado mes de noviembre se cumplieron cien años de la publicación de "Por el camino de Swann", primer volumen de los siete que componen "En busca del tiempo perdido". Es por ello que Hermida Editores ha editado esta antología de pensamientos extraidos de la meritada novela del escritor francés.

En mi caso, leer a Proust es algo que me "imponía" bastante, por lo que, cuando tuve conocimiento de la existencia de este libro, pensé que era una ocasión para acercarme al autor. Y así ha sido.

"El almuerzo en la hierba" comienza con un minucioso y completísimo ensayo introductorio de Jaime Fernández donde nos presenta e interpreta el pensamiento de Proust, autor cuyo universo nace de la experiencia de la realidad, pero que debe mucho a la lectura de los maestros. En este punto se me viene a la cabeza ese debate que he contemplado en más de una ocasión sobre la posibilidad de escribir sin leer (sí, hay quien cree que es posible).

Para Proust esas lecturas son imprescindibles. Comienza "En busca del tiempo perdido" con la lectura de un libro por parte de su protagonista, pero no centraliza la lectura en un solo personaje, sino que la reparte entre varios, para ofrecer diferentes puntos de vista sobre la forma en que la lectura y los libros influyen en ellos. Las diversas interpretaciones de un mismo libro son un mero ejemplo de lo que encontraremos en la introducción. El acercamiento al universo del autor y a su estilo literario que hay en este ensayo inicial resulta de lo más accesible para cualquiero tipo de lector con ganas de adentrarse (o reencontrarse) en  la obra de Proust.

 Posteriormente, es el propio Jaime Fernández el que selecciona los fragmentos de los siete volúmenes que componen "En busca del tiempo perdido", fragmentos ordenados por su temática y por su relevancia dentro de la obra de Proust.


Gracias a esta selección he vencido mi "temor" y me he sumergido en las reflexiones que el autor hace sobre el amor, los celos, la literatura, el lenguaje, la imaginación, las relaciones sociales, el binomio vida-muerte etc... Lo cierto es que dan ganas de subrayar todo el contenido.

 Hay que tener en cuenta que estos fragmentos respetan el orden de la obra, pero no desvelan más de lo necesario, que nadie piense que la lectura de este libro condiciona de algún modo una lectura completa.

Me parece un libro muy apropiado tanto para los que queremos acercarnos a su obra como para los que ya lo han hecho, pues en este último caso podrán hacer una relectura de los fragmentos más relevantes de la misma. En mi caso, ha sido el empujón que necesitaba, pues me queda claro que no es un autor fácil de leer, pero su estilo elegante, profundo y reflexivo bien merece superar ese "respeto".  Lo siguiente será meterme por completo en la historia de ese joven de la burguesía parisina que quiere ser escritor. Muy recomendable.

viernes, 28 de marzo de 2014

SMILE (XV).

 #Smile #Viernes

"La vida pasa deprisa, tanto para los lugares como para las personas, por eso tenemos que saber disfrutarla, sin derrochar y sin rechazar nada. No digo nada nuevo, por supuesto, aunque tal vez sí: apreciar el valor de las pequeñas cosas para poder construir encima las grandes."

Un lugar afortunado
(Loredana Limone)





 

¡FELIZ VIERNES!
¡BUEN FIN DE SEMANA!

miércoles, 26 de marzo de 2014

Escritoras únicas: Rosalía de Castro.

 
Rosalía de Castro (1.837-1.885) fue una una poetisa y novelista española . En su nacimiento figura en el registro del Hospital Real de Santiago de Compostela como hija de padres desconocidos, aunque se sabe que es hija del sacerdote José Martínez Viojo y de María Teresa de la Cruz de Castro, de familia hidalga. Su adolescencia estuvo dominada por una profunda crisis debida al descubrimiento de su condición de hija ilegítima y por una delicada salud, que jamás mejoró.

Escribió tanto en lengua gallega como en lengua castellana. Considerada en la actualidad como una escritora indispensable, en el panorama literario del siglo XIX, representa una de las figuras emblemáticas del Resurgimiento gallego.  Escritora de prosa y verso, con "Follas Novas" (1880) elevó la poesía gallega a las más altas cimas de su historia.
 
 Contrajo matrimonio con Manuel Martínez Murguía, un prestigioso crítico del Resurgimiento. Vivió en medio de constantes penurias económicas, dedicada a su hogar y a sus hijos; la muerte de su madre y la de uno de sus hijos fueron dos duros golpes para ella.

Escribir en gallego en el siglo XIX, es decir, en la época en la que vivió Rosalía, no resultaba nada fácil por un gran número de razones, la mayor parte de ellas ligadas al pensamiento y estructuración de la sociedad del momento. La lengua gallega había quedado reducida a un mero dialecto desprestigiado. Toda la tradición escrita había sido perdida, por lo que se hacía necesario comenzar desde cero rompiendo con el sentimiento de desprecio e indiferencia hacia la lengua gallega, pero pocos eran los que se planteaban la tarea, pues esta constituiría un motivo de desprestigio social. En tal ambiente, Rosalía de Castro rompió a cantar, concediéndole el prestigio merecido al gallego al usarlo como vehículo de su obra denominada "Cantares Gallegos" y afianzando el renacer cultural de la lengua.

Por tanto, aunque fue una asidua cultivadora de la prosa, donde Rosalía sobresalió fue en el campo de la poesía, a través de la creación de las que pueden ser consideradas sus tres obras clave: "Cantares Gallegos" , "Follas Novas" y "En las orillas del Sar".
 
 

La obra de Rosalía, que se mueve entre una preocupación de tipo social por las duras condiciones de los pescadores y los campesinos gallegos y otra de carácter metafísico que la sitúa dentro de la literatura existencial. Su dolorosa sensibilidad proyectó un conjunto de magníficas visiones del paisaje gallego en las que predomina una atmósfera gris de tristeza indefinible.

Fue madre de seis hijos, y de su matrimonio, se dice que no fue feliz. De salud delicada y temperamento depresivo, Rosalía de Castro falleció el 15 de julio de 1.885.

Es tal la aceptación y el interés que las obras de esta escritora despiertan en el mundo, que en las últimas décadas sus poemas han sido traducidos a idiomas como el francés, el alemán, el ruso y el japonés.

  Fuentes.
 


lunes, 24 de marzo de 2014

Un lugar afortunado, de Loredana Limone.

"Un lugar afortunado" cuenta la historia de Belinda, una chica a la que le apasiona la leche y que  trabaja en una prestigiosa compañía de productos lácteos en Italia. Cansada de un ambiente laboral lleno de competencias y chismorreos, decide hacerse con un pequeño inmueble adquirido por su padre César (abogado) con el fin de convertirlo en una lechería. La vivienda se encuentra en Borgo Propizio, un idílico pueblo medieval en lo alto de una colina.

Pero a Belinda no la conocemos hasta el capítulo sexto, antes conoceremos a dos hermanas solteronas: Mariolina y Marietta, que llevan toda su vida juntas. Un día, Mariolina es atropellada por Ruggiero, y cuando acude a socorrerla hay un flechazo entre ellos. Ruggiero a su vez es el albañil contratado por Belinda para crear su lechería y cuando está realizando las obras encuentra un misterioso zapato con un mapa y una sortija.

Como habréis observado, es libro es una simpática comedia italiana en la que se dan lugar situaciones disparatadas y surrealistas que arrancan más de una sonrisa: cotilleos de los vecinos del pueblo, celos de la hermana que no se quiere quedar sola, suegras, mafia, misterios fantasmagóricos y una serie de disparatados embrollos es solo una muestra de lo que podemos encontrar en esta historia entrañable y llena de vitalidad

La construcción de los personajes es, sin duda, lo que más me ha gustado, cómo se acaban entrecruzando unos con otros, conformando un grupo variopinto, lleno de matices. Son muy distintos entre sí, pero con el común denominador de ser apasionados en lo que hacen, en luchar por ser felices y disfrutar de las pequeñas cosas de la vida, al margen de su condición social y factores similares.

Una lectura cargada de humor y optimismo. Un soplo de aire fresco ideal para alternar con otro tipo de lecturas.

"Y Borgo Propizio, metáfora del amor, de los miedos, de los fantasmas, de los tesoros, escondidos o no, que todo el mundo posee, metáfora de la vida misma, continuó contando la historia de cada uno".

viernes, 21 de marzo de 2014

Smile (XIV)

#SMILE

Sonreír: ofrecer un aspecto alegre o gozoso.


¿A qué esperas? Venga, y que dure hasta el viernes que viene.












miércoles, 19 de marzo de 2014

Élisa, de Jacques Chauviré .

 "Entre la más tierna infancia y la muerte de quienes hemos amado, discurre la vida. Poca cosa, en resumidas cuentas."

Este breve título de 64 páginas captó mi atención por ser de contenido autobiográfico. ¿Quién era Jacques Chauviré? Era médico de cabecera (1.915-2.005). Un médico que creía tener vocación y estar preparado para enfrentarse a la muerte, a la enfermedad y al sufimiento. Pero no fue así. Su profesión le afectaba psicológicamente. La alegría de sus éxitos, las curaciones, no compensaban su desesperanza. ¿Cómo evadirse ante tal panorama? Escribiendo.

Chauviré tuvo el impulso de escribir a Albert Camus, a quien admiraba. En una de sus cartas le envió un relato de dos páginas, y su sorpresa fue que Camus le animó a seguir escribiendo.  Nunca dejó su profesión, vivía de ella, pero siguió el consejo recibido.

Con estos antecedentes, y la sensibilidad que parecía poseer este señor, empecé la lectura de este pequeño tesoro. "Élisa" (errata naturae) nos cuenta la infancia del autor, una historia ambientada sobre el fondo gris de la Primera Guerra Mundial. El padre de nuestro protagonista  muere en la guerra, por lo que Jacques, de cinco años, junto a su hermano mayor y su madre, se van a vivir a casa de sus abuelos. 

La madre de Jacques está destrozada tras quedar viuda,  se encuentra en un pozo del que no logra salir,  lamentándose constantemente por lo sucedido. Seguramente sea ese estado permantente depresivo el que le impida ver más allá de sus narices y ver de qué forma afecta a su hijo su actitud. Sirva de ejemplo comentar que llega a cambiar el nombre de su pequeño, que deja de llamarse Jacques para llamarse Ivan (Vanvan, cariñosamente), como su difunto padre. 

 "Tampoco podía servirle a mamá de sustituto de mi padre, si bien a veces ella parecía esperar que así fuera. Entonces, ante tanta confusión y angustia, acababa por echarme en sus brazos y llorábamos juntos"

Jacques está muy apegado a su madre, por lo que es inevitable que acabe interiorizando la ansiedad y la tristeza que esta proyecta en él. El pequeño siente que debe asumir un papel que no le corresponde, y todo porque la madre hace recaer sobre él todo el peso del luto.

" Yo no tenía del todo clara mi identidad. Había sido Jacques, Ivan, y luego Vanvan. De momento, la cosa quedaba ahí. Debía parecerme a ese padre que no había conocido. En resumidas cuentas, yo estaba duplicado: tenía que ser yo y mi padre."

Llegados a este punto más de uno de preguntará quién es Élisa y qué tiene que ver en todo esto. Élisa es una joven criada contratada para ayudar a otra que ya tenían. El pequeño  Jacques se enamora perdidamente de ella desde que la ve. Ante una abuela severa y una madre traumatizada, la muchacha, simpática y cercana, supone  un soplo de aire fresco para nuestro protagonista, que pasa junto a ella el máximo tiempo posible.

Jacques es un niño muy sensible, impulsivo, sentimental, afectivo, necesitado de cariño, de pequeños gestos como abrazos, caricias, una mano a la que aferrarse. Por eso, queda a la interpretación del lector pensar si Élisa es el primer amor infantil del niño o si constituye ese refugio maternal que echa en falta. 

He disfrutado mucho de esta historia, con un final conmovedor, y con un protagonista que deja huella. Me ha encantado conocer al autor en esa etapa de su vida. Os lo recomiendo. Dadle una oportunidad.

" Nunca me basté a mí mismo. Siempre he necesitado a otras personas, no tanto en espíritu o palabras como en la mera presencia carnal."


lunes, 17 de marzo de 2014

Los habitantes del bosque, de Thomas Hardy.

"Grace se preguntaba si acaso existiría un lugar en el universo en el que la fruta no tuviera gusanos y en el que los matrimonios carecieran de penas."

 Impedimenta es garantía de calidad, creo que en eso estamos todos de acuerdo. Su selección de obras y sus cuidadas ediciones hacen que sea realmente difícil elegir unas y dejar otras. Las numerosas opiniones favorables de este título hicieron que me decidiera por él.

"Los habitantes del bosque" es una de las novelas más representativas de la narrativa de Thomas Hardy.  Escrita en 1.887, nos situamos en un pequeño pueblo, Little Hintock, ubicado en el bosque. Allí conocemos al señor Melbury, un comerciante de madera con una joven hija, Grace, a la que tiene prometida en matrimonio (para compensar cierto error del pasado), con el modesto Giles Winterbone, un muchacho silvicultor, mercader de sidra, productor de manzanas algún que otro oficio más. El señor Melbury manda a su hija al extranjero, invirtiendo grandes sumas de dinero para que reciba una educación exquisita y refinada.

Cuando Grace regresa a Little Hintock, Melbury observa los intensos cambios producidos en ella, de tal forma comienza a mostrarse reacio a mantener el compromiso de su hija, por no estar Giles a la altura de su nueva situación. Por si fuera poco, aparece en el pueblo un apuesto y atractivo hombre, el doctor Fitzpiers, cuya posición aristocrática parece ser más apropiada para Grace. Esta relación a tres bandas y el manejo de Grace por parte de su padre cual marioneta despojada de toda voluntad, darán lugar a malentendidos, traiciones y descubrimientos varios que no dejarán indiferente al lector.

 

Para desarrollar la historia, Hardy recurre a paisajes evocadores y personajes inolvidables cargados de fuerza, realismo y profundidad, personajes que en algún momento y , en mayor o menor medida, se encuentran ante el dilema elegir entre razón y corazón, entre lo que es correcto o lo que resulta más beneficioso, aunque sea a costa de la felicidad. 

En esta maravillosa novela el lector encontrará una crítica al sistema imperante, una crítica social cargada de ironía e inteligencia, con numerosas referencias bíblicas, literarias y filosóficas que el traductor, Roberto Frías, se encarga de explicarnos extraordinariamente bien. Hardy se muestra inconformista con la inmovilidad social, con la consideración de objeto que tiene la mujer de la época.

Cuenta Roberto Frías que "Los habitantes del bosque", al igual que otras obras de Thomas Hardy, fue considerada obscena y escandalosa, lo que hizo que el autor dejara la narrativa para dedicarse por completo a la poesía.

"Los habitantes del bosque" es, en definitiva, un título imprescindible. Literatura con mayúsculas. 




viernes, 14 de marzo de 2014

# 17: Pasen, lean, sientan y vean: alcanza las estrellas...


Alcanza las estrellas,
Sueña con un sueño, y lo que ves, será...

En tus manos está el nacimiento de un nuevo día, 
uno que no volverá a repetirse.

 Seguro que, alguna vez, todos hemos alargado hasta la eternidad el "aaaaaaaaah aaaaaaaah ahhhhh" del estribillo. Jamás me cansaré de oír esta canción, su letra, su melodía. A veces sucede que se oye tanto una canción que olvidas su contenido, lo especial que es.  Recordemos (comentar el pelazo de Limahl mejor lo dejamos para otro día).



Turn around, look at what you see
In her face, the mirror of your dreams


Make believe I'm everywhere
 Given in  the light
 Written on the pages
Is the answer to a never ending story 

Reach the stars, fly a fantasy
Dream a dream, and what you see will be

Rhymes that keep their secrets
Will unfold behind the clouds
And there upon the rainbow
Is the answer to a never ending story 

Show no fear, for she may fade away
In your hands, the birth of a new day

Rhymes that keep their secrets
Will unfold behind the clouds
And there upon the rainbow
Is the answer to a never ending story 

Never ending story ...

¡ FELIZ VIERNES!
¡BUEN FIN DE SEMANA!


miércoles, 12 de marzo de 2014

Libro vs. película: "La ladrona del libros".



Estamos ante uno de los pocos casos (poquísimos, a decir verdad) en que una película me gusta más que el libro en el que se basa. Sé que este último cuenta con una más que notable aceptación popular, por lo que no me queda más que recordar que esto es una simple opinión personal.

Como sabréis la mayoría, "La ladrona de libros", cuenta la historia, ambientada en la II Guerra Mundial, de Liesel Meminger, una niña de nueve años que es entregada en adopción a una familia residente en un pueblo de la Alemania nazi. Allí tendrá que comenzar su nueva vida con una madre algo fría y distante en principio y un padre comprensivo, cariñoso y noble que se la ganará desde el primer instante. Será él quien le enseñe a leer y a amar los libros, una pasión que la salvará en muchos sentidos. Poco a poco, Liesel se irá adaptando a su nueva vida y cambiará, en cierto modo, la de todos que la rodean. Además de sus padres, nuestra protagonista conocerá a los que serán grandes pilares en su vida: su mejor amigo, Rudy, y Max, un judío que la familia Meminger oculta en casa.

No voy a negar que estamos ante una historia de superación, amistad y lealtad en un terrible entorno sobre el que no me canso de leer (no deja de impresionarme). El libro me pareció emotivo y entretenido, pero no memorable, lo cierto es que esperaba más. Los personajes están muy bien perfilados, son muy entrañables. Es por ello que llegué hasta el final, ya que (y aquí viene el hachazo) estuve a punto de abandonar su lectura en un par de ocasiones. Lo que no me gustó fue el estilo del autor que, queriendo destacar por la originalidad de quien nos cuenta la historia, hace que la misma adolezca de interrupciones injustificadas, saltos repentinos para contarnos sucesos en los que da por hecho ( no siendo así) que el lector ya los conoce. Esos paréntesis, además de otras notas y aclaraciones, hicieron que mi lectura fuera un poco cansina.


Vale, la foto no se ve bien, pero sirva de mero ejemplo. Y para colmo, Zusak crea un nuevo concepto de "spoiler": ese en el que el propio autor desvela antes de tiempo el destino de algunos de sus personajes. Entiendo que lo haga un par de capítulos antes para captar la atención del lector y hacer que quiera saber más; entiendo que se comience la historía por el final y posteriormente retroceder,  pero lo que no tiene razón de ser es decir en los primeros capítulos, sin venir a cuento  y sin que lo exiga el momento de la novela,  lo que le va a pasar a Rudy (un personaje principal)  casi al final del libro. Si me lo llega a contar un amigo tomando café, me habría sentado regular. Si me lo cuenta el propio autor, que se vaya despidiendo de que vuelva a leer algo suyo. En definitiva, el libro en general me pareció flojo.


En cuanto al film, ya he comentado que lo que más me gustó de la novela fue la ambientación y los personajes. Si tomamos ambos ingredientes, añadimos buenos actores (¡Geoffrey Rush!), hacemos con ellos una película, respetamos la esencia del libro pero seguimos una línea argumental sin hacer piruetas narrativas (esto es, sacar de la ecuación a Markus Zusak), obtendremos una película reflexiva, conmovedora, cautivadora y con el notable acompañamiento de la música de John Williams.

Ya sabéis, por tanto, hacia qué lado se inclina mi balanza. Normalmente soy crítica con los cambios y omisiones que se hacen en las adaptaciones cinematográficas, pero en esta ocasión la película me ha parecido superior.




lunes, 10 de marzo de 2014

"La historia de mi máquina de escribir", de Paul Auster.




Pequeños detalles. Pequeños objetos. Pequeñas grandes historias. Eso es lo que hace Paul Auster: compartir con nosotros la "biografía" de su máquina de escribir, hablarnos esa inseparable compañera desde la década de los 70. 

En 1.974, Paul Auster regresa a Nueva York. En el viaje, su máquina de escribir acabó destrozada y no podía permitirse comprar otra. Un antiguo  amigo de la facultad  lo invitó a cenar y le comentó que tenía una máquina guardada que ya no utilizaba, que podría vendérsela. Se trataba de una Olympia portátil y desde entonces, nos cuenta Auster, "del teclado de esa máquina ha salido hasta la última palabra que he escrito".

Auster convierte a su vieja compañera en la protagonista de las anécdotas de sus procesos creativos, una compañera a la que nunca ha querido sustituir, ni por una máquina eléctrica ni, posteriormente, por un ordenador, de manera que se acaba convirtiéndose en objeto de burla de sus amistades.

No obstante, no fue intención del autor hacer de su compañera un personaje heróico, pero las pasiones de los artistas son inescrutables, y su amigo Sam Messer se enamoró de tan preciado objeto en cuanto lo vio, de ahí las maravillosas ilustraciones que acompañan la presente edición.

No puedo ser objetiva con esta pequeña joya. Me gusta muchísimo Paul Auster, su capacidad de crear historias cuyo origen se encuentra en lo cotidiano, en lo sencillo, en un detalle o acontecimiento inesperado. Hay tanto de él en lo que escribe...Me encantan las personas que saben ver más allá de lo material, las que atribuyen un valor sentimental a pequeños objetos que para otros pasarían desapercibidos o no dudarían en jubilar.

Cuando lees a Paul Auster, tienes la sensación de que vive intensamente, nada se le pasa por alto. Es capaz de hacer literatura a partir de anécdotas, casualidades y pequeños sucesos del día a día, sucesos que podríamos protagonizar cualquiera.  Acudir a sus libros siempre es un acierto.


 "La máquina de escribir está sobre la mesa de la cocina, y mis manos están sobre el teclado. Letra a letra, he ido viendo como escribía estas palabras".

viernes, 7 de marzo de 2014

# 16: Pasen, lean, sientan y vean: "Jump".

#Viernes #Smile
#JUMP


I haven't got much time to waste
It's time to make my way

I'm not afraid of what I'll face
But I'm afraid to stay
I'm going down my road and I can make it alone
I'll work and I'll fight till I find a 
place of my own


 
Are you ready to jump
Get ready to jump
Don't ever look back oh baby
Yes, I'm ready to jump
Just take my hand
get ready to jump


 
We learned out lesson from the start
My sisters and me
The only thing you can depend on
Is your family


 
Life's gonna drop you down like the limbs from a tree
It sways and it swings and it bends until it makes you see


ARE YOU READY TO JUMP ?

miércoles, 5 de marzo de 2014

Arraianos, de Xosé Luís Méndez Ferrín.

"Está poblado este libro de gentes transgresoras que se mueven entre montañas y por navas y eriales en las que el poder político pusiera un día una Raya imaginaria que nunca logró separar totalmente al pueblo que llamamos portugués de su Norte gallego, y viceversa. Los hombres y las mujeres de La Raya fueron llamados arraianos , y lo siguen siendo a su paso por los cuentos aquí reunidos."





Xose Luís Méndez es un reconocido narrador, poeta y ensayista de la literatura gallega. Se suele encuadrar su obra dentro del llamado realismo mágico. Cuando supe de la existencia de sus "Arraianos" en castellano, quise leerlo.

Se denomina "La Raya" a la frontera que separa la Galicia interior y el norte de Portugal. Quienes habitan a un lado y a otro son los arraianos, los protagonistas de este conjunto de diez relatos ambientados en territorio de meigas, aquelarres, poseídos y aparecidos. Un lugar donde encontraremos personajes de lo más variados: fugitivos, miembros del ejército , brujas, Guardia Civil, etc.

La variedad de los relatos se debe a que se encuentran ambientados en diferentes épocas que van desde las primeras guerras carlistas hasta el franquismo, aunque tienen algunos elementos comunes que deben servir de advertencia al posible lector: por un lado, el estilo narrativo del autor destaca por el empleo constante de vocablos, expresiones y léxico tradicional de la zona en la que se sitúan los relatos, lo que conlleva cierto esfuerzo lector al principio. Por otro lado, la ideología política de Méndez Ferrín está presente en todo momento (es militante de la izquierda independentista gallega), lo que se aprecia especialmente en relatos como "El militante fantasea" o "Botas de elástico". 

Es una edición muy cuidada, en la que realidad y ficción se dan cita en estos curiosos relatos  que han sido galardonados con el Premio de la Crítica Española. Me ha gustado mucho acercarme a este libro, aunque soy consciente de que no puedo recomendarlo a todo el mundo. La decisión es vuestra...

lunes, 3 de marzo de 2014

Años luz, de James Salter.

"La vida es el tiempo que hace. Son las comidas. Los almuerzos en un mantel azul a cuadros sobre el cual hay sal vertida. El olor de tabaco. Queso brie, manzanas amarillas, cuchillos con mango de madera".



Si hace unas semanas os hablaba de una breve historia de un matrimonio cuya apariencia idílica era eso, apariencia, hoy os hablo de una historia con muchas similitudes en cuanto al argumento, pero de calidad notablemente superior. "Años Luz", fue publicada en 1.975. En 2.013, la Editoral Salamandra ha rescatado esta obra de Salter

La novela cuenta, en cerca de 400 páginas, veinte años de la vida de los Berland, un matrimonio aparentemente modélico. Viri es un arquitecto de vocación. Nedra una mujer elegante  con marcado carácter. Tienen dos hijas a las que adoran. Forman una familia de clase media-alta que vive en las afueras de la ciudad al norte de Nueva York, rodeados de naturaleza y con vistas al río Hudson.  La pareja disfruta de sus hijas, de su vida, de sus amigos Arnaud, Robert y Peter, con sus respectivas parejas. Pero pronto veremos que no es oro todo lo que reluce.

En esta historia no sucede nada extraordinario. Sin embargo, no puedes dejar de leer. A través de capítulos cortos, muchas veces inconexos, el autor juega de forma sutil con el lector y le invita a leer entre líneas

Quien decida asomarse a este título, descubrirá en él un estilo sencillo y elegante, rico en léxico, extenso en cuanto a las maravillosas descripciones de los ambientes. Igualmente, encontrará algunas  vueltas al pasado impregnadas de nostalgia, de melancolía. El lector descubre poco a poco lo que en su día fue esa relación, y es testigo de cómo va cambiando inexorablemente con el paso del tiempo.

Salter muestra, y lo hace con gran destreza, el paso de los años y el desgaste emocional de unos  personajes que cambian, evolucionan, que buscan la felicidad. Unos personajes que, al final de la historia, se encuentran a "años luz" de lo que fueron al principio de la misma.

"Parecía que todo lo que había conocido y leído, sus hijas, sus amistades, cosas que en algún momento habían sido dispares y discrepantes, se había aquietado por fin y hallado sitio en su interior."